Facebook Dr. Ramon Reyes Diaz, MD

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

viernes, 17 de febrero de 2017

Cinematica de Trauma

ABRIL 2015                                              PHTLS "Anatomía del atropello a un peatón"
Un vehículo circula a 48 km/h cuando, a unos 17 metros, ve a un peatón cruzando la calzada. Hasta que el conductor comienza a pisar el freno, transcurre 1 segundo. El conductor no puede evitar el atropello, que se produce a unos 36 km/. Esto es lo que sucede en los siguientes instantes y los resultados para el peatón.




"Anatomía del atropello a un peatón" Cinemática de Trauma en Peatones. PHTLS
CINEMATICA DE TRAUMA
Introducción.

El trauma se define como la lesión o herida ocasionada por una alteración estructural o fisiológica resultado de una exposición aguda a energía mecánica, térmica, química o eléctrica o a la ausencia de elementos esenciales como oxígeno o calor.

Más de once millones de personas mueren cada año en todo el mundo y aproximadamente el 8% fallecen como resultado de trauma. El trauma afecta primariamente a la población más joven y es el responsable del 76% de las muertes en el grupo de edad entre 15 y 24 años.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en la mayoría de los países las enfermedades cardiacas y las neoplasias son las dos principales causas de muerte y el trauma se disputa entre el tercero y el quinto lugar con las enfermedades cerebro vasculares y respiratorias.

La cinemática del trauma estudia lo que ocurre cuando dos objetos tratan de ocupar el mismo lugar en el espacio en forma simultánea, y uno de esos objetos es el cuerpo humano, lo cual genera un intercambio de energía que ocasiona la lesión en el organismo.

Es importante resaltar que cuando el cirujano se enfrenta a un paciente que ingresa al servicio de urgencias, víctima de un trauma intencional o no, debe considerar que existen una gran cantidad de variables que hacen de ese caso un hecho único y particular que depende de la cinemática del trauma y de las características propias del individuo afectado.



Variables asociadas con el evento traumático.

Variables asociadas con la cinemática del trauma.

- Mecanismo del trauma: puede ser cerrado o penetrante.

- Cantidad de energía intercambiada: el intercambio de energía depende de las leyes físicas del movimiento descritas por Newton. La primera ley del movimiento se refiere a que un objeto permanece en reposo o en movimiento hasta que otro influye sobre él y cambia esta condición. La segunda ley afirma que la fuerza es igual a la masa por la aceleración (F= ma). La ley de la conservación de la energía establece que ésta no se crea ni se destruye sino que se transforma. Por último, la ecuación de la energía cinética (EC= mv2/2), define, que cuando un objeto se encuentra en movimiento, el aumentar al doble la masa del objeto duplica su energía cinética y que el duplicar la velocidad cuadruplica la energía. Dicho concepto es básico para entender los efectos del intercambio de energía en los accidentes automovilísticos y en las lesiones por proyectil de arma de fuego.

Variables asociadas con el individuo.

- Edad: a pesar que el grupo de edad entre 15 y 34 años es el más afectado por el trauma intencional o accidental, la población por encima de los 60 años tiene mayor mortalidad, y en el grupo de edad entre 70 a 79 años, es 10 veces mayor que en el grupo entre 20 y 24 años si se comparan lesiones con igual puntaje de severidad puesto que los ancianos presentan patologías asociadas, cambios anatómicos y sus reservas fisiológicas son limitadas. Los niños, por la naturaleza flexible y elástica de su esqueleto, no disipan la energía cinética sobre las estructuras rígidas y pueden presentar lesiones viscerales graves en ausencia de estigmas sobre la pared corporal o el esqueleto.

- Consumo de sustancias antes del evento traumático.

- Patología intercurrente.

- Ubicación dentro del vehículo o posición asumida al momento del trauma penetrante.

Todas estas variables juegan un importante papel y se afirma que su conocimiento por parte del personal médico que atiende al lesionado permite predecir en un 95% de los casos las lesiones potenciales.



Trauma cerrado.

“ No es la velocidad la que mata, es la detención súbita”.
A.L. Moseley, investigador de colisiones, Universidad de Harvard.

Dos tipos de fuerza producen lesión en el cuerpo y los órganos durante un trauma cerrado: compresión y acelación/desaceleración.

