We Support The Free Share of the Medical Information

TACTICAL MEDICINE TACMED España

TACTICAL MEDICINE TACMED España
by EMS SOLUTIONS INTERNATIONAL

NIVEL DE ALERTA ANITERRORISTA, España

Facebook EMS SOLUTIONS INTERNATIONAL

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Preparado para Emergencias "MOCHILA DE EMERGENCIAS". Madrid

En caso de evacuación de nuestro edificio, debemos tener una mochila con artículos de utilidad y supervivencia. La mochila deberá estar en un lugar fácilmente accesible y siempre en el mismo sitio.
Cada miembro de la casa ha de tener su propia mochila, el tamaño deberá ajustarse a la capacidad de cada uno (niños, adultos o ancianos).
¿Qué debemos poner dentro de la mochila?

  1. En una bolsa plástica hermética copia de la documentación individual (DNI, Pasaporte, Carné de Conducir, Libro de Familia).
  2. Una botella de agua de 1,5 litros.
  3. Linterna con pilas de repuesto unidas con cinta adhesiva.
  4. Radio pequeña de pilas con FM/AM (Igualmente con pilas de repuesto adheridas).
  5. Una relación de teléfonos y direcciones de contacto, incluyendo amigos y familiares que residan en otra ciudad.
  6. Ropa básica: Una muda completa (calcetines, ropa interior), un par de calzado cómodo (deportivas o similares) y un impermeable ligero.
  7. Útiles de aseo (jabón, cepillo de dientes, papel higiénico y una pequeña toalla).
  8. Botiquín con: Paracetamol, una solución antiséptica, dos vendas anchas y dos pequeñas, unas pequeñas tijeras, esparadrapo y un envase de cada una de las medicaciones que se usen de forma crónica (tensión arterial, diabetes, etc.).
  9. Un juego de llaves de la vivienda y del coche.
  10. Una tarjeta de crédito y una cantidad de dinero en efectivo en billetes pequeños.
  11. Un teléfono móvil con tarjeta de prepago y un cargador manual.
  12. Mapas de la ciudad y de la región.

Prepárate Madrid!

Plan, Mochila y Módulo de emergencia
En estas páginas encontrará los consejos necesarios para que usted y su familia estén preparados para responder con rapidez y seguridad a cualquier emergencia que suceda en su entorno.
Estar preparado para una emergencia es muy fácil, resulta divertido y apenas tiene coste. Su vida y la de su familia pueden depender de sencillas medidas adoptadas previamente a la aparición de una emergencia.

Entre las medidas a adoptar es muy importante:
  • Tener preparado un Plan de emergencia para que, en caso de desastre, todos los miembros del grupo familiar sepan: qué hacer, dónde encontrarse unos a otros y cómo comunicarse.
  • Tener preparada una Mochila de emergencia con elementos de utilidad y supervivencia para el caso de que sea necesario evacuar su vivienda.
  • Tener preparado un Módulo de emergencia, un acopio de artículos en su hogar que le permita subsistir al menos durante tres días en caso de que se interrumpa la accesibilidad a productos esenciales.
Existen unas normas básicas sobre qué hacer o no hacer para cualquier emergencia, pero es también fundamental que conozca los tipos de emergencias que pueden suceder en su entorno y que medidas específicas se han de tomar.
En caso de que en su familia haya miembros que por su edad o condiciones necesiten cuidados especiales, infórmese de cómo hacerlo en circunstancias de urgencia. También si tiene animales domésticos querrá estar preparado para cuidarles en caso de necesidad.


¿Cómo prepararse para una emergencia?

  • Mi plan de emergenciaUn Plan de Emergencia permite que, si sucede un desastre, todos los miembros del grupo familiar sepan qué hacer, dónde encontrarse unos a otros y cómo comunicarse en caso de emergencia.
  • Mi mochila de emergenciaEn caso de evacuación de nuestro edificio, debemos tener una mochila con artículos de utilidad y supervivencia. La mochila deberá estar en un lugar fácilmente accesible y siempre en el mismo sitio.
  • Mi módulo de emergenciaUna situación de emergencia puede impedir la accesibilidad a productos esenciales y/o suministros generales. Por ello debe mantener en su hogar un acopio de provisiones que le permita subsistir al menos durante tres días.


¿Qué debe o no debe hacer?

¿Qué debe hacer ante una emergencia?
  • Llame al 112 /911 en America
  • Debe seguir los consejos del personal de emergencias.
  • Permanezca atento a los mensajes de los medios.
  • Puede tener que abandonar su casa, utilice las vías de evacuación establecidas. Para más información sobre evacuación consulte el apartado Evacuación y refugio.
  • Aplique su Plan de emergencia.
  • Aplique técnicas básicas de reanimación cardiopulmonar. Puede aprender estas técnicas con anterioridad. 
¿Qué NO debe hacer ante una emergencia?
  • No pierda la calma.
  • Si no es estrictamente necesario no debe abandonar su casa.
  • No actúe sin haber llamado antes al 112.
  • No intente maniobras o acciones para las que no se encuentre entrenado.
  • Intente no prolongar las llamadas de teléfono.
¿Qué hacer DESPUÉS de una emergencia?
  • Los Bomberos le acompañarán a su casa para revisar que la situación está fuera de peligro.
  • Diríjase lo antes posible a su compañía de seguros.
  • Consulte con su médico para evaluar su estado general de salud.
  • Pida apoyo psicológico para superar la crisis emocional.
Bajar Guía Práctica
www.preparatemadrid.esGuia |practica en pdf

Preparados para todo

Tarjeta de Control pdf




Updated TCCC Guidelines (31 JAN 2017) "Actualizacion 2017 de las Guias" Tactical Combat Casualty Care




Download free PDF 


What you get:  
Abbreviated TCCC Guidelines
TCCC in Algorithm Format
Pharmacology Reference specific to TCCC
Planning Considerations, and more…
Authorized for re-printing at DoD Installation Printing Offices.


http://cotccc.com/

Tactical Combat Casualty Care TCCC

Downlad free PDF 




'CONTUDENTE CARTA DEL DOCTOR FRANK BUTLER, EN DONDE LE DA RESPALDO A LA NAEMT Y DESAUTORIZA A MILITARES A DAR LA FORMACION TCCC TACTICAL COMBAT CASUALTY CARE, POR SUS PROPIOS MEDIOS, SE HAN IDENTIFICADO RIESGOS REALES EN EL CAMPO DE BATALLA POR LA MALA INFORMACION (DESINFORMACION) A LA QUE HAN SIDO SOMETIDOS LOS SOLDADOS"

A Letter from Dr. Frank Butler Regarding TCCC for Medical Personnel (TCCC-MP) Courses Offered by NAEMT

The recent 16 years of war in Afghanistan and Iraq have enabled the US Military to make remarkable advances in battlefield trauma care. Since the large majority of combat fatalities occur before the casualty ever reaches a medical treatment facility, the importance of prehospital care is paramount in reducing preventable deaths. Tactical Combat Casualty Care (TCCC) has demonstrated great success in reducing preventable deaths and has become the standard for battlefield trauma care, both in the US Military and in the militaries of many allied nations.

In a moving presentation at last week's meeting of the Committee on TCCC,
US Army medic SSG Adam Hartswick described how his TCCC training saved his
life when he was wounded by an IED on a mission in Afghanistan in 2013. After this experience, in spite of the ongoing physical challenges from his wounds, he has now dedicated himself to training others in TCCC.
The attached links and their corresponding documents, including a 2013 letter from Secretary of Defense James Mattis to the Service Chiefs, written while he was the Commander ofthe US Central Command, highlights the importance of TCCC training.
All of the US Armed Services have now endorsed TCCC concepts, but due to
the divided authorities and distributed responsibilities in the DoD organizational structure, TCCC is still not being optimally trained or equipped in our combat forces. This training gap has been noted both in two recent surveys of prehospital trauma care in Afghanistan and in the Joint Trauma System's ongoing combat casualty care performance improvement process.

