Facebook Dr. Ramon Reyes Diaz, MD

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

viernes, 28 de octubre de 2016

EFECTOS NEGATIVOS DE LAS DROGAS MANUAL Y VIDEOS

KROKODIL "La Droga CANIBAL". Desomorfina. Infografia Ampliar Imagen e Informacion en el Enlace http://goo.gl/9uR7Td 


EFECTOS NEGATIVOS DE LAS DROGAS MANUAL Y VIDEOS

Foto By Dan Sandahl https://www.facebook.com/DansunPhotos




ALCOHOL vs MARIGUANA

ALCOHOL vs MARIGUANA
SALUD 22/10/14
Fuente Muy interesante
Frente al debate actual acerca de la despenalización de la marihuana, muchos se preguntan si realmente es más dañina que el alcohol. Si bien ambos intoxicantes son utilizados de manera recreativa, su penalización, patrones de uso y efectos a largo plazo vuelven a las dos sustancias difíciles de comparar.

Tanto el consumo del alcohol como de la marihuana tienen efectos a corto y largo plazo en la salud. No obstante, las consecuencias del alcohol han sido mucho más estudiadas que las de la marihuana. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el consumo nocivo de bebidas alcohólicas causa la muerte de 2.5 millones de personas cada año.

En cuanto a las consecuencias a corto plazo, el alcohol puede matar a una persona rápidamente. La inhabilidad de metabolizar el alcohol a la misma velocidad a la cual se ingiere puede provocar que el cerebro deje de coordinar ciertas áreas vitales, como aquellas involucradas en la respiración o el latido del corazón. De acuerdo con el investigador Ruben Baler, del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos, el impacto de la marihuana es mucho más sutil. Afecta el sistema cardiovascular incrementando el ritmo y la presión cardiaca, más no puede provocar una sobredosis fatal.

A largo plazo, el abuso del alcohol provoca enfermedad hepática que puede progresar a la cirrosis, causar cáncer de hígado y potencialmente la muerte (Conoce cómo afecta el alcohol al organismo). Los efectos del consumo crónico de marihuana no han sido bien documentados, mas se sabe que tiene un impacto en la reproducción y puede empeorar ciertos problemas psiquiátricos en quienes están predispuestas a ellos. Debido a que normalmente se fuma, puede provocar bronquitis, tos e infamación crónica de las vías respiratorias. Si se consume a una edad temprana, puede interferir con el desarrollo cerebral.

No obstante, también se ha demostrado que la marihuana contiene propiedades benéficas, volviéndola una planta medicinal. Se utiliza para tratar enfermedades como cáncer, esclerosis múltiple, diabetes y glaucoma, entre otras. Si bien el alcohol no tiene usos medicinales, su consumo moderado puede aportar ciertos beneficios a la salud, como un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.





Drogas EL CEREBRO ADICTO I

Fuente: elpais.com

La cocaína cuadruplica el riesgo de muerte súbita

Un estudio de investigadores españoles analiza 437 autopsias de consumidores habituales

