Facebook Dr. Ramon Reyes Diaz, MD

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

domingo, 29 de noviembre de 2015

TETANOS


Opistótonos

    
Es una afección en la cual el cuerpo se sostiene en una postura anormal. La persona por lo general está rígida y arquea la espalda, con la cabeza tirada hacia atrás. Si una persona con opistótonos se recuesta boca arriba, sólo la parte posterior de la cabeza y los talones tocan la superficie de apoyo.
Ver también: postura anormal

Consideraciones

El opistótonos es mucho más común en bebés y en niños que en los adultos. Además, es más exagerado en bebés y niños debido a que sus sistemas nerviosos son menos maduros.

Causas

El opistótonos puede ocurrir en los bebés con meningitis. También puede ocurrir como un signo de reducción de la función cerebral o lesión al sistema nervioso.
Otras causas pueden ser:
Los medicamentos, como las fenotiazinas y otros antipsicóticos, pueden causar un efecto secundario conocido como reacción distónica aguda y el opistótonos puede ser parte de esta reacción.
En raras ocasiones, los bebés nacidos de mujeres que beben grandes cantidades de alcohol durante el embarazo pueden tener opistótonos debido a la abstinencia alcohólica.

Cuidados en el hogar

Una persona que padezca opistótonos necesitará atención en un hospital.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si este síntoma se presenta, acuda al servicio de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos). Normalmente, el opistótonos es un síntoma de otras afecciones que son bastante serias como para que la persona busque atención médica.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Esta afección se evalúa en un hospital y se pueden tomar las medidas de emergencia necesarias.
El médico elaborará la historia médica y realizará un examen físico para buscar la causa del opistótonos.
Algunas de las preguntas de la historia clínica pueden ser:
  • ¿Cuándo empezó este comportamiento?
  • ¿Se adopta siempre el mismo tipo de postura?
  • ¿Qué otros síntomas precedieron o se presentaron con la postura anormal (como fiebre, cuello rígido o dolor de cabeza)?
  • ¿Existe algún antecedente reciente de enfermedad?
El examen físico incluirá una evaluación completa del sistema nervioso.
Los exámenes pueden incluir:

Referencias

Chiriboga CA. HIV, fetal alcohol and drug effects, and the battered child. In: Rowland LP, Merritt HH, eds. Merritt's Neurology. 12th ed. Baltimore, Md: Lippincott Williams & Wilkins; 2009.
Patterson MC, Johnson WG. Lysosomal and other storage diseases. In: Rowland LP, Merritt HH, eds. Merritt's Neurology. 12th ed. Baltimore, Md: Lippincott Williams & Wilkins; 2009.
Layzer RB, Rowland LP. Muscle cramps and stiffness. Merritt's Neurology. 12th ed. Baltimore, Md: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 145.

Actualizado 4/1/2011

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.