The need for better TCCC training was a major topic of discussion at last
week's CoTCCC meeting in San Antonio, and I am forwarding the items listed
below for your consideration:

1. Many courses that purport to train TCCC have been shown to contain
incorrect messaging. This suboptimal training this has been directly
responsible for adverse outcomes in our combat casualties. As recommended by
the Director of the Joint Trauma System in the attached 2015 White Paper,
TCCC training for medical personnel should be accomplished through the use
of standardized, high-quality, internationally recognized TCCC-MP courses,
such as those offered by the National Association of Emergency Medical
Technicians (NAEMT).
2. The attached presentation from last week's CoTCCC meeting reviews some
of the adverse casualty outcomes that have occurred as a result of incorrect
messaging in training courses that were supposed to be teaching TCCC. It
also outlines the 20-year strategic partnership between TCCC and NAEMT and
describes how NAEMT, a civilian organization, first began conducting TCCC
training in 2009. As noted in the presentation, COL Jim Geracci, the former
Army III Corps Command Surgeon, implemented the use of NAEMT TCCC-MP courses
to train his command's physicians, PAs, and medics. Another perspective on the need for high-quality, standardized TCCC training was provided by CDR Carl Goforth when he was at the Marine Corps Combat Development Command - his paper is also attached.

3. The attached NAEMT TCCC Fact Sheet provides an overview of NAEMT and
how their TCCC-MP courses are conducted.

If your military unit would like to begin training TCCC-MP courses, or if
you are currently conducting TCCC courses without NAEMT certification,
please contact Ms. Corine Curd at NAEMT (601-924-7744 or
corine.curd@naemt.org ) for information on how your unit can become a
certified NAEMT training site and begin issuing TCCC-MP cards that carry the
endorsement of the American College of Surgeons Committee on Trauma and the
NAEMT as well as the CoTCCC and the Joint Trauma System.

Discussions are also ongoing with the Uniformed Services University of the
Health Sciences and the Defense Medical Readiness Training Institute and
TCCC courses may be included in the course offerings of the Military Training Network in the near future.

V/R -

Frank K. Butler, MD
CAPT MC USN (Ret)
Chairman
Committee on Tactical Combat Casualty Care
Chief
Prehospital Trauma Care
Joint Trauma System
Adjunct Professor of Military and Emergency Medicine Uniformed Services
University of the Health Sciences


En el enlace todos los documentos al respecto en pdf






JTS White Paper TCCC Training - Cover Ltr  https://goo.gl/VNJoQH

JTS White Paper TCCC Training 150910 v12.pdf - https://goo.gl/yJtcNb

Mattis Ltr to Service Chiefs - https://goo.gl/7m2Cfk

NAEMT - TCCC Fact Sheet 9-3-17.pdf - https://goo.gl/yV7Xiu

TCCC 170906 NAEMT TCCC Courses - https://goo.gl/xnLWzH

TCCC Goforth TCCC Standardization JSOM 2016.pdf - https://goo.gl/tyeuVu

Dr. Frank K. Butler CoTCCC Committee of Tactical Combat Casualty Care Chair. Receives the Distinguished Service Award for lifetime achievement

8/27/2017
By: Military Health System Communications Office

Vice Admiral Raquel C. Bono, director of the Defense Health Agency, presented Frank K. Butler, Jr., M.D. with the 2017 Distinguished Service Award, in the category of Combat Casualty Care, today at the Military Health System (MHS) Research Symposium. The Distinguished Service Award is a lifetime achievement award recognizing an individual who contributed significantly to the success of MHS research and who demonstrates outstanding leadership.

According to his nomination, “Butler's name is synonymous with prehospital trauma care.” He facilitated, promoted, and applied the results of MHS research in his roles as a founder of Tactical Combat Casualty Care (TCCC) and director of the Prehospital Care Branch at the Joint Trauma System. His years of dedication and expertise led to multiple casualty care breakthroughs for military application that crossed into the civilian trauma care world. Butler's contributions to trauma care are immeasurable with world-wide acceptance and implementation.

Butler retired as a Captain from the U.S. Navy Medical Corps and is now a staff ophthalmologist for the Naval Hospital, Pensacola. He currently chairs the Committee on TCCC and serves as a medical consultant for the Navy Medical Lessons Learned Center.

Throughout his military career, Butler held many positions beginning with the Platoon Commander for SEAL Team One and the Underwater Demolition Team Twelve, culminating to the command surgeon for the U.S Special Operations Command. To learn more about his exciting career, please view

his official biography.
by NAEMT

Frank K. Butler, Jr., MD PHTLS Consultant to the Committee on Military Medicine Email: Frank.Butler@med.navy.mil Frank K. Butler, Jr., MD, is retired as Captain, Medical Corps, U.S. Navy and is staff ophthalmologist for the Naval Hospital, Pensacola, Fla. He currently chairs the Committee on Tactical Combat Casualty Care and serves as a medical consultant for the Navy Medical Lessons Learned Center. He also serves as president of DSO Medical Consultants, LLC, and as a member of the board of the Undersea and Hyperbaric Medical Society. In addition to serving as a member of the PHTLS Executive Council, Butler is a member of the NOAA Diving Medical Review Board and an ophthalmology consultant for Diver’s Alert Network. Previously, Butler was command surgeon for the United States Special Operations Command; editor, Journal of Special Operations Medicine; and chair, USSOCOM Biomedical Initiatives Steering Committee. He served as a surgeon through the Joint Task Force Five in Afghanistan in 2003 and as Biomedical Research Director for Naval Special Warfare Command. He’s also worked as Chief of Ophthalmology, Naval Hospital Pensacola; Diving Medical Research Officer, Navy Experimental Diving Unit; Platoon Commander for SEAL Team One and Platoon Commander for Underwater Demolition Team Twelve. After attending the Georgia Institute of Technology and earning his M.D. from the Medical College of Georgia, Butler worked as an intern in family practice at the Navy Regional Medical Center, Jacksonville, Fla., from 1980-1981. He completed his ophthalmology residency at the National Naval Medical Center, Bethesda, Md., and served as chief resident, Undersea Medical Officer Training, Navy Undersea Medical Institute. Butler is a Fellow of the American Academy of Ophthalmology and a member of the Undersea and Hyperbaric Medical Society, Special Operations Medical Association, Association of Military Surgeons of the United States, American Medical Association and Wilderness Medical Society. He has published in more than 20 publications, textbooks and symposiums, including for the Undersea Medical Society, Ophthalmology, and the Annals of Surgery







Law Enforcement and First Response Tactical Casualty Care (LEFR-TCC) to Tactical Combat Casualty Care for All Combatants (TCCC-AC). 

Informacion importante sobre transicion de curso NAEMT:
06 de Junio 2017 Direccion NAEMT


El Curso Law Enforcement and First Response Tactical Casualty Care (LEFR-TCC) pasa en lo adelante a impartirse como Tactical Combat Casualty Care for All Combatants (TCCC-AC). 

En Caso de tener alguna duda o requerir alguna aclaracion al respecto, puede comunicarse con su presentante local de la NAEMT o en su caso comunicarse directamente a las propias oficinas de la NAEMT en EUA al siguiente numero (Atentos hablan en Español)

NAEMT Headquarters at 




National Association of Emergency Medical Technicians
PO Box 1400
Clinton, MS 39060-1400

Physical Address:
132-A East Northside Dr.
Clinton, MS 39056
Phone: 601-924-7744
Toll Free: 1-800-34-NAEMT
Fax: 601-924-7325
info@naemt.org



#NAEMT #TCCCAC #TCCLEFR #LEFRTECC#TacticalCourse #TCCC #CoTCCC 

GUIDELINES TCCC for All Combatants TCCC-AC 







TACTICAL COMBACT CASUALTY CARE TCCC - 
PREHOSPITAL TRAUMA LIFE SUPPORT - PHTLS - NAEMT - TCCC -TC3 
El Material del Curso TCCC Tactical Combat Casualty Care es de acceso libre y gratuito, perteneciente CoTCCC Committee on Tactical Combat Casualty Care bajo el apoyo del Departamento de Defensa (DoD) de los Estados Unidos de America EUA 
TCCC Faculty
TECC Director Pais y Facultado Internacional
Director Pais y Facultado Internacional PHTLS 

The Committee on Tactical Combat Casualty Care (CoTCCC) is the Prehospital arm of the Joint Trauma System for the Department of Defense.