- Compresión. Las fuerzas por compresión causan ruptura y contusión de los tejidos y órganos. El mecanismo se presenta cuando una porción del cuerpo se detiene mientras el resto continúa en movimiento. Por ejemplo, la contusión miocárdica se presenta cuando el esternón cesa su movimiento y la columna vertebral continúa desplazándose y comprime al corazón contra esta estructura ósea

Cuando los pulmones son sometidos a esta fuerza de compresión y la glotis está cerrada, se produce un neumotórax por el incremento súbito de las presiones intrapulmonar e intratorácica. En el abdomen, el aumento súbito de la presión puede producir ruptura del diafragma y de las asas intestinales. Algo similar ocurre en las lesiones intracraneales cuando el hueso frontal golpea el vidrio parabrisas

Aceleración/desaceleración. Las lesiones por este mecanismo ocurren cuando un órgano se encuentra firmemente adherido a estructuras más móviles. La parte fija cesa su movimiento mientras que la parte móvul sigue su trayectoria lo que ocasiona ruptura de la víscera a nivel del sitio de fijación. Por ejemplo, la aorta descendente proximal fijamente unida a las vértebras, finaliza su movimiento; el arco aórtico sin embargo, se encuentra aun desacelerando y las fuerzas de ruptura generadas pueden sobrepasar la resistencia de la aorta y ocurre la lesión a nivel del istmo. En el abdomen este mismo mecanismo puede ocasionar la avulsión del pedículo del riñón o del bazo.

Accidentes automovilísticos.

Son la causa más común de trauma no intencional y su incremento se debe principalmente al mayor numero de vehículos, al aumento en la densidad de población, la mayor distancia de los viajes por vía terrestre y al aumento en la potencia de los motores de los vehículos.

- Colisiones en vehículos cerrados.

Pueden presentarse 5 mecanismos diferentes durante una colisión que generan lesiones por la interacción directa entre el compartimiento del vehículo y el cuerpo del pasajero, y la interacción entre las vísceras y las paredes corporales que las contienen. La protección a los vehículos cerrados está dada por los marcos de la estructura, los cinturones de seguridad, las bolsas de aire, el techo y el vidrio parabrisas.

- Impacto frontal: ocurre cuando un objeto golpea directamente el frente del vehículo y se produce reducción abrupta de su velocidad. Se incluyen en esta categoría las colisiones con otro vehículo en movimiento o con un objeto inmóvil. En el primer caso, las fuerzas son aditivas por el hecho de estar en oposición directa. Si dos vehículos colisionan uno a 20 km/h y otro a 30 km/h generan un intercambio de energía igual al que se produce al golpear una pared a 50 km/h.

El vehículo y sus ocupantes se mueven a la misma velocidad y al ocurrir la colisión el vehículo desacelera en forma brusca al ser absorbida gran parte de la energía del impacto por el metal y otras partes de la estructura del vehículo. El ocupante que no usa cinturón de seguridad continúa el movimiento a la velocidad previa al impacto y no se detendrá hasta que sea golpeado contra el compartimiento, el volante o el respaldo del asiento frontal (si viaja en la parte trasera). Este movimiento hacia delante genera dos patrones diferentes de lesión los cuales en la mayoría de los casos se superponen.

- Patrón hacia abajo y por debajo: los miembros inferiores son el primer sitio de impacto; la rodilla impacta contra la parte inferior del tablero, la tibia absorbe la energía y el fémur se desplaza y ocurre lesión de los vasos poplíteos. Si es el fémur el punto de mayor impacto, la fuerza del torso de atrás hacia delante lo fractura o genera una luxación de cadera y posible fractura del acetábulo

La parte superior del cuerpo continúa su movimiento y choca con el volante o el tablero en el centro del tórax y el abdomen superior; se detiene el movimiento de esta porción mientras la paredes torácica y abdominal posteriores continúan hacia adelante; de esta forma se produce compresión de los órganos de las dos cavidades. La energía se absorbe por las costillas y cuando se supera su resistencia ocurren fracturas, tórax inestable y compresión del parénquima pulmonar y del corazón. Este mecanismo también se ve involucrado en la ruptura de la aorta y las lesiones en los pedículos del bazo, del riñón y del mesenterio.