El consumo reciente de cocaína cuadruplica el riesgo de muerte súbita cardíaca. Así lo reflejan investigadores españoles en la revistaAddiction a partir de la información obtenida de 437 autopsias correspondientes a todos los fallecidos por muerte repentina en Vizcaya entre enero de 2003 y diciembre de 2009.
Los efectos del consumo de cocaína en el sistema cardiovascular son conocidos, ya sea el aumento de la frecuencia cardiaca, de la presión arterial o la contractilidad del ventrículo izquierdo. También se relaciona con la aparición de trombosis y arritmias. “Ya sabíamos que es un factor de riesgo de las enfermedades cardiacas, pero desconocíamos cómo se traduce en incremento de probabilidad de muerte”, explica Javier Meana, de la Universidad del País Vasco y coautor del trabajo. En ello se centra el estudio, en el que también ha participado el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam) del Instituto de Salud Carlos III y el Instituto Vasco de Medicina Legal.
Los investigadores seleccionaron de entre todos los fallecidos por muerte súbita a un segmento de población relativamente joven (entre 19 y 49 años) para evitar que la influencia de los problemas cardiovasculares, más frecuentes en personas mayores, pudieran enmascarar el resultado del estudio. También se introdujeron variables para evitar otros sesgos que pudieran empañar las conclusiones como el consumo de otras drogas u otros factores de riesgo: obesidad, hipertensión, diabetes o tabaquismo. El trabajo se centra en consumidores habituales —dos o tres veces a la semana—, lo que comprobaron mediante la detección de la sustancia en orina e incluso con datos del historial clínico. La medición de las cantidades en los fallecidos también sirvió para descartar casos como intoxicaciones por sobredosis.
A la información obtenida (de 311 consumidores fallecidos por muerte súbita cardiaca y 126 por otros tipos de muerte súbita) aplicaron tres modelos estadísticos de regresión lógica. Observaron que el consumo de cocaína cuadruplica el riesgo de muerte súbita cardiaca y que en los hombres es un 1,6 superior al de las mujeres.
El problema en de estos pacientes es que son asintomáticos hasta que su corazón se para, y entonces ya es tarde para tomar medidas. Como nunca han tenido manifestaciones clínicas, no suelen acudir a los servicios de cardiología para revisar su salud. Aunque si lo hicieran, tampoco es fácil detectar alteraciones con pruebas convencionales. De ahí los esfuerzos que se están desarrollando, por ejemplo, mediante métodos de diagnóstico por imagen de alta tecnología, para identificar las alteraciones cardiacas iniciales que asoman y que conductas como el consumo de cocaína pueden acelerar fatalmente. Un trabajo del mes pasado, en el que también participó el Cibersam, detectó con el empleo de resonancia magnética por imagen lesiones cardiacas en el 71% de adictos con aparente buen estado de salud.
España está, junto con el Reino Unido y Francia, en cabeza del consumo de cocaína en la UE, según el informe del Observatorio Europeo de las Drogas correspondiente a 2013, aunque la tendencia en toda Europa es a la baja desde los registros máximos alcanzados en 2008.

Drogas EL CEREBRO ADICTO II


NARCOTICOS: AMENAZAS NUEVAS Y ANTIGUAS



Enlace para bajar Manual pdf
Ministerio de Sanidad y Consumo España


English related information: 

EFECTOS DE LAS DROGAS AL CONDUCIR


MARIHUANA

La marihuana no alivia el dolor pero lo hace más tolerable

Michael Lee, basó sus conclusiones en un pequeño experimento con doce personas sanas.

- El cannabis no sirve para aliviar el dolor pero sí lo hace más tolerable para algunas personas, según indica un estudio de la universidad inglesa de Oxford difundido hoy en el Reino Unido.



Los autores del estudio, que publica en su último número la revista "Pain", descubrieron, mediante un experimento en el que utilizaron escáneres cerebrales, que la sustancia psicoactiva del cannabis reducía la actividad en partes del cerebro asociadas a la parte emocional del dolor.




En cambio, esos cambios no se registraron en la parte del cerebro asociada directamente a la sensación de dolor, que es la que se activa con otro tipo de fármacos.




Los expertos señalan que el cannabis puede hace más tolerable el dolor, aunque no en todos los casos, ya que algunas personas no son sensibles a sus efectos o estos no les benefician.




El equipo de investigadores del centro de resonancias magnéticas del cerebro de la universidad de Oxford, dirigido por Michael Lee, basó sus conclusiones en un pequeño experimento con doce personas

sanas.




A estas personas se les hizo un seguimiento de la actividad cerebral después de administrarles una pastilla de 15 mg de THC, la sustancia psicoativa del cannabis que causa la sensación de subidón,

y de provocarles dolor untándoles en la pierna una crema con el componente que da el picor a las guindillas.




También se les hizo ese seguimiento administrándoles un placebo en lugar de las sustancias anteriores.