Tetanos
El tétanos es una enfermedad infecciosa en la que la musculatura sufre contracciones y parálisis al mismo tiempo debido a una toxina. La bacteria que produce esta toxina es la Clostridium tetani.
En medicina se diferencia entre diferentes tipos de tétanos:
-Tétanos neonatal: es la forma más frecuente en todo el mundo. Afecta a los recién nacidos y se da casi exclusivamente en países con atención médica insuficiente.
-Tétanos generalizado: es la forma más común de tétanos en el centro de Europa, se ve afectada toda la musculatura.
-Tétanos local: las contracciones de la musculatura se limitan a una zona del cuerpo, como por ejemplo, sólo a una pierna.
-Tétanos cefálico: es una forma especial de tétanos local, que se da especialmente tras una herida en la cabeza, la cara o el cuello.
-Tétanos postparto: afecta a las madres tras el parto y en abortos involuntarios debido a la infección del útero.
-El tétanos post-operatorio: se produce tras una cirugía, debido a la infección de una herida quirúrgica.
Incidencia
El tétanos se produce en todo el mundo. Alrededor de un millón de personas se ven afectadas por esta enfermedad cada año. En España, sin embargo, el tétanos es bastante raro, en especial debido a las buenas condiciones de vida y a que mucha gente está vacunada. Gracias a la vacuna contra el tétanos se dan menos de quince casos de tétanos por año. Cuando se produce esta enfermedad potencialmente mortal, sobreviven dos tercios de los pacientes.
Causa:
El tétanos está causado por una bacteria determinada que entra en el cuerpo a través de una herida (en la mayoría de los casos sucia) y libera una toxina.
Agente patógeno:
El agente patógeno responsable del tétanos es la bacteria Clostridium tetani. Esta bacteria de forma bacilar solo puede multiplicarse en un medio con poco oxígeno, y por eso se conoce como “anaerobio estricto”. Este tipo de medio se da con frecuencia en las heridas, en especial cuando estas tienen bordes muy irregulares o cuando se producen bolsas. La bacteria puede formar esporas, de manera que el virus puede sobrevivir en condiciones adversas. En este caso, la información genética se guarda en una “cápsula” de múltiples capas. Esto la hace muy resistente al calor y a la deshidratación, así como a los desinfectantes habituales, y puede sobrevivir en un ambiente rico en oxígeno, aunque no reproducirse.
El patógeno que causa el tétanos se encuentra prácticamente en todo nuestro medio ambiente, tanto en forma de espora como en su forma reproductiva. También es parte natural de la flora intestinal y cutánea de los hombres y de los animales. Las altas concentraciones de este patógeno se encuentran sobre todo en el suelo y en los excrementos de los animales.
El tétanos se transmite a través de las siguientes vías de infección: el agente patógeno del tétanos (la bacteria Clostridium tetani) entra en forma de espora a través una herida sucia. En su mayoría, se trata de pequeñas heridas, en especial producidas a través de cuerpos externos (como astillas, espinas). Sin embargo, el tétanos también puede surgir en heridas de gran superficie, con mucha suciedad, con bordes irregulares y zonas de la piel o los músculos con un mal riego sanguíneo. A menudo estas heridas son la consecuencia de accidentes de tráfico o en la agricultura. En el lugar en el que la bacteria penetra en la herida, las bacterias proliferan en forma de espora. Se reproducen en la herida y liberan una toxina llamada Tetanospasmina en la sangre. A través de la circulación de la sangre y las fibras nerviosas, la toxina penetra en el cerebro. Allí inhibe ciertas conexiones entre las células nerviosas. Los impulsos nerviosos, que normalmente mantienen los músculos relajados, no pueden transmitirse. Entonces se dan los espasmos de la musculatura característicos del tétanos.
Período de incubación
El periodo de incubación del tétanos (tiempo entre la infección y la aparición de los síntomas) puede ser de entre tres días y tres semanas. En algunos casos puede durar más.
Sintomas:
El tétanos se manifiesta al principio a través de síntomas generales en la mayoría de los casos. Estos son los siguientes:
-Dolor de cabeza
-Debilidad
-Mareos
-Sudores
-Dolor muscular
Con la evolución del tétanos aparecen otros síntomas como las contracciones de los músculos de la mandíbula (trismo) y la llamada risa sardónica, una cara sonriente que se produce debido a la tensión de los músculos faciales. A esto le sigue la rigidez de la musculatura de la cabeza y el cuello, así como de la espalda y los abdominales. A continuación, se ven afectados los músculos de los brazos y las piernas, las costillas, la laringe y finalmente el diafragma.
Las contracciones dolorosas características del tétanos duran entre uno y dos minutos y pueden darse en intervalos de un minuto y ser causadas por el más mínimo estímulo externo. Estos estímulos pueden ser un sonido alto (estímulo acústico), una luz clara (estímulo óptico) o el contacto físico (estímulo mecánico).
Debido a que en el tétanos aumenta significativamente el intercambio de sustancias en los músculos que sufren contracciones, se produce fiebre. Las contracciones muy fuertes pueden incluso romper las vértebras de la columna vertebral y desgarrar las apófisis espinosas. Debido a los espasmos de la laringe y de los músculos de las costillas, la respiración se ve seriamente afectada. Si se ve afectado el diafragma los enfermos sufren riesgo de asfixia.
Diagnostico:
En el tétanos el diagnóstico se realiza basándose en los síntomas característicos. El cuadro clínico del tétanos se da cuando se presenta al menos uno de los tres criterios siguientes:
-Contracciones dolorosas permanentes de los músculos del cuello y de la mandíbula.
-Contracciones dolorosas de los músculos del tronco.
-Contracciones musculares locales o generales al mismo tiempo que se da tensión muscular.
En lo que se conoce como tétanos atípico se puede dar una evolución diferente que puede dificultar el diagnóstico. En este tipo no siempre se dan los síntomas que se dan normalmente en el tétanos. Pueden aparecer otros síntomas neurológicos y si existe una herida infectada, se puede sospechar que exista tétanos.
Si se sospecha que existe tétanos, el médico trata de determinar si el paciente ha recibido una vacuna en el pasado contra esta enfermedad. Es poco probable que se dé la enfermedad si el afectado ha recibido la vacuna completa contra el tétanos a tiempo y ha recibido vacunas de refuerzo más adelante.
Para confirmar el diagnóstico del tétanos, el médico puede sacar sangre al paciente para detectar la toxina tetánica (es decir, la toxina responsable del tétanos) en la sangre. Sin embargo, aunque no se encuentre esta toxina, no se puede descartar completamente la existencia del tétanos.
Tratamiento:
No existe un antídoto directo contra la toxina que causa el tétanos, por eso el tratamiento del tétanos se limita principalmente a aliviar los síntomas. Para ello, se recomiendan las siguientes medidas:
Limpieza a fondo mediante cirugía de la herida a través de la que el patógeno del tétanos ha entrado en el cuerpo. A través de un corte ancho (escisión) y el tratamiento abierto de la herida llega más oxígeno a la zona de la herida, lo que hace que la bacteria del tétanos, la Clostridium tetani, no se pueda propagar más.
-Altas dosis de antibióticos.
-Inmunización activa para que se creen los anticuerpos necesarios (vacuna contra el tétanos).
-Administración de anticuerpos contra la toxina tetánica (inmunoglobulina antitetánica) que neutraliza la toxina cuando no ha llegado aún al cerebro.
-Seguimiento médico intensivo.
-Administración de relajantes musculares.
-Administración de sedantes.
-Ubicación de los enfermos en una sala oscura, insonorizada (es decir, con pocos estímulos).
Prevencion:
El tétanos sólo se puede prevenir con la vacuna antitetánica. Puesto que no existe ningún tratamiento específico contra esta enfermedad (como un antídoto que pueda administrarse cuando se produce una infección) es importante vacunarse de forma adecuada. Se recomiendan las siguientes vacunas:
La inmunización en los adultos:
La inmunización contra el tétanos en los adultos se realiza mediante:
-Vacuna primaria: tres inyecciones por vía intramuscular (por ejemplo, en los músculos del antebrazo) con una vacuna combinada contra el tétanos, la difteria y tos ferina (toxina pertussis). La primera y la segunda vacuna se realizan con un intervalo de cuatro a seis semanas, la tercera se administra entre seis y 12 meses más tarde.
-Una vacuna de refuerzo cada diez años (en caso de lesiones cada cinco años).
Inmunización en los niños:
La inmunización contra el tétanos en los niños se hace mediante las siguientes dosis de la vacuna:
--Las tres primeras vacunas contra el tétanos deben realizarse a la edad de 2, 3 y 4 meses.
--Para una inmunización completa de base, es necesaria otra dosis de la vacuna contra el tétanos entre los 11 y los 14 meses.
--El primer refuerzo a la edad de 5-6 años.
--El segundo refuerzo a la edad de 9-17 años.
--Refuerzos rutinarios cada diez años (normalmente en una vacuna combinada contra el tétanos y la difteria [Td]).
Si se ha realizado la vacunación primaria contra el tétanos, es decir, si se han documentado al menos tres vacunas contra el tétanos, el médico refuerza la vacuna en caso de heridas o lesiones profundas o sucias, si hace más de cinco años de la última administración. En caso de heridas limpias, de menor importancia, es necesario un recordatorio solo si hace más de diez años de la vacuna. Cuando la situación no está clara y la última vacuna se remonta a más de diez años atrás, el médico siempre ha de aplicar una vacuna de refuerzo del tétanos.
Cuando la inmunización primaria es incompleta o insuficiente (menos de tres vacunas documentadas) el paciente debe, además de la vacuna habitual tétanos-difteria, recibir inmunoglobulina tetánica. Estos anticuerpos actúan contra la toxina del tétanos y pueden neutralizar su efecto nocivo. Si se da una inmunización primaria incompleta, es recomendable recibir las vacunas que faltan para renovar la inmunización.
Los mayores de 18 años, cada vez que reciben una vacuna (también en caso de heridas), deben considerar la ocasión para recibir un refuerzo combinado contra la toxina pertussis (tos ferina). Este incluye un refuerzo contra el tétanos, la difteria y la tos ferina.