- Patrón hacia arriba y por encima: la cabeza golpea contra el parabrisas y el cerebro y el torso continúan su desplazamiento lo que ocasiona fractura del cráneo, laceraciones y contusiones cerebrales y lesiones del tallo. La presión generada por el torso no es soportada por la columna cervical y ocurren lesiones por compresión, hiperextensión o hiperflexión de las vértebras cervicales

- Impacto lateral: un lado del vehículo sufre un impacto en forma perpendicular a la dirección de su movimiento; ocurre generalmente en una intersección y genera un cambio de dirección del vehículo hacia uno de tipo lateral que estará determinado por el peso y la velocidad del vehículo que impacta. El primer componente de esta colisión es la intrusión en el compartimiento del pasajero. El segundo es el movimiento lateral del vehículo y si el ocupante usa cinturón de seguridad iniciará el movimiento en forma simultánea al vehículo. Si no está asegurado sólo iniciará el movimiento hasta que sea impactado desde el lado del vehículo lo que ocasiona una cascada de lesiones que comprenden fracturas de clavícula, costillas, pelvis y trocánter mayor; como efecto de la aceleración del torso se presenta ruptura de la aorta y lesiones del bazo y del hígado. Las lesiones cervicales ocurren por flexión lateral y rotación de la cabeza hacia el sitio del impacto, se dislocan las vértebras y finalmente se angulan las facetas en el lado opuesto del impacto.

- Impacto posterior: sólo en el 8% de las colisiones que causan lesiones graves está involucrado este mecanismo. Ocurre cuando un vehículo estacionado o en movimiento es golpeado por detrás por otro que se desplaza a mayor velocidad; se produce un desplazamiento hacia adelante y si el pasajero no usa cinturón y el asiento no tiene apoya-cabezas, se producirá un movimiento de hiperextensión seguido por uno de deflexión que traen como consecuencia ruptura y lesión de los ligamentos y músculos del cuello.

- Impacto angular o rotacional: ocurre cuando un vehículo golpea a otro oblicuamente en un ángulo intermedio entre el impacto frontal y lateral lo que ocasiona una fuerza rotacional con el punto de impacto actuando como centro, siendo los ocupantes son expuestos a una fuerza centrífuga. Los cinturones de seguridad de tres puntos han mostrado ser muy efectivos para prevenir lesiones en estas colisiones.

- Volcadura: produce un complicado espectro de lesiones que varían de leves a severas. En general un pasajero no sujetado no se escapa de alguna lesión por las múltiples partes que golpean con el interior de vehículo y además, con el alto riesgo de eyección. Los pasajeros de vehículos de techo blando se encuentran en mayor peligro.

- Eyección: los ocupantes pueden ser expulsados del vehículo por cualquiera de los mecanismos de colisión; la expulsión puede ser parcial y en el caso de que sea una extremidad la comprometida esta podrá sufrir aplastamiento severo o amputación total, si esto ultimo ocurre se incrementa el riesgo de muerte en 6 veces. Hay que tener en cuenta que al menos 8% de las victimas expulsadas sufren lesiones de medula espinal.

- Colisiones en vehículos abiertos. Motocicletas y bicicletas.

Los ocupantes de estos vehículos son particularmente vulnerables porque no tienen el beneficio que representa la absorción de una porción de la energía por parte de la estructura de la máquina por lo que una cantidad masiva de dicha energía se transfiere al individuo quien solamente esta protegido por su indumentaria y por el casco, único elemento que distribuye en parte la transmisión de energía y ofrece alguna protección. El uso del casco ha marcado un descenso significativo en la incidencia de trauma del cráneo severo en diferentes estudios. El trauma de cráneo se presenta en el 30% de los casos de accidentes en este tipo de vehículos, ocasiona el 85% de las muertes y el casco a disminuido la mortalidad entre un 30 y un 50%.

Es responsabilidad de todo el personal de salud realizar educación en todos los ámbitos de la sociedad para promover el uso obligatorio del casco para los niños que montan en bicicleta.

- Impacto frontal: cuando parte del vehículo golpea un objeto y es detenido, el resto de este junto con el ocupante continúan en movimiento siendo el eje el punto de pivote; la motocicleta tiende a inclinarse hacia delante lo que hace que el corredor se desplace sobre las manillas golpeándose cualquier parte del cráneo, del tórax o del abdomen. Si los pies permanecen sujetados en los apoyos puede presentarse fractura del fémur al chocar contra las manillas.

- Impacto lateral: ocurren fracturas de las extremidades en el lado impactado; las lesiones son similares a las descritas en vehículos cerrados pero con mayor transferencia de energía.