En general, los investigadores observaron que, con el THC, los voluntarios valoraban que el dolor -con la misma intensidad- era más tolerable.




Además, notaron que se activaba la región del cerebro que determina "la reacción emocional al dolor", y no la que codifica "la sensación" de dolor, señala el doctor Lee.




También detectaron ciertos cambios en la actividad cerebral de las personas a quienes el cannabis hizo más efecto, lo que indica que en el futuro se podría llegar a predecir qué personas pueden beneficiarse más de su consumo, apunta el experto.




De todas formas, Lee subraya en el artículo que, para corroborar estas conclusiones, haría falta un estudio más amplio con personas con dolor crónico y por un plazo más largo de tiempo. 


Efecto de las drogas en el organismo. infografia

COCAINA




ALCOHOL



HEROINA

 

LSD




ANFETAMINAS


BENZODIAZEPINAS



CRACK



MARIHUANA (CANABIS)




FUMAR NARGUILE "HOOKAH" MATA
Un estudio publicado por la Academia Americana de Pediatría alerta sobre el riesgo de fumar en pipa de agua. Las consecuencias, según el informe, son similares a las del consumo de cigarrillos además de un riesgo añadido de infección. 

Pipas de agua Se trata de una práctica muy extendida en los países árabes cuyo consumo está aumentando en los últimos años en las sociedades occidentales gracias a la proliferación de los bares y restaurantes en los que se puede fumar en pipa o cachimba, muy populares sobre todo entre los jóvenes y adolescentes. 

Este crecimiento se debe en gran parte a cuatro mitos construidos alrededor de su consumo: que es menos nocivo que los pitillos, que el agua que forma parte de su mecanismo filtra las sustancias nocivas, que es menos irritante para la garganta y el tracto respiratorio y que el tabaco está hecho de frutas —normalmente están aromatizados con esencias frutales- y por ello es una opción sana. 

Por el contrario, queda demostrado que la realidad es otra, muy distinta, pues en contra de la creencia popular de que el tabaco empleado en la cachimba es menos nocivo, los autores de este estudio señalan que contiene más nicotina, alquitrán y metales pesados que el de los cigarrillos convencionales. 

En cuanto al humo, el que procede del tabaco de pipa contiene una concentración de monóxido de carbono que varía entre un 0,34% y un 1,40% (más elevado en pipas de menos tamaño y de sitios públicos), mientas que el humo de los cigarrillos contiene un 0,41% de esta sustancia. 

Como consecuencia de los altos niveles de CO, la concentración de carboxihemoglobina -medida en 1.832 varones sanos voluntarios de Arabia Saudí- es más alta entre los fumadores en pipa de agua (10,1%) que en los fumadores de cigarrillos (6,5%) y los no fumadores (1,6%). 

Fumar en pipa de agua es, por tanto, un comportamiento de riesgo que tiene unas consecuencias nocivas para la salud similares a las de los cigarrillos. Cáncer de pulmón, disminución de la función respiratoria, dependencia, bajo peso en recién nacidos de madres consumidoras, infertilidad…. Incluso en algunas de estas patologías los fumadores en pipa presentan un riesgo mayor que los de tabaco. 

Al ser una práctica eminentemente social, lo normal es que varias personas compartan la pipa, lo que implica que todos ellos aspiran a través de la misma boquilla que pasa de boca en boca, lo que supone una fuente de transmisión de enfermedades infecciosas como la Hepatitis C o el Herpes Simple. 

En el caso de los adolescentes existen peligros añadidos ya que dentro de este grupo de fumadores es común la mezcla del tabaco con marihuana o hachís y la sustitución del agua por bebidas alcohólicas. “Estas combinaciones tienen, indudablemente, peligros añadidos, graves para la salud”, según el informe. 

La tácita aceptación por parte de los padres, que incluso fuman con sus hijos, y que su consumo es relativamente barato, hacen de la pipa de agua algo muy atractivo para los jóvenes. 