The CoTCCC is composed of 42 voting members specially selected as subject-matter experts in trauma, battlefield medicine, tactical medicine, prehospital medicine and their experience in the deployed combat environment. The TCCC Working Group is composed of the CoTCCC and hundreds of subject-matter experts across many domains and liaisons from DoD, Government and Partner nation organizations.

The CoTCCC and the TCCC Working Group focus all of their efforts on providing the best recommendations for training and equipment for our individual service members, combat medics, corpsman, pararescue, and med techs going into harm’s way around the world.

El Comite de Tactical Combat Casualty Care (CoTCCC) es el brazo prehospitalario  del que se articula el Sistema de Trauma del Departamento de Defensa de los EUA.
El CoTCCC está compuesto por 42 miembros votantes especialmente seleccionados  como expertos en materia de trauma, medicina de combate, medicina táctica, medicina prehospitalaria y su experiencia en despliegue en ambientes de combate. El Grupo de Trabajo del CoTCCC está compuesto por cientos de expertos alrededor de dominios y alianzas desde el DOD (Departamento de Defensa). Organizaciones del Gobierno y Organizaciones Asociadas.



El CoTCCC y el Grupo de Trabajo del TCCC enfoca  todo su esfuerzo en para proveer las mejores recomendaciones para entrenamiento y equipamiento para nuestros miembros en servicio de forma individual, Medic (Enfermero de Combate), Cuidador, Pararescue (Especialista en Rescate de la Fuerza Aérea de Estados Unidos) y técnicos médicos yendo dentro de la vía de los que han sufrido daño físico alrededor del mundo


TCCC
El Programa de Formación Continuada  Soporte Vital en el Trauma Prehospitalario (PHTLS) se complace en presentar  en nuestro país, el plan de formación actualizado por el CoTCCC para el curso TCCC (Tactical Combat Casualty Care).

El curso TCCC es un curso complementario al PHTLS para los militares y los soldados que se están instruyendo para el despliegue en operaciones de combate.
El curso PHTLS enseña los principios básicos para el manejo del paciente traumatizado. El contenido de este programa educativo enfatiza la necesidad de contar con un pensamiento crítico y con una base consolidada de conocimientos para modificar la asistencia al paciente dependiendo de la situación, el estado del paciente, los conocimientos y la destreza del interviniente y de los recursos disponibles en el momento en el que se necesita la asistencia. Estas son las prioridades necesarias para aplicar correctamente los principios de una buena asistencia al paciente -  otra forma de ver la “Ciencia y el Arte” del manejo del trauma.

En el entorno del combate, la situación es muy diferente a la del entorno civil. La asistencia al herido en este escenario debe ser la mejor combinación posible de una buena medicina y de una buena táctica de las pequeñas unidades. Es fundamental que los individuos posean las cualidades  tanto tácticas como asistenciales en cuidados médicos adecuadas. Los cuidados específicos en los escenarios tácticos dependerán de la situación táctica, de las lesiones que presente el herido, de los conocimientos y la destreza del primer interviniente (el cuál puede no ser  médico ni sanitario), y del equipo médico que se tenga a mano.

“Con Armas, Casco, Chaleco antibalas y uniforme. Pero en algo somos diferentes, nuestro objetivo. Salvar vidas sin importanos quien sea”          Dr. Ramon REYES, MD, EMT-T

A diferencia de los escenarios de un Departamento de Emergencias, dónde el paciente ES la misión,  en el campo de batalla la asistencia proporcionada a los heridos ES SOLO UNA PARTE de la misión. El TCCC reconoce este hecho y estructura sus directrices para conseguir tres metas prioritarias:
  1. Tratar al herido.
  2. Evitar heridos adicionales.
  3. Completar la misión.
En combate se producen muchos cambios que afectan al cuidado del paciente. Aunque los principios sobre el manejo del trauma pueden ser aplicados, las prioridades asistenciales deben variar significativamente.

El programa TCCC , es un curso de tres días, que se  ha creado para adaptar los principios de un buen manejo del trauma para su empleo exitoso en el campo de batalla.
La necesidad  de un comité en TCCC que asegure que las directrices del TCCC son actualizadas y reflejan  los nuevos avances en la medicina prehospitalaria y la experiencia en combate del TCCC se reflejó en el documento original del TCCC de 1996. 

PHTLS reconoció la importancia del concepto TCCC  en sus inicios y ha trabajado con el CoTCCC conjuntamente en los esfuerzos para darlo a conocer. El primer paso fue publicar el TCCC en el manual PHTLS. El siguiente paso ha sido crear una versión militar del manual PHTLS.

PHTLS se complace en presentar el curso  TCCC para el personal prehospitalario militar y táctico-policial que lo necesite.


• Historia del Curso Tactical Combat Casualty Care (TCCC)
La atención al trauma prehospitalario en el combate varía en muchos aspectos de la atención prehospitalaria al trauma que se practica en el sector civil.

El personal médico de combate encara múltiples desafíos en la asistencia de los miembros heridos de su equipo en entornos tácticos. Deben proporcionar asistencia mientras se encuentran bajo fuego enemigo, a menudo trabajando en la oscuridad con múltiples heridos y equipo limitado. Deben también enfrentarse con tiempos prolongados de evacuación. Los protocolos para el tratamiento desarrollados para los entornos civiles no necesariamente se adaptan bien al campo de batalla. Muertes prevenibles y heridos adicionales innecesarios se pueden producir en el entorno táctico si no son considerados cuando se desarrollan las estrategias de atención al trauma en combate.


La necesidad de reconsiderar la atención al trauma en el entorno táctico ha sido ampliamente reconocida. , , El proyecto Tactical Combat Casualty Care (TCCC) fue iniciado por El Mando de Guerra Naval Especial (Naval Special Warfare Command) en 1993, y continuado posteriormente por el Mando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (U.S. Special Operations Command (USSOCOM)). Este esfuerzo desarrolló un conjunto de protocolos de atención al trauma en combate tácticamente apropiados que fueron publicados como suplemento del manual de Medicina Militar en 1996. Las directrices TCCC proporcionan a los médicos y sanitarios en combate con estrategias de manejo del trauma una combinación de buena medicina con buenas tácticas de las pequeñas unidades.


Las directrices TCCC reconocen que la atención al trauma en el entorno táctico tiene tres objetivos:


1) tratar al herido

2) prevenir heridos adicionales
3) completar la misión.

Las medidas para la atención al trauma propuestas en las directrices originales del TCCC incluían:


• Una aproximación a la atención táctica del trauma en 3-fases

• Torniquetes
• Antibióticos de campaña
• Reanimación con fluidos tácticamente apropiada
• Mejora de la analgesia en combate (IV vs. Morfina IM)
• Vías aéreas nasofaríngeas como dispositivos de primera línea
• Vías aéreas quirúrgicas para traumas maxilofaciales con obstrucción de la vía aérea
• Diagnóstico y tratamiento agresivos del neumotórax a tensión
• Colaboración del Médico de Combate en la redacción de las directrices TCCC
• Entrenamiento basado en escenarios TCCC
• Combinación de buenas tácticas con Buena medicina

Como su nombre implica, el TCCC es praticado durante las misiones de combate. La atención al trauma prehospitalario en lo militar es comúnmente proporcionada por el siguiente personal médico de combate: médicos del Ejército, sanitarios en la Armada y en los Marines, y médicos y “PJ`s” (Pararescatadores) en la Fuerza Aérea.