- Expulsión: el ocupante vuela sobre el vehículo con la misma velocidad a la que iba hasta justo antes del impacto hasta que cualquier parte del cuerpo golpea con otro objeto (otro vehículo, un poste o el pavimento). La lesión se presenta en el punto de impacto y se irradia al resto del cuerpo a medida que la energía es absorbida.

Maniobra de volcamiento lateral la motocicleta (deslizamiento del vehículo): Para evitar quedar atrapado entre dos piezas metálicas (motocicleta y automóvil), el conductor lleva la motocicleta hacia abajo y hacia un lado con el fin de reducir la lesión, se presentan abrasiones en tejidos blandos y quemaduras pero disminuyen las lesiones por aplastamiento.

Lesiones a peatones.

Es un problema casi específico del área urbana y comprende más del 80% de las lesiones que ocurren en áreas residenciales. Casi el 90% de los automóviles golpean a los peatones a menos de 50 kilómetros por hora y muchas de las victimas son niños, ancianos y personas intoxicadas. Los patrones de lesión varían con la edad y la talla de la víctima. En los niños es más frecuente el impacto frontal y ocurre trauma de cráneo, tórax y abdomen; en el adulto el impacto es lateral y posterior y ocurre trauma en la pelvis y extremidades inferiores; el trauma de cráneo ocurre al impactar contra el pavimento. Existen tres fases en la colisión del peatón cada una con su propio patrón de lesión.

- Impacto contra el parachoques: los adultos son golpeados inicialmente en los miembros inferiores lo que ocasiona luxaciones de rodilla, fractura de tibia y peroné y lesiones en la pelvis.

- Impacto contra el capó y el parabrisas: la victima es lanzada sobre el vehículo y sufre lesiones como fracturas de costillas, ruptura esplénica, fracturas del fémur, pelvis y de la columna vertebral. Puede ser lanzada por el aire, impactar a alguna distancia.

- Impacto contra el piso: el peatón cae al suelo y sufre trauma de cráneo, fractura de las extremidades superiores y los movimientos violentos del cuello y del cráneo y pueden ocasionar lesiones inestables de la columna vertebral.




Caídas.

Son la primera causa de lesiones no fatales y la segunda causa de lesión neurológica. Se consideran dentro de la categoría del trauma cerrado en el cual la lesión se presenta por un cambio abrupto de velocidad. La severidad de la lesión esta determinada por: (1) el cambio de velocidad que está relacionado con la distancia de la caída; (2) el área de la superficie corporal sobre la cual la energía cinética es disipada; (3) las propiedades elásticas de los tejidos corporales y (4) las características de la superficie de contacto.

En general, las caídas de más de tres veces la altura de la víctima son severas y es muy importante determinar la parte del cuerpo que primero recibe el impacto ya que esto ayuda a predecir el patrón de lesión; por ejemplo, cuando se cae o salta desde una altura y se aterriza en los pies, el calcáneo se fractura al impactar contra el suelo y la energía se transmite hacia arriba ocasionando fracturas en el tobillo, la rodilla, los huesos largos y en la columna dorso lumbar (fracturas por compresión). Algunos órganos intrabdominales pueden ser seccionados de sus uniones al mesenterio o al peritoneo. En el caso de la persona de cae de espaldas, la energía se transfiere a un área mayor de la superficie corporal causando menos daño; y si cae en la cabeza con el cuello flexionado se produce trauma craneal severo y fractura de la columna cervical.

Se ha establecido la tasa de supervivencia a partir una caída desde diferentes alturas; la LD50 (dosis letal de altura de la cual al caer el 50% de las victimas fallecerán) es de 4 pisos o 14.4 metros y la LD90 es de 7 pisos.

Lesiones por explosión.

Las explosiones son el resultado de la transformación química extremadamente rápida de un componente sólido, semisólido o líquido o gaseoso en productos gaseosos que súbitamente buscan ocupan mayores volúmenes que el que ocupaba el explosivo antes de detonar. Se genera una onda de presión positiva que puede alcanzar varias atmósferas de presión. Esta onda es de corta duración y es seguida por una fase negativa que es más prolongada. Las lesiones por explosiones son clasificadas en tres tipos:

Primarias.