TETANOS

Síntomas
  • Rigidez de la mandíbula.
  • Dolores musculares, espasmos severos e irritabilidad.
  • Dificultad al tragar y al respirar.
  • Pulso rápido.
  • Sudoración abundante.
Causas
  • Infección por la bacteria Clostridium Tetani, que está presente en casi todas partes, especialmente en el polvo, en la tierra y en el estiércol. Puede penetrar en el cuerpo humano a través de cualquier herida, quemadura o punción. Las toxinas que produce la bacteria viajan a través de los nervios que controlan la contracción muscular, lo que causa los espasmos.
Prevención
  • Vacunarse contra el tétanos.
Factores de riesgo
  • Diabetes.
  • Falta de inmunización contra el tétanos.
  • Desenvolverse en ambientes húmedos y cálidos.
  • Vivir en condiciones insalubres.
  • Uso de jeringuillas compartidas no esterilizadas.
  • Quemaduras, heridas...
Tratamiento
  • El médico puede prescribir medicamentos que neutralizan la acción de las toxinas en los nervios, relajantes musculares para evitar los espasmos, sedantes para aliviar la ansiedad, anticonvulsivos para frenar los ataques y antibióticos para eliminar la infección.
  • El enfermo debe permanecer en reposos e ir recobrando sus actividades cotidianas según vaya recuperándose.
Posibles complicaciones
  • Neumonía, alteraciones en la tensión sanguínea o en el latido cardiaco. En ocasiones se puede dar parada respiratoria y muerte.

Llamar al médico en caso de...
  • Observar los síntomas. Se trata de una emergencia, por lo que hay que trasladar al afectado inmediatamente a un centro hospitalario.

    Fuente: elmundo.es