El TCCC se divide en tres fases: Care Under Fire; Tactical Field Care; Tactical Evacuation Care. En la fase Care Under Fire el personal medico de combate y sus unidades se encuentran bajo fuego hostil efectivo y la asistencia que pueden proporcionar es muy limitada. En la fase Tactical Field Care, el personal médico y sus heridos no se encuentran bajo fuego hostil efectivo, y puede proporcionarse un tratamiento más extenso. En la fase de Tactical Evacuation Care, los heridos son transportados a instalaciones médicas mediante una aeronave o un vehículo terrestre, y se presenta la oportunidad de proporcionar personal y equipamiento médico adicional para incrementar el nivel de asistencia prestada.


El primer curso TCCC tuvo lugar en 1996 en la Oficina Médica Subacuática patrocinado por la Oficina de Medicina y Cirugía Naval (BUMED). Poco después, este entrenamiento fue obligatorio para todos los sanitarios del SEAL . Desde entonces, ha ido ganado gradualmente aceptación en las Fuerzas Armadas estadounidenses - y aliadas . También ha encontrado aceptación en la comunidad médica civil de las fuerzas de seguridad .


La incorporación de las directrices del TCCC en el manual de Soporte Vital al Trauma Prehospitalario (PHTLS) fué un importante avance en el proceso de transición del TCCC. La cuarta edición de este manual, publicado en 1999, contiene por vez primera un capitulo de medicina militar15. Las recomendaciones contenidas en el manual PHTLS llevan la aprobación del Comité del Trauma del Colegio Americano de Cirujanos y de la Asociación Nacional de Técnicos en Emergencias. El TCCC es el único conjunto de directrices de atención al trauma en combate que ha recibido nunca este doble reconocimiento.

• El Comité del Tactical Combat Casualty Care
La necesidad de una actualización periódica de las directrices del TCCC fue reconocida en los comienzos en al desarrollarse el TCCC4. El documento original del TCCC recomendaba que las directrices del TCCC sean actualizadas como sea necesario por un comité del Departamento de Defensa creado a tal efecto. Este concepto fue aprobado por el Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos, y el Comité del Tactical Combat Casualty Care (CoTCCC) fue fundado posteriormente en 2001/2002 como parte del proyecto de investigación biomédica del USSOCOM. El Mando eligió ejecutar el proyecto, el Instituto de Medicina Operacional Naval, posteriormente lo coordinó de manera extensa con los jefes de la Medicina Naval para asegurarse de que sus esfuerzos llegarían a buen término. El BUMED apoyó financieramente y con personal al CoTCCC en sus inicios en el año fiscal de 2004. En los años fiscales 2007-2009, la Oficina General de Cirugía del Ejército y el Instituto de Investigaciones Quirúrgicas del Ejército estadounidense también proporcionó apoyo al Comité.

El principio básico del TCCC consiste en proporcionar la mejor asistencia médica posible combinada con buenas tácticas de las pequeñas unidades, esto fue tan esencial que la lista de miembros del CoTCCC incluye a personal médico de combate como a otros médicos. Esto también es esencial para tener una representación de los tres Ejércitos para asegurarse que las diferencias entre doctrina y experiencia de los departamentos médicos del Ejército, la Armada, y la Fuerza Aérea son reflejadas. Los médicos de combate seleccionados incluyen sanitarios del SEAL de la Armada, sanitarios de la Armad asignados s unidades de Marines, médicos Ranger, sargentos médicos de las Fuerzas Especiales, PJ`s (Pararescatadores) de la Fuerza Aérea, aviadores médicos de la Fuerza Aérea, y especialistas en sanidad de los Guardacostas. La lista de miembros de otras especialidades incluye representaciones de cirugía de trauma, medicina de emergencia, cuidados intensivos, y comunidades de medicina operacional. También están representados los asistentes médicos, planificadores médicos y educadores médicos.
            En 2007, se vio incrementado el protagonismo del TCCC en la Guerra Global Contra el Terror (GWOT). El Mando de Apoyo de Medicina Naval propuso que el CoTCCC fuese ascendido a un mando conjunto superior. Esta tarea fue encargada a las oficinas de las Secretaría de Asistencia del Departamento de Sanidad (ASD/HA) y al Cirujano para la Junta de Jefes de Personal. En marzo de 2008. el CoTCCC fue recolocado para funcionar como una subsecretaría del Consejo de Salud de la Defensa, el cuál tiene como una de sus misiones el proporcionar consejos médicos a los tres servicios de Cirugía General y a la ASD/HA.


• Actualizaciones TCCC 2003 y 2006
El  CoTCCC ha continuado controlando tanto los avances en medicina y tecnología como los cambios en las técnicas y procedimientos de combate que se han ido produciendo desde el 2001. Ha utilizado esta información para  la actualización continuada de las directrices del TCCC. Esto era inicialmente realizado en ciclos de 3-4 años que coincidía con la publicación del manual PHTLS. Actualmente se han dado cuenta de que las directrices deben ser actualizadas básicamente con mayor frecuencia y  de que las directrices podrán también ser publicadas de forma más temprana usando la tecnología basada en Internet.

El  CoTCCC actualiza las directrices basándose en: 1) en la revisión continua de las publicaciones de medicina prehospitalaria civiles y militares; 2) en la interacción continua con los laboratorios militares de investigación de atención a heridos en combate; 3) datos de primera mano procedentes de sanitarios de combate, médicos, y PJ`s experimentados; 4) opiniones de expertos tanto militares como civiles.


Las ediciones de 2003 y 2006 (quinta16 y sexta17) del Manual PHTLS incorporan un número adicional de técnicas y tecnologías dentro de las directrices del TCCC, incluyendo:
  • Agentes Hemostáticos
  • Dispositivos de infusion intraósea
  • Paquete de Píldoras de Combate (antibióticos y analgésicos orales)
  • Reanimación hipotensiva con Hextend
  • Aplicadores de Fentanilo
  • Prevención de la hipotermia
  • Manejo de combatientes hostiles heridos
  • 8 Reglas básicas para determinar las prioridades de evacuación
significativo de heridos iraquíes civiles y militares."18 La 101 División Aerotransportada cExperiencia en Combate con el TCCC en la Guerra
Un artículo en la “Punta de Lanza”, publicación oficial  del Mando de Operaciones Especiales de Estados Unidos, afirma que: “Múltiples informes procedentes de Primeros Intervinientes de OE`s acreditan que las técnicas y el equipamiento TCCC están salvando vidas en el campo de batalla”20 El General Doug Brown, Comandante del USSOCOM, mandó una carta de agradecimiento al Cirujano General del Ejército por el excepcional trabajo realizado por el Instituto de Investigación Quirúrgica de Ejercito de los Estados Unidos (USAISR) en el establecimiento de un programa piloto llamado “Iniciativa de Transición” a una trayectoria rápida hacia un nuevo entrenamiento y equipamiento TCCC para desplegar unidades de OE`s y para recopilar datos acerca del éxito de estas medidas.Numerosos estudios publicados en la literatura médica y testimonios recogidos de los primeros intervinientes en combate han documentado que el TCCC está salvando vidas en el campo de batalla y está mejorando la continuidad táctica de las misiones en las que se produce el herido.