Son lesiones ocasionadas por el efecto directo de la onda de alta presión y compromete en especial aquellos órganos que contienen aire o líquido. El oído medio es muy vulnerable a la lesión primaria y se produce ruptura de la membrana timpánica si la presión supera las dos atmósferas. Muchos autores recomiendan la otoscopia como un medio de triage puesto que la ruptura de la membrana timpánica es un predictor de lesión de otros órganos, en especial el pulmón. Los pulmones pueden desarrollar edema, hemorragia, bulas, contusión y es frecuente la aparición de neumotórax; la insuficiencia respiratoria puede presentarse hasta 12 horas después de la explosión. El embolismo aéreo es consecuencia de la ruptura de los alvéolos y de los vasos pulmonares. Otros órganos que pueden ser afectados por la onda de presión son el intestino y el ojo (hemorragia intraocular, desprendimiento de la retina). Pueden ocurrir amputaciones traumáticas.

Secundarias.

Las lesiones secundarias son el resultado de los objetos y fragmentos que son lanzados a gran velocidad por la onda explosiva y que golpean al individuo. Pueden causar lesiones cerradas o penetrantes. Las lesiones por esquirlas constituyen el ejemplo típico.

Terciarias.

Ocurren cuando la víctima es puesta en movimiento como resultado de la explosión y las lesiones son similares a las producidas por expulsión o caídas.

Trauma penetrante.

Heridas por arma cortopunzante.

Estas heridas son el resultado de la fuerza transmitida por medio de un instrumento afilado que altera los tejidos y el grado de daño tisular depende de la forma, la longitud y el grado de penetración del instrumento. La severidad de la herida depende de su localización, las estructuras comprometidas y la dirección de la hoja. Las heridas en el tórax, el abdomen y la presencia de más de 4 heridas se relacionan con lesiones severas.

Heridas por proyectil de arma de fuego.

En los Estados Unidos el 49% de los hogares cuentan como mínimo con un arma de fuego; la presencia de un arma de fuego en el hogar aumenta 2.7 veces el riesgo de homicidio y 4.8 veces el riesgo de suicidio. El riesgo de suicidio en la población de 15 a 24 años es 10 veces mayor si existe esta condición.

Balística.

La balística puede dividirse en tres fases: (1) interna, que es el estudio del movimiento en el interior del arma; (2) externa, que analiza el vuelo del proyectil desde el arma a la victima; y (3) terminal, que estudia la interacción del misil y sus fragmentos con los tejidos de la víctima.

Intercambio de energía.

El proyectil viaja desde el cañón del arma con una energía cinética y al interactuar con los tejidos, les transfiere total o parcialmente dicha energía. El efecto producido y la severidad de la lesión van a depender entre otros factores de la densidad de los tejidos afectados la cual se define por el numero de partículas tisulares a través de las que viaja e proyectil; la viscosidad del tejido, que es la característica que hace que se oponga a la deformación; y la elasticidad que es la capacidad del tejido para retornar a su forma original después de que sobre el se ha ejercido por parte del proyectil el efecto de cavitación.

Cavitación.

El efecto del proyectil sobre el tejido produce dos tipos de cavidades. Una que es temporal y que pueda alcanzar hasta 30 a 40 veces el diámetro del área frontal del proyectil. Dicha cavidad por la elasticidad, retorna en su mayor parte, y sólo queda la otra cavidad que es permanente y que es visible al examen. El compromiso será mayor a medida que disminuye la cantidad de tejido elástico; así pues la lesión es menor en el tejido pulmonar o en el músculo y más severa en los órganos sólidos y en el hueso.

La cavitación va a depender entre otros factores de las características del proyectil: (1) tamaño, el cual esta dado por el calibre del arma o diámetro interno del barril medido en milímetros o pulgadas; (2) el perfil, el cual se refiere al área frontal que expone el proyectil al hacer contacto con los tejidos; los proyectiles que se deforman causan mayor destrucción al tener mayor área; (3) la caída (tumble) y desviación (yaw), que tienen que ver con la ubicación del centro de gravedad del proyectil, el cual al ubicarse cerca de la base ocasiona un cambio de movimiento exponiendo una mayor área al contacto con los tejidos; (4) la fragmentación, característica de algunos proyectiles que al impacto se descomponen en múltiples partes lo que aumenta la transmisión de energía y el daño; (5) la estructura: las balas de plomo no pueden ser impulsadas a mas de 2000 pies por segundo porque este material se funde, por lo que los proyectiles de alta velocidad como los militares están recubiertos por aleaciones de cobre/níquel o acero.

Niveles de energía y de daño.