Fuente 
http://www.eltabacoapesta.com/el-tabaco/diferentes-formas-para-el-mismo-riesgo-otros-metodos-de-consumo-de-tabaco/pipas-de-agua/




Analgésicos matan más gente en EEUU que la cocaína y la heroína juntas


Un total de 16.651 personas fallecieron por sobredosis o uso indebido de opioides en Estados Unidos en 2010, según los últimos datos disponibles del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés).


En la última década, las ventas de estos medicamentos se han triplicado y sólo durante 2010 se recetaron suficientes analgésicos para medicar a cada estadounidense día y noche durante un mes.

Pese a que la mayoría de estos fármacos fueron recetados con una finalidad clínica, algunos fueron usados indebidamente, porque los analgésicos, que se prescriben para mitigar el dolor crónico que sufren algunos pacientes, también acaban siendo utilizados como drogas.

Ante este panorama, la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) recomendó el pasado jueves aumentar los controles sobre las prescripciones que los médicos hacen de los analgésicos más comunes, los que contienen el opioide hidrocodona, y equipararlos así a los más fuertes, como la oxicodona.

Sin embargo, la American Medical Association (AMA) se opone a esta medida, ya que considera que podría limitar el acceso legítimo de los pacientes a esta medicación, especialmente para los ancianos y pacientes terminales que requieren un alivio inmediato del dolor.

"Los funcionarios federales deberían sopesar cuidadosamente todas las consecuencias no intencionadas para los pacientes que sufren dolor si consideran la recomendación de la FDA de reforzar los controles a la prescripción de hidrocodona", asegura la presidenta de la AMA, Ardis Dee Hoven.

"El abuso de medicamentos con receta es un grave problema de salud pública que no puede ser ignorado, pero si los legisladores trabajan en soluciones al respecto, es fundamental que no disuadan a los médicos de tratar adecuadamente el dolor o reducir el acceso a los medicamentos para los pacientes que sufren", añade Hoven.

En lugar de aumentar la dureza de los controles, la AMA aboga por enseñar a los médicos a gestionar el dolor y prescribir opioides "de forma responsable" y por aprobar una legislación "racional" orientada tanto a corregir el mal uso de los fármacos como a mantenerlos accesibles para los tratamientos que los requieran.

Los opioides son la causa de más de 40 muertes al día de media en Estados Unidos y, aunque esta "epidemia" afecta más a los hombres, se está convirtiendo en un problema creciente entre las mujeres.

El profesor asociado de medicina en la universidad Johns Hopkins, especializado en el tratamiento del dolor, y presentador de un programa de radio sobre la materia, Paul Christo, explica a Efe que la mayor parte de los fallecidos "son personas que toman analgésicos sin receta y que los consiguen a través de amigos o familiares".

Christo recuerda que 100 millones de personas en Estados Unidos padecen alguna forma de dolor crónico y que estos medicamentos son "necesarios" para soportarlo.

"Entiendo la postura de la FDA. Quieren reducir las consecuencias negativas de los opioides, disminuir los riesgos. Pero hay más gente que los utiliza porque los necesita y les podría resultar más difícil obtenerlos", señala Christo.

El profesor de la Johns Hopkins aconseja "asegurarse de que la persona que prescribe analgésicos se ha formado en el uso de estos medicamentos y comprende los riesgos que implican", porque, según Christo, "no valen para todos los pacientes".

Se calcula que cerca de medio millón de visitas a urgencias se deben al uso indebido de analgésicos cada año y que la atención sanitaria derivada del empleo de estos fármacos con fines no médicos cuesta a las aseguradoras más de 70.000 millones de dólares anuales.