Tarpey describe el uso del TCCC por elementos de la Tercera División de Infantería en la fase inicial de la guerra en Iraq: “La adopción e implementación de los principios del TCCC por el pelotón médico de la Task Force 1-15 en OIF 1 resultan en un éxito arrollador. En más de 25 días de continuos combates con 32 bajas amigas, muchas de ellas graves, tuvimos 0 Muertos en Combate y 0 Muertos por Heridas, mientras tratábamos  simultáneamente a un número 
omprobó que “por la enseñanza y la utilización de ideas (TCCC), la 101 había alcanzado una de las tasa más elevadas de supervivencia en combate que ninguna otra unidad en el Ejército.” 19

 Uno de los principales médicos de la lista de la Unidad de Misiones Especiales del Ejército quién ha tenido experiencia extensa en la utilización del TCCC parar el tratamiento de heridos en combate, en una presentación a la Asociación Médica de Operaciones Especiales en Diciembre de 2005, hizo la siguiente recomendación: “Implementar el TCCC en todos los entrenamientos de servicios médicos AHORA.” 6La carta del General Brown afirma que el programa TCCC del USAIRS tuvo:”…produjo avances reseñables en la habilidad de nuestra fuerza para el manejo exitoso del trauma en combate.” 21 22
    
Un equipo del Centro Médico Militar empleó un entrenamiento basado en el TCCC para preparar a 1317 médicos de combate para el despliegue en Iraq y Afganistán. De los 140 médicos que se desplegaron posteriormente en Iraq por un periodo de un año,  “el 99% indicó que los principios aprendidos en el curso TCCC le ayudó con el manejo de heridos durante su despliegue.”23 (Sohn 2006)
El diario escrito por Holcomb et al sobre heridos en combate en Iraq y Afganistán documentó que las fuerzas estadounidenses en estos conflictos están experimentando la mayor tasa de supervivencia de su historia. Ellos identificaron el TCCC como uno de los mayores factores responsables de alcanzar este hito.” 24
El Tratado de Eastridge sobre el reciente desarrollo de Sistemas de Trauma en Teatros Conjuntos afirma: “Otros cursos como el Tactical Combat Casualty Care, Cirugía de Emergencia  de Guerra, y el Curso de Manejo del Trauma en Combate de las Fuerzas Conjuntas, han revolucionado la forma de entrenamiento de los proveedores médicos para el despliegue en tiempo de guerra.” 25
    
     Beekley y sus colegas publicaron recientemente un documento repasando las mayores lecciones quirúrgicas aprendidas en los conflictos actuales. Nueve de los 19 avances que se discutieron fueron estrategias de manejo en combate implementadas por la mayor parte por las directrices del TCCC.” 26
Quizás la intervención individual más exitosa del TCCC ha sido la reintroducción generalizada del uso del torniquete en combate. Pese a que no se está yendo a la GWOT con torniquetes modernos, las tropas del Ejército estadounidense actualmente transportan de forma rutinaria torniquetes bien hechos en combate.  Se ha comprobado la efectividad extraordinaria de los torniquetes en el salvamento de vidas de heridos con trauma aislado en una extremidad27 con muy pocas complicaciones2728. Otras intervenciones del TCCC como las vías aéreas nasofaríngeas, antibióticos orales, descompresión torácica de un neumotórax a tensión, y las vías aéreas quirúrgicas, no tiene una efectividad probada, pero también ayudan a reducir tanto las necesidades de entrenamiento como la cantidad de equipo médico acarreado por el personal médico de combate comparados con las técnicas previas del manejo del trauma en combate.” 6 
     Un documento reciente de Mabry y McManus publicado en Medicina de Cuidados Críticos ha reflejado que “El nuevo concepto del Tactical Combat Casualty Care ha revolucionado el manejo de heridos de combate en el entorno táctico prehospitalario.” 29 (Mabry 2008)
     Una carta del  Dr. Jeff Salomone (Presidente del Subcomité Prehospitalario del Comité de Trauma del Colegio Americano de Cirujanos) al Secretario Asistente de Defensa para Asuntos de Salud en el 10 de junio de 2008 afirma: Escribo para dar mi enhorabuena por los recientes avances espectaculares en la aplicación de los cuidados prehospitalarios por los militares estadounidenses. Múltiples publicaciones recientes demuestran que el Tactical Combat Casualty Care está salvando vidas en el campo de batalla.” 30
     En palabras de dos médicos de combate de las Fuerzas Especiales  experimentados: “El TCCC identifica las causa de mortalidad en combate y los procedimientos esenciales para su tratamiento (Ej., torniquetes, punción torácica, etc.)  a ayudado sobremanera al médico a centrarse en la utilización del espacio cúbico de su equipo para los tratamientos vitales más relevantes” 31
En Anales de Cirugía, Holcomb et al examinando las primeras 82 bajas de Operaciones Especiales en la Guerra Global Contra el Terror encontró que dos tercios de los individuos de los 12 que murieron de heridas que eran potencialmente prevenibles pudieron salvarse simplemente por la apropiada aplicación de los principios del TCCC. 32 (Holcomb 2007).


El TCCC en el Departamento de Defensa de Estados Unidos
Un indicador del dramático éxito del TCCC en combate ha sido la ràpida expansión del espectro de usuarios en los años recientes. La orden del USSOCOM de entrenamiento en TCCC para sus fuerzas en 200533 y, en colaboración con el USAISR, ESTABLEERON LA Iniciativa de Transición a una trayectoria rápida hacia un nuevo entrenamiento  y equipamiento TCCC para sus unidades. 21
El BUMED en la revisión que dirigió del TCCC en 2006/2007 encontró que actualmente el TCCC es utilizado no solamente por las unidades de Operaciones Especiales, sino por el resto de las unidades convencionales del Ejército de Estados Unidos. 34-38, 6, 7 Desde febrero de 2009, el Ejército está ahora ordenando que todos los miembros de los departamentos médicos realicen un entrenamiento en trauma previo al despliegue que incluya el TCCC.

En Marzo de 2009, un memorándum del Dr. Ward Cascells, el Secretario Asistente de Defensa par Asuntos de Salud, recomendó a los servicios militares que el TCCC sea usado como el estándar para el entrenamiento del personal médico de combate en el Ejército para el manejo del trauma en el entorno táctico prehospitalario. (Cascells 2009)



Este  incremento en 2009 demuestra que los conceptos básicos del TCCC están sonando y están teniendo éxito en el campo de batalla. Pese a esto,  los informes publicados de bajas con heridas potencialmente prevenibles corresponden a entre el 18-28% de todas las bajas en la GWOT,32 , dos unidades han informado de dos muertes no potencialmente prevenibles en sus unidades hasta la fecha. Ktwal informó de que a pesar de que el 75 Regimiento Ranger había sufrido 482 bajas en Iraq y Afganistán hasta el 28 de Agosto de 2008 (incluyendo 31 muertes), no habían identificado muertes no prevenibles en sus unidades Ranger- un logro verdaderamente destacable en siete años de guerra. Similarmente, Pennardt informó de ninguna muerte no potencialmente prevenible entre las 201 bajas (incluyendo 12 muertes) sufridas por su unidad desde que comenzó el presente conflicto.
El factor común compartido por estas dos unidades es que tienen un largo recorrido estándar de enseñanza del TCCC a cada combatiente de sus unidades, de forma que tienen las intervenciones salva-vidas más críticas, como los torniquetes, pueden ser realizadas por todos y cada uno de los miembros de la unidad. Su éxito enfatiza la necesidad de reflejar esta práctica en otras unidades de combate. La tabla 19-1 contienen el conjunto de habilidades recomendadas para el personal médico de combate, Sanitarios (personal no-médico con entrenamiento extra en TCCC), y todos los combatientes en el campo de batalla. Estas habilitaciones generales de los principios del  TCCC en el DoD son un resultado directo de los informes positivos mencionados previamente considerando el éxito del TCCC en los campos de batalla de la GWOT. Estos avances sostienen la gran promesa de que el uso generalizado del TCCC en los años venideros ayudará a asegurase de que el personal de combate médico de los Estados Unidos continuará adquiriendo las mejores habilidades posibles para ayudar en la asistencia de nuestros soldados heridos en el campo de batalla.


• Utilidad del TCCC en el entorno civil
Históricamente, muchas de las lecciones aprendidas  en la asistencia de heridos en el ámbito militar han encontrado aplicación en la atención al trauma civil.