Las armas de fuego pueden dividirse en dos grupos: (1) Armas de energía baja y media como pistolas y algunos rifles que generan un efecto de cavitación entre seis y ocho veces el área de superficie frontal del proyectil; (2) Armas de energía alta como armas y rifles de asalto que disparan los proyectiles a alta velocidad lo cual genera además del efecto de cavitación un efecto de vacío que absorbe detritus y bacterias hacia el interior de la herida.

Entrada y salida de las heridas.

Durante el examen físico completo debe establecerse el número de impactos sufridos por la víctima y además se debe intentar definir la trayectoria y los orificios de entrada y salida. Una herida puede identificarse con certeza como orificio de entrada solamente en dos casos: (1) cuando existe una herida única y (2) cuando se documentan por estudio histológico las quemaduras de pólvora alrededor de la herida. De todas maneras existen algunas características que nos permiten catalogar los orificios como de entrada o salida aplicando sólo criterios clínicos. El orificio de entrada es redondeado u oval mientras que el de salida es estrellado e irregular. Al penetrar el proyectil genera un área de abrasión en la piel y al salir no. Dependiendo de la distancia desde la cual se dispara el arma se observará en el sitio de entrada crepitación, quemadura, humo o tatuaje en la piel.

Por último, debe considerarse que la trayectoria de los proyectiles no siempre es lineal y que al chocar con estructuras corporales son desviados lo que ocasiona lesiones no previstas en otros órganos o tejidos.

Conclusión.

En la actualidad el trauma es considerado como un problema de salud pública en todas las sociedades y el entrenamiento del personal de salud encargado de atender a las víctimas no debe enfocarse sólamente a los aspectos clínicos al momento de la valoración en el servicio de urgencias, sino también en el conocimiento de los eventos asociados previos a la lesión. El conocimiento de la cinemática del trauma da información que permite preveer hasta el 95% de las lesiones.

Agradecimientos.

Agradecemos la valiosa colaboración del doctor Fernando Angel Echeverri quién participó en la elaboración de los diagramas que se presentaron en el artículo.


La cinemática del trauma es entender y analizar la escena de un accidente para determinar las posibles lesiones de los pacientes y darles un tratamiento más rápido y efectivo.
A medida que el cuerpo se colisiona con un objeto, el número de partículas de tejido afectadas por el impacto determina la cantidad de intercambio de energía y por lo tanto la cantidad de daño resultante. El número de partículas de tejido afectadas se determina por la densidad del tejido y por el área de la superficie de impacto.
Basado en los principios de prevención de lesiones, el cuidado médico de un paciente de trauma puede ser dividido en tres fases: preimpacto, impacto y postimpacto. El término impacto no necesariamente se refiere a un impacto vehicular. El impacto de un vehículo con un peatón, un misil (bala) hacia el abdomen o un albañil en el asfalto después de una caída, son todos impactos. En cada caso, hay un intercambio de energía entre un objeto en movimiento y el tejido de la víctima de trauma o entre la víctima de trauma en movimiento y un objeto estacionario.2
El primer paso en la atención prehospitalaria de urgencia en la evaluación del paciente politraumatizado, es evaluar la escena del accidente y los eventos ocurridos, dando respuesta a las siguientes interrogantes:3
¿Cómo se presenta la escena?
¿Quién le pegó a que?
¿A qué velocidad?
¿Qué tan largo fue el tiempo de detención?
¿Usaban las víctimas algún medio de protección?
¿Los cinturones de seguridad sujetaron adecuadamente a las víctimas o se soltaron?
¿Fueron las víctimas expulsadas fuera del vehículo?

Las respuestas a estas preguntas deben proporcionar información para predecir el tipo de daño que el accidentado pueda tener.

·        Cinemática, la rama de la física que estudia las leyes del movimiento de los cuerpos sin considerar las causas que lo originan.


Atropellos y factores lesivos

12 Julio 2012
De entre los accidentes graves que se producen en casco urbano, el tipo más frecuente es el atropello a peatones. ¿Su capacidad lesiva depende solamente de la velocidad?.


Al ser atropellado, el cuerpo del peatón describe un desarrollo sobre el perfil del vehículo que depende de la estatura del peatón, de la forma y tamaño del vehículo, o de si éste se encontraba o no frenando en el momento del contacto.

Las lesiones más frecuentes son las que se dan en miembros inferiores, causadas por el impacto de las piernas sobre el parachoques ó rejilla. Siendo las más frecuentes, no son éstas las lesiones que entrañan un mayor riesgo vital.