No obstante, de momento la comunidad médica y las autoridades estadounidenses discrepan sobre cómo afrontar el reto que supone impedir que los analgésicos opioides provoquen más dolor del que se supone que tienen que quitar. (Adrià Calatayud)

http://www.7dias.com.do/ciencia-tecnologia/2013/10/28/i150750_analgesicos-matan-mas-gente-eeuu-que-cocaina-heroina-juntas.html#.Um5-2HAw2Yh


MANUAL DE ADICCIONES PARA PSICÓLOGOS ESPECIALISTAS EN PSICOLOGÍA CLÍNICA EN FORMACIÓN



MANUAL DE ADICCIONES PARA PSICÓLOGOS ESPECIALISTAS EN PSICOLOGÍA CLÍNICA EN FORMACIÓN

PDF Gratis
Coordinadores: Elisardo Becoña Iglesias y Maite Cortés Tomás
Editado por: Sociodrogalcohol
Financiado por: Ministerio de Política Social e Igualdad - Gobierno de España.  


La historia de las adicciones va unida a la historia del hombre. Fumar cigarrillos, beber alcohol, mascar hojas de coca, esnifar preparados psicoactivos, beber pócimas, fumar marihuana, utilizar el opio para el dolor, etc., son ejemplos bien conocidos de algunas de las sustancias que el hombre ha utilizado a lo largo de la historia o sigue utilizando. Más actualmente, junto a las anteriores y sus derivados industriales o químicos, destacan las nuevas adicciones. Unas están derivadas de sustancias, como es el caso de la heroína, la cocaína, las drogas de diseño, el LSD, entre las más importantes, y otras son adicciones comportamentales, sin sustancia, como resultado de nuestra sociedad tecnológica, como la adicción a Internet, al juego de azar, al teléfono móvil, a los teléfonos eróticos, al sexo, a las compras, y a un amplio etcétera de conductas que pueden llegar a ser adictivas.

Por ello, en los últimos años se incluyen distintas conductas bajo la denominación genérica de adicciones o conductas adictivas. Basadas inicialmente en el concepto de dependencia (física y psíquica), y evolucionando a partir del mismo, se aplicaban inicialmente a sustancias psicoactivas que, ingeridas por un individuo, tenían la potencialidad de producir dependencia.

Con el transcurrir de los años se observó que también existían conductas, que sin haber sustancia de por medio, tenían la capacidad de producir dependencia y el resto de las características que tenían las dependencias a las sustancias psicoactivas.

Una característica común y central a las conductas adictivas, es la pérdida de control. La persona con una conducta adictiva no tiene control sobre esa conducta, además de que la misma le produce dependencia, tolerancia, síndrome de abstinencia y una incidencia negativa muy importante en su vida, que va a ser en muchos casos la causa de que acuda en busca detratamiento o le fuercen a buscarlo. Gossop (1989) definió como elementos característicos de una adicción: 1) un fuerte deseo o un sentimiento de compulsión para llevar a cabo la conducta particular (especialmente cuando la oportunidad de llevar a cabo tal conducta no está disponible); 2) la capacidad deteriorada para controlar la conducta (especialmente, en términos de controlar su comienzo, mantenimiento o nivel en el que ocurre); 3) malestar y estado de ánimo alterado cuando la conducta es impedida o la deja de hacer; y 4) persistir en la conducta a pesar de la clara evidencia de que le está produciendo graves consecuencias al individuo.
 
El mayor problema que tienen las adicciones no son sólo los efectos que producen a corto plazo. El problema está en los efectos que producen a medio y a largo plazo. Así, muchos fumadores de cigarrillos morirán años después de fumar ininterrumpidamente de cáncer de pulmón o de enfermedades cardiovasculares; muchos bebedores excesivos de alcohol o personas condependencia del alcohol morirán de enfermedades hepáticas o de accidentes; muchas personasdependientes de la heroína o de la cocaína morirán de enfermedades causadas por ellas, como ha ocurrido y está ocurriendo con el SIDA, la hepatitis, infecciones, etc., aparte de los problemas sociales que causan en forma de robo, extorsión, problemas legales, familiares, etc.
 
Lo mismo podemos decir de las otras adicciones, donde en muchos casos la ruina económica es un paso previo al resto de los problemas legales, familiares, físicos, etc.

A continuación dejo el enlace desde donde podéis bajar el manual en PDF.




Montse García

Compilación hecha por Dr. Ramon A. REYES, DIAZ