En fechas recientes, los servicios SEM civiles han sido alertados para prestar asistencia en numerosos tiroteos en escuelas, tiroteos en centros comerciales, y otros actos de terrorismo que presentan factores tácticos similares a los encontrados en el combate. La amenaza de recibir fuego hostil, teniendo que asistir a múltiples heridos a cubierto, y tiempos prolongados de evacuación han entrado en juego.


Las masacres de Columbine y del Tecnológico de Virginia son ejemplos que ilustran que, incluso en entornos urbanos, comenzar el tratamiento, y el transporte de heridos puede requerir tácticas y entrenamiento fuera de los parámetros de los protocolos estándar del SEM.


La adopción de las directrices aplicables del TCCC dentro de los programas tácticos del SEM y la aplicación de estos principios a las operaciones tácticas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado puede resultar en una mejor continuidad táctica y vidas adicionales salvadas cuando los heridos se producen durante el transcurso de estas operaciones.



MEDICINA PREHOSPITALARIA CIVIL vs MEDICINA TACTICA 





A simple vista, ambos libros parecen lo mismo. De hecho, en su gran mayoría, son el mismo libro. La única diferencia es que el libro verde tiene unos capítulos adicionales. Pero existen unas diferencias trascendentales entre la versión regular y la versión táctica.
El ejército indentificó una lista de problemas en el contenido y la metodología de enseñanza. Cuando se mejoraron esas deficiencias, las estadísticas de sobrevivencia de pacientes severamente heridos mejoró significativamente. El resultado ha sido que hoy día tenemos las mejores estadísticas de sobrevivencia dentro de situaciones de combate en la historia reciente (desde WWII en adelante).
Muchos de los problemas que el ejército encontró son también aplicables al entorno civil y urbano. En adición, muchas de las soluciones que el ejército implementó son igualmente aplicables en las operaciones cotidianas. No me refiero a la respuesta a incidentes de tirador activo en áreas urbanas… me refiero a las operaciones rutinarias prehospitalarias e intrahospitalarias.
Sería un error ignorar estas lecciones aprendidas simplemente porque son del “ejército” y “no me aplican a mi”. Quien no conoce su historia está condenado a repetirla.
El problema
En situaciones de combate, el cuidado médico puede ocurrir bajo circunstancias extremas tales como fuego cruzado, poca iluminación, múltiples víctimas y poco equipo. En adición, en algunas ocasiones la extracción y transporte se puede retrasar si el hacerlo pone en peligro la misión y más soldados. Las guías de tratamiento que han sido diseñadas en ambientes civiles no se traducen adecuadamente a este tipo de escenario.
Aunque fuera “sentido común” desarrollar guías más específicas, el cuidado médico bajo estas circunstancias había estado basado en los mismos principios civiles:
  • Proveer cuidado médico sin ninguna consideración a la situación que se desenvuelve alrededor. El mundo no se detiene porque alguien resultó herido. Las operaciones de combate continuan alrededor del herido.
  • No usar torniquetes para controlar hemorragias. A pesar de que los tenían en sus equipos, los cursos iniciales enfatizaban en no usarlos, creando conflicto y retrasando su implementación.
  • No usaban vendajes hemostáticos.
  • Todas las víctimas de trauma significativo debían tener 2 accesos IV. En esa época se enfatizaba hacer esto en la escena aunque cada uno de los accesos vasculares tomara tiempo en lograrse.
  • Tratamiento de shock hipovolémico con grandes volúmenes de cristaloides. En esa época no pensábamos que subir rápidamente la presión puede provocar la ruptura del coágulo y que grandes volúmenes diluyen los factores de coagulación.
  • Ningún método de acceso IO. El acceso intravenoso no siempre es una opción.
  • Manejo de la vía aérea en trauma facial mediante intubación endotraqueal. Hay pacientes que son inintubables.
  • Precauciones espinales aplicadas universalmente. Prevenir las complicaciones de lo que no ha ocurrido es tan lógico como permitir que el fuego cruzado nos mate mientras le colocamos una tabla larga.
  • Ninguna consideración a prevenir la hipotermia. Lo que no se mide no se puede mejorar. La hipotermia ocurre. Haga la prueba: acuéstese con ropas mojadas sobre una superficie fría y beba 1 litro de agua a temperatura ambiente (que de por sí ya están más fríos que su cuerpo). Dejo a su discreción si deja el aire acondicionado prendido o apagado. Si no siente frío, visite a su endocrinólogo favorito.
En muchos lugares esto todavía puede sonar familiar…aún hoy día.
Evolución urbana – evolución táctica
Los cambios en la medicina urbana no provienen exclusivamente de la medicina táctica. Es decir, no hemos progresado exclusivamente por lo que el mundo militar nos ha enseñado. También ha ocurrido al revés. El mundo militar ha adoptado conceptos donde el mundo civil ha sido pionero.
Lo que el mundo de trauma en combate nos está enseñando es que tenemos que desarrollar la capacidad de adaptarnos a las circunstancias del entorno y del paciente para proveer la mejor medicina posible. Nos enseña que no siempre el mismo abordaje es la solución a los problemas de un paciente determinado. Aunque suena lógico, la realidad es que el sentido común es el menos común de los sentidos.
El término táctico no significa combate
La definición de táctica es el método empleado para lograr un objetivo.
Cuando decimos táctico rápido pensamos en el color negro (o verde olivo), y en combate. Sin embargo, el término medicina táctica realmente debe evocar lo que está verdaderamente ocurriendo. Las necesidad obliga a adaptarse. Esa adaptación significa escoger los pasos necesarios para lograr los objetivos. La medicina táctica significa que nos estamos adaptando a las circunstancias para lograr los objetivos.
Lo que todo proveedor urbano debe aprender
La siguiente lista detalla algunos de los principios de la medicina de combate que muy bien podrían aplicar a cualquier paciente en un escenario urbano. No estoy diciendo que aplica a TODOS los pacientes en un entorno urbano. Hay un sinnúmero de circunstancias que pueden imitar el entorno de combate lo que nos obliga a usar tácticas similares.
  • ESCENARIOS – Ningún plan sobrevive al contacto con el enemigo. Siempre es necesario adaptarse. Si el proveedor no se puede adaptar, posiblemente todos sufrirán las consecuencias.
  • Torniquetes – Existen muchas razones en el entorno urbano por las cuales podemos querer detener un sangrado AHORA MISMO. La primera razón es obvia: el sangrado amenaza la vida. ¿Cuánta sangre tenemos que dejar salir antes de decidir que llegó el momento de cerrar la llave? Igualmente existen otras circunstancias tales como la necesidad de realizar otras intervenciones. A diferencia del torniquete, la presión directa requiere presión continua. Es decir, el proveedor tiene que quedarse con el paciente haciéndole presión directa. El torniquete, en cambio, se coloca y libera al proveedor para hacer otras intervenciones tales como manejar la vía aérea, respiración y circulación. En adición, permite al proveedor atender otras víctimas dentro de un incidente con múltiples víctimas que requieran atención inmediata.
  • Antibióticos – Los transportes urbanos suelen ser lo suficientemente rápidos como para requerir antibióticos, pero las operaciones dentro de un desastre, o un incidente en un lugar remoto, pueden extenderse al punto donde las complicaciones asociadas a las infecciones sean la causa del compromiso del paciente.
  • Resucitación con fluídos – La administración de fluídos busca lograr el mínimo de perfusión adecuada. La primera transfusión debe ocurrir luego de 1 litro de solución isotónica en pacientes con shock hemorrágico mientras se logra el control definitivo del sangrado.
  • Manejo de vía aérea efectivo – El manejo de la vía aérea es una de las destrezas fundamentales del proveedor de resucitación, esté donde esté. Los pacientes con trauma maxilofacial severo con obstrucción de la vía aérea pueden necesitar una vía aérea quirúrgica. ¿Existe alguna otra opción cuando el paciente no puede proteger su propia vía aérea (incluyendo reposición) y no existe método que funcione
  • Combinar buenas tácticas con buena medicina.
Otros puntos importantes que la medicina ya conoce pero que se enfatizan dentro de las operaciones de combate son:
  • Diagnóstico y manejo inmediato del pneumotórax a tensión – TODOS los pacientes con pneumotórax a tensión deben ser descomprimidos inmediatamente. Esto aplica a todos los escenarios.
  • Analgesia apropiada – El dolor y sufrimiento no es necesario para nada. Si el paciente es capaz de sentir dolor, el tratamiento del dolor debe comenzar de inmedidato.
Medicina Operacional
Existen muchas circunstancias donde tenemos que adaptar nuestras tácticas a diferentes circunstancias. En cada uno de los siguientes ejemplos las circunstancias imponen restricciones que, de ignorarlas, pondrían al mejor proveedor médico en aprietos si no puede adaptarse.
Medicina de combate – todo este artículo está dedicado a esto. En el ambiente urbano, los incidentes con tiradores activos y los incidentes con múltiples víctimas son aplicables.
Medicina de desastres – tiempos prolongados hasta el cuidado definitivo
Medicina en lugares remotos – operaciones de búsqueda y rescate
Conclusión