Posteriormente, la pelvis entra en contacto sobre la zona más adelantada del capó. El tórax y hombros contactan sobre la zona alta del capó ó incluso zona inferior del parabrisas. Por último, el impacto de la cabeza es el responsable del impacto característico en “tela de araña” que suele darse en el parabrisas del vehículo.

Sin embargo, la altura del vehículo donde se da cada uno de estos impactos depende de la velocidad. Así, a mayor velocidad, estos contactos van desplazándose hacia arriba, hasta el punto de que la cabeza del peatón puede contactar con la zona alta del parabrisas, ó incluso con el techo del vehículo.






Siendo las lesiones craneales las más críticas en cuanto a capacidad lesiva se refiere, es importante destacar que la gravedad de éstas no está tan relacionada con la velocidad, sino con la rigidez de la zona de contacto.
Así, puede darse la paradoja de que un atropello a baja velocidad, que provoque un impacto craneal en el marco inferior del parabrisas, sea más lesivo que un atropello a mayor velocidad, pero que implique un impacto craneal en la zona central del parabrisas, mucho más alejada de las zonas estructurales (marcos y pilares).









VIDEOTECA EMS SALUD By Dr. Ramon A. Reyes Diaz, MD



TELEFUNKEN AED DISPONIBLE EN TODA AMERICA 6 AÑOS DE GARANTIA (ECONOMICO) http://goo.gl/JIYJwk

Follow me / INVITA A TUS AMIGOS A SEGUIRNOS


Contactos:

+34 640 220 306 (Numero Internacional en España)

eeiispain@gmail.com

Skype: drtolete

Facebook: @drramonreyesdiaz


Twitter: @DrtoleteMD


¿Por qué el Desfibrilador TELEFUNKEN?

El DESFIBRILADOR de Telefunken es un DESFIBRILADOR AUTOMÁTICO sumamente avanzado y muy fácil de manejar.

Fruto de más de 10 años de desarrollo, y avalado por TELEFUNKEN, fabricante con más de 80 años de historia en la fabricación de dispositivos electrónicos.

El desfibrilador TELEFUNKEN cuenta con las más exigentes certificaciones.

Realiza automáticamente autodiagnósticos diarios y mensuales.

Incluye bolsa y accesorios.

Dispone de electrodos de "ADULTO" y "PEDIÁTRICOS".
Tiene 6 años de garantía.
Componentes kit de emergencias
Máscarilla de respiración con conexión de oxígeno.
Tijeras para cortar la ropa
Rasuradora.
Guantes desechables.

¿ Qué es una Parada Cardíaca?

Cada año solo en paises como España mueren más de 25.000 personas por muerte súbita.

La mayoría en entornos extrahospitalarios, y casi el 80-90 % ocasionadas por un trastorno eléctrico del corazón llamado"FIBRILACIÓN VENTRICULAR"

El único tratamiento efectivo en estos casos es la "Desfibrilación precoz".

"Por cada minuto de retraso en realizar la desfibrilación, las posibilidades de supervivencia disminuyen en más de un 10%".

¿ Qué es un desfibrilador ?

El desfibrilador semiautomático (DESA) es un pequeño aparato que se conecta a la víctima que supuestamente ha sufrido una parada cardíaca por medio de parches (electrodos adhesivos).

¿ Cómo funciona ?

SU FUNDAMENTO ES SENCILLO:

El DESA "Desfibrilador" analiza automáticamente el ritmo del corazón. Si identifica un ritmo de parada cardíaca tratable mediante la desfibrilación ( fibrilación ventricular), recomendará una descarga y deberá realizarse la misma pulsando un botón.

SU USO ES FÁCIL:

El desfibrilador va guiando al reanimador durante todo el proceso, por medio de mensajes de voz, realizando las órdenes paso a paso.

SU USO ES SEGURO:

Únicamente si detecta este ritmo de parada desfibrilable (FV) y (Taquicardia Ventricular sin Pulso) permite la aplicación de la descarga. (Si por ejemplo nos encontrásemos ante una víctima inconsciente que únicamente ha sufrido un desmayo, el desfibrilador no permitiría nunca aplicar una descarga).

¿Quién puede usar un desfibrilador TELEFUNKEN?

No es necesario que el reanimador sea médico, Enfermero o Tecnico en Emergencias Sanitarias para poder utilizar el desfibrilador.