El Tactical Emergency Casualty Care, el Tactical Combat Casualty Care y el Prehospital Trauma Life Support son mutuamente complementarios. Todo profesional de la salud que provea cuidados a pacientes de trauma debe tener en su bagaje de conocimientos y experiencias las destrezas necesarias para adaptarse a las necesidades del entorno y de su paciente.
• Bibliografía
Heiskell LE, Carmona RH: Tactical emergency medical services: an emerging subspecialty in emergency medicine. Ann Emerg Med 1994; 23: 778-785
2 Bellamy RF: How shall we train for combat casualty care? Mil Med 1987 Dec; 152(12): 617-21
3 Baker MS: Advanced trauma life support: is it acceptable stand-alone training for military medicine? Mil Med 1994 Sep; 159(9): 581-90
4 Butler FK, Hagmann J, Butler EG: Tactical Combat Casualty Care in Special Operations. Mil Med 1996;161(Supp):1-16
5 Richards TR: Commander, Naval Special Warfare Command letter 1500 Ser 04/0341; 9 April 1997
6 Butler FK, Holcomb JB, Giebner SG, McSwain NE, Bagian J: Tactical Combat Casualty Care 2007: Evolving Concepts and Battlefield Experience. Milit Med 2007; 172(S):1-19
7 Holcomb, John B: The 2004 Fitts Lecture: Current Perspectives on Combat Casualty Care. J Trauma 2005; 59:990-1002
8 Butler FK: Tactical Medicine Training for SEAL Mission Commanders. Milit Med 2001; 166: 625-631
9 DeLorenzo, RA: Medic for the millennium: the U.S. Army 91W health care specialist. Mil Med 2001Aug; 166(8): 685-8
10 Pappas CG: The Ranger Medic. Mil Med 2001; 166: 394-400
11 Allen RC, McAtee JM: Pararescue Medications and Procedures Manual. Air Force Special Operations Command Publication; January 1999
12 Malish RG: The preparation of a Special Forces company for pilot recovery. Milit Med 1999; 164: 881-884
13 Krausz MM: Resuscitation Strategies in the Israeli Army. Presentation to the Institute of Medicine Committee on Fluid Resuscitation for Combat Casualties. 17 September 1998
14 McDevitt I: Tactical Medicine. Boulder, CO; Paladin Press; 2001
15 McSwain NE, Frame S, Paturas JL, eds: Prehospital Trauma Life Support Manual. Akron, Mosby, Fourth Edition, 1999
16 McSwain NE, Frame S, Salome JP, eds: Prehospital Trauma Life Support Manual. Akron, Mosby, Fifth Edition, 2003 (Second Printing)
17 McSwain NE, Salome JP, eds: Prehospital Trauma Life Support Manual. Akron, Mosby, Sixth Edition, 2006
18 Tarpey M: Tactical Combat Casualty Care in Operation Iraqi Freedom. U.S. Army Medical Department Journal 2005; April-June:38-41
19 Gresham J: The Year in Military and Veteran's Medicine; 2005-2006
20 Bottoms M: Tactical Combat Casualty Care - Saving Lives on the Battlefield. Tip of the Spear (Command Publication of the U.S. Special Operations Command); June, 2006:34-35
21 Butler FK, Holcomb JB: The Tactical Combat Casualty Care Transition Initiative. U.S. Army Medical Department Journal. April-June;2005
22 Brown BD: Letter of Commendation to Army Medical Command. Commander, U.S. Special Operations Command letter of 17 August 2005
23 Sohn VY, Miller JP, Koeller CA, et al: From the combat medic to the forward surgical team: the Madigan Model for improving trauma readiness of brigade combat teams fighting the global war on terror. J Surg Res 2007;138:25-31
24 Holcomb JB, Stansbury LG, Champion HR, Wade C, Bellamy RF: Understanding Combat Casualty Care Statistics. J Trauma 2006;60:397-401
25 Eastridge BJ, Jenkins D, Flaherty S, Schiller H, Holcomb JB: Trauma system development in a theater of war: experiences from Operation Iraqi Freedom and Operation Enduring Freedom. J Trauma 2006;1366-1373
26 Beekley AC, Starnes BW, Sebesta JA: Lessons Learned from modern Military Surgery.
Surg Clin N Am 2007;87:157-184
27 Kragh JF, Walters TJ, Baer, DJ, et al: Survival with emergency tourniquet use to stop bleeding in major limb trauma. Ann Surg 2009;249:1-7
28 Kragh JF, Walters TJ, Baer DG, Fox CJ, Wade CE, Salinas J, Holcomb JB: Practical use of emergency tourniquets to stop bleeding in major limb trauma. J Trauma 2008;64:S38-S50
29 Mabry R, McManus JG: Prehospital advances in the management of severe penetrating trauma. Crit Care Med 2008;36:S258-266
30 Salomone J: Letter to Assistant Secretary of Defense for Health Affairs dtd 10 June 2008
31 Hetzler MR, Ball JA: Thoughts on aid bags: Part One. Journal of Special Operations Medicine 2008;47-53
32 Holcomb JB, McMullen NR, Pearse L, Caruso J, Wade CE, Oetjen-Gerdes L, Champion HR, Lawnick M, Farr W, Rodriguez S, Butler FK: Causes of Death in Special Operations Forces in the Global War on Terror. Annals of Surgery 2007;245:986-991
33 Brown BD: Special Operations Combat Medic Critical Task List. Commander, U.S. Special Operations Command letter of 9 March 2005
34 Bureau of Medicine and Surgery (Navy Surgeon General): Tactical Combat Casualty Care Training; message of 111622Z Dec 2006
35 U.S. Marine Corps Message 02004Z Aug 06: Tactical Combat Casualty Care (TCCC) and Combat Lifesaver (CLS) Fundamentals, Philosophies, and Guidance
36 U.S. Coast Guard message 221752Z Nov 2006: Tactical Medical Response Program
37 Hostage GM: USSOCOM visit to the Pararescue medical course at Kirtland AFB Sept 05; Air Force Education and Training Command letter 8 Sept 05.
38 Kiley KC : Operational Needs Statement for Medical Simulation Training Centers for Combat Lifesavers and Tactical Combat Casualty Care Training. Army Surgeon General Letter DASG-ZA of 1 Sept 2005
39 All Army Activities Message 0902031521Z: Mandatory Predeployment Trauma Training for Army Medical Department Personnel; 3 February 2009
40 Kelly JF, Ritenhour AE, McLaughlin DF, et al: Injury severity and causes of death from Operation Iraqi Freedom and Operation Enduring Freedom: 2003-2004 versus 2006. J Trauma 2008;64:S21-S27
41 Kotwal R, Montgomery H: TCCC in the 75th Ranger Regiment. Presentation at the TCCC First Responder Conference; September 2008
42 Pennardt A: TCCC in One Special Operations Unit; Presentation at CoTCCC Meeting; 3 February 2009
43 Casscells W: Tactical Combat Casualty Care. Assistant Secretary of Defense for Health Affairs memo; 4 March 2009


Dr. Ramon Reyes Diaz, MD 
Instructor
TCCC Tactical Combat Casualty Care 


Grupo en facebook TCCC Tactical Combat Casualty Care 








Curso T.E.C.C. 