Cualquier persona (no médico) que haya superado un curso de formación específico impartido por un centro homologado y acreditado estará capacitado y legalmente autorizado para utilizar el DESFIBRILADOR (En nuestro caso la certificacion es de validez mundial por seguir los protolos internacionales del ILCOR International Liaison Committee on Resuscitation. y Una institucion de prestigio internacional que avale que se han seguido los procedimientos tanto de formacion, ademas de los lineamientos del fabricante como es el caso de eeii.edu

TELEFUNKEN en Rep. Dominicana es parte de Emergency Educational Institute International de Florida. Estados Unidos, siendo Centro de Entrenamiento Autorizado por la American Heart Association y American Safety and Health Institute (Por lo que podemos certificar ILCOR) Acreditacion con validez en todo el mundo y al mismo tiempo certificar el lugar en donde son colocados nuestros Desfibriladores como Centros Cardioprotegidos que cumplen con todos los estanderes tanto Europeos CE como de Estados Unidos y Canada

DATOS TÉCNICOS

Dimensiones: 220 x 275 x 85mm

Peso: 2,6 Kg.

Clase de equipo: IIb

ESPECIFICACIONES

Temperatura: 0° C – + 50° C (sin electrodos)

Presión: 800 – 1060 hPa

Humedad: 0% – 95%

Máximo Grado de protección contra la humedad: IP 55

Máximo grado de protección contra golpes:IEC 601-1:1988+A1:1991+A2:1995

Tiempo en espera de las baterías: 3 años (Deben de ser cambiadas para garantizar un servicio optimo del aparato a los 3 años de uso)

Tiempo en espera de los electrodos: 3 años (Recomendamos sustitucion para mantener estandares internacionales de calidad)

Número de choques: >200

Capacidad de monitorización: > 20 horas (Significa que con una sola bateria tienes 20 horas de monitorizacion continua del paciente en caso de desastre, es optimo por el tiempo que podemos permanecer en monitorizacion del paciente posterior a la reanimacion)

Tiempo análisis ECG: < 10 segundos (En menos de 10 seg. TELEFUNKEN AED, ha hecho el diagnostico y estara listo para suministrar tratamiento de forma automatica)

Ciclo análisis + preparación del shock: < 15 segundos

Botón información: Informa sobre el tiempo de uso y el número de descargas administradas durante el evento con sólo pulsar un botón

Claras señales acústicas y visuales: guía por voz y mediante señales luminosas al reanimador durante todo el proceso de reanimación.

Metrónomo: que indica la frecuencia correcta para las compresiones torácicas. con las Guias 2015-2020, esto garantiza que al seguir el ritmo pautado de compresiones que nos indica el aparato de forma acustica y visual, podremos dar RCP de ALTA calidad con un aparato extremadamente moderno, pero economico.

Normas aplicadas: EN 60601-1:2006, EN 60601-1-4:1996, EN 60601-1:2007, EN 60601-2-4:2003

Sensibilidad y precisión:

Sensibilidad > 90%, tip. 98%,

Especificidad > 95%, tip. 96%,

Asistolia umbral < ±80μV

Protocolo de reanimación: ILCOR 2015-2020

Análisis ECG: Ritmos cardiacos tratables (VF, VT rápida), Ritmos cardiacos no tratables (asistolia, NSR, etc.)

Control de impedancia: Medición9 de la impedancia continua, detección de movimiento, detección de respiración

Control de los electrodos : Calidad del contacto

Identificación de ritmo normal de marcapasos

Lenguas: Holandés, inglés, alemán, francés, español, sueco, danés, noruega, italiano, ruso, chino

Comunicación-interfaz: USB 2.0 (El mas simple y economico del mercado)

Usuarios-interfaz: Operación de tres botones (botón de encendido/apagado , botón de choque/información.

Indicación LED: para el estado del proceso de reanimación. (Para ambientes ruidosos y en caso de personas con limitaciones acusticas)

Impulso-desfibrilación: Bifásico (Bajo Nivel de Energia, pero mayor calidad que causa menos daño al musculo cardiaco), tensión controlada

Energía de choque máxima: Energía Alta 300J (impedancia de paciente 75Ω), Energía Baja 200J

(impedancia de paciente 100Ω)

 
EMS España / Emergency Medical Services en España 

@EMSESP
Follow me / INVITA A TUS AMIGOS A SEGUIRNOS
@drramonreyesdiaz
Dr. Ramon Reyes Diaz, MD