TACTICAL EMERGENCY CASUALTY CARE . 

Sevilla, ESPAÑA 28 Septiembre 2017











TELEFUNKEN AED
DISPONIBLE EN TODA AMERICA
6 AÑOS DE GARANTIA (ECONOMICO)
TELEFUNKEN AED DISPONIBLE EN TODA AMERICA 6 AÑOS DE GARANTIA (ECONOMICO)http://goo.gl/JIYJwk

Follow me / INVITA A TUS AMIGOS A SEGUIRNOS

+34 640 220 306 (Numero Internacional en España)

eeiispain@gmail.com

Skype: drtolete

Facebook: @drramonreyesdiaz

LinkeIn https://es.linkedin.com/in/drramonreyes

Twitter: @DrtoleteMD

Instagram: https://www.instagram.com/drtolete/

¿Por qué el Desfibrilador TELEFUNKEN?

El DESFIBRILADOR de Telefunken es un DESFIBRILADOR AUTOMÁTICO sumamente avanzado y muy fácil de manejar.

Fruto de más de 10 años de desarrollo, y avalado por TELEFUNKEN, fabricante con más de 80 años de historia en la fabricación de dispositivos electrónicos.

El desfibrilador TELEFUNKEN cuenta con las más exigentes certificaciones.

Realiza automáticamente autodiagnósticos diarios y mensuales.

Incluye bolsa y accesorios.

Dispone de electrodos de "ADULTO" y "PEDIÁTRICOS".
Tiene 6 años de garantía.
Componentes kit de emergencias
Máscarilla de respiración con conexión de oxígeno.
Tijeras para cortar la ropa
Rasuradora.
Guantes desechables.

¿ Qué es una Parada Cardíaca?

Cada año solo en paises como España mueren más de 25.000 personas por muerte súbita.

La mayoría en entornos extrahospitalarios, y casi el 80-90 % ocasionadas por un trastorno eléctrico del corazón llamado"FIBRILACIÓN VENTRICULAR"

El único tratamiento efectivo en estos casos es la "Desfibrilación precoz".

"Por cada minuto de retraso en realizar la desfibrilación, las posibilidades de supervivencia disminuyen en más de un 10%".

¿ Qué es un desfibrilador ?

El desfibrilador semiautomático (DESA) es un pequeño aparato que se conecta a la víctima que supuestamente ha sufrido una parada cardíaca por medio de parches (electrodos adhesivos).

¿ Cómo funciona ?

SU FUNDAMENTO ES SENCILLO:

El DESA "Desfibrilador" analiza automáticamente el ritmo del corazón. Si identifica un ritmo de parada cardíaca tratable mediante la desfibrilación ( fibrilación ventricular), recomendará una descarga y deberá realizarse la misma pulsando un botón.

SU USO ES FÁCIL:

El desfibrilador va guiando al reanimador durante todo el proceso, por medio de mensajes de voz, realizando las órdenes paso a paso.

SU USO ES SEGURO:

Únicamente si detecta este ritmo de parada desfibrilable (FV) y (Taquicardia Ventricular sin Pulso) permite la aplicación de la descarga. (Si por ejemplo nos encontrásemos ante una víctima inconsciente que únicamente ha sufrido un desmayo, el desfibrilador no permitiría nunca aplicar una descarga).

¿Quién puede usar un desfibrilador TELEFUNKEN?

No es necesario que el reanimador sea médico, Enfermero o Tecnico en Emergencias Sanitarias para poder utilizar el desfibrilador.

Cualquier persona (no médico) que haya superado un curso de formación específico impartido por un centro homologado y acreditado estará capacitado y legalmente autorizado para utilizar el DESFIBRILADOR (En nuestro caso la certificacion es de validez mundial por seguir los protolos internacionales del ILCOR International Liaison Committee on Resuscitation. y Una institucion de prestigio internacional que avale que se han seguido los procedimientos tanto de formacion, ademas de los lineamientos del fabricante como es el caso deeeii.edu

TELEFUNKEN en Rep. Dominicana es parte de Emergency Educational Institute International de Florida. Estados Unidos, siendo Centro de Entrenamiento Autorizado por la American Heart Association y American Safety and Health Institute (Por lo que podemos certificar ILCOR) Acreditacion con validez en todo el mundo y al mismo tiempo certificar el lugar en donde son colocados nuestros Desfibriladores como Centros Cardioprotegidos que cumplen con todos los estanderes tanto Europeos CE como de Estados Unidos y Canada

DATOS TÉCNICOS

Dimensiones: 220 x 275 x 85mm

Peso: 2,6 Kg.

Clase de equipo: IIb

ESPECIFICACIONES

Temperatura: 0° C – + 50° C (sin electrodos)

Presión: 800 – 1060 hPa

Humedad: 0% – 95%

Máximo Grado de protección contra la humedad: IP 55

Máximo grado de protección contra golpes:IEC 601-1:1988+A1:1991+A2:1995

Tiempo en espera de las baterías: 3 años (Deben de ser cambiadas para garantizar un servicio optimo del aparato a los 3 años de uso)

Tiempo en espera de los electrodos: 3 años (Recomendamos sustitucion para mantener estandares internacionales de calidad)

Número de choques: >200

Capacidad de monitorización: > 20 horas (Significa que con una sola bateria tienes 20 horas de monitorizacion continua del paciente en caso de desastre, es optimo por el tiempo que podemos permanecer en monitorizacion del paciente posterior a la reanimacion)

Tiempo análisis ECG: < 10 segundos (En menos de 10 seg. TELEFUNKEN AED, ha hecho el diagnostico y estara listo para suministrar tratamiento de forma automatica)

Ciclo análisis + preparación del shock: < 15 segundos

Botón información: Informa sobre el tiempo de uso y el número de descargas administradas durante el evento con sólo pulsar un botón

Claras señales acústicas y visuales: guía por voz y mediante señales luminosas al reanimador durante todo el proceso de reanimación.

Metrónomo: que indica la frecuencia correcta para las compresiones torácicas. con las Guias 2015-2020, esto garantiza que al seguir el ritmo pautado de compresiones que nos indica el aparato de forma acustica y visual, podremos dar RCP de ALTA calidad con un aparato extremadamente moderno, pero economico.

Normas aplicadas: EN 60601-1:2006, EN 60601-1-4:1996, EN 60601-1:2007, EN 60601-2-4:2003

Sensibilidad y precisión:

Sensibilidad > 90%, tip. 98%,

Especificidad > 95%, tip. 96%,

Asistolia umbral < ±80μV

Protocolo de reanimación: ILCOR 2015-2020

Análisis ECG: Ritmos cardiacos tratables (VF, VT rápida), Ritmos cardiacos no tratables (asistolia, NSR, etc.)

Control de impedancia: Medición9 de la impedancia continua, detección de movimiento, detección de respiración

Control de los electrodos : Calidad del contacto

Identificación de ritmo normal de marcapasos

Lenguas: Holandés, inglés, alemán, francés, español, sueco, danés, noruega, italiano, ruso, chino

Comunicación-interfaz: USB 2.0 (El mas simple y economico del mercado)

Usuarios-interfaz: Operación de tres botones (botón de encendido/apagado , botón de choque/información.

Indicación LED: para el estado del proceso de reanimación. (Para ambientes ruidosos y en caso de personas con limitaciones acusticas)

Impulso-desfibrilación: Bifásico (Bajo Nivel de Energia, pero mayor calidad que causa menos daño al musculo cardiaco), tensión controlada

Energía de choque máxima: Energía Alta 300J (impedancia de paciente 75Ω), Energía Baja 200J