VISITAS RECIENTES

AUTISMO TEA PDF

AUTISMO TEA PDF
TRASTORNO ESPECTRO AUTISMO y URGENCIAS PDF

We Support The Free Share of the Medical Information

Enlaces PDF por Temas

Nota Importante

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en el blog EMS Solutions International está editada y elaborada por profesionales de la salud. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario. by Dr. Ramon REYES, MD

Aspectos Destacados de la actualización de las Guias de la AHA para RCP y ACE de 2020

Aspectos Destacados de la actualización de las  Guias de la AHA para RCP y ACE de 2020
Bajar en PDF Gratis

martes, 16 de agosto de 2022

Traumatismos penetrantes: Armas blancas (Cuchillos y Armas de Fuego) Baja, Mediana y Alta Energia by #DrRamonReyesMD




Compilación de datos 

Dr. Ramon Reyes, MD

Director Medico/Faculty/ Instructor

PHTL-TCCC-TECC-TCCLRFR-ITLS 

Miembro Colegio de Cirujanos /Comité de Trauma 

Miembro del Equipo de formación Advanced Trauma Life Support ATLS 


 LESIONES PRODUCIDAS POR ARMA BLANCA: LESIONES, DIAGNÓSTICO Y PROBLEMAS MÉDICO-LEGALES.

Albarrán M.E. Sánchez, J.A.

Las armas blancas son aquellos instrumentos utilizados como utensilios de ataque o de defensa (típicos -cuchillo, tijeras, aguja de calcetar: con un mecanismo lesional específico…- o atípicos –lápices o bolígrafos, destornillador, buril, tenedor o instrumentos de fabricación artesanal casera…, teniendo un ejemplo típico de fabricación de estos en los centros de reclusión) cuyo mecanismo de lesión es activo y son considerados dentro de los agentes mecánicos.


Están fabricadas de diferentes materiales como metal (cuchillo, navaja, espada…), madera, plástico, vidrio etc. que a la hora de diagnosticar nos hará inclinarnos por técnicas de imagen diferentes.

Ya en el siglo XV se acuña el término debido probablemente a la brillantez y claridad de los instrumentos utilizados para su construcción, portabilidad y uso en actividades de guerra o como utensilios caseros (Montiel Sosa, (1985).


En medicina legal (Simonín, 1982) la herida representa una huella orgánica objetiva actual de un hecho judicial pasado que se trata de comprobar y reconstruir.

 

En base a su análisis se procederá a la inculpación y condena del autor de la agresión, en función de los hechos y sus características, procediéndose a la exploración, diagnóstico y el tratamiento de las lesiones producidas y sus consecuencias (secuelas tanto físicas como psicológicas que son


indemnizables tanto si se objetivan en ese momento como si producirán daños futuribles).

 

 



 

ARMA BLANCA: CLASIFICACION DE LAS HERIDAS

Según el Manual de Medicina Legal y Forense (Casas, 2000) en función de que el mecanismo sea único o múltiple clasificamos las lesiones en simples o complejas.

A su vez estas y en función de la propia clasificación de las armas blancas según sus características físicas así como la forma, número, localización e intensidad e intensidad de las lesiones (Simonín, 1982) podemos clasificarlas en:

 

1.     Heridas punzantes o penetrantes

2.     Heridas incisas o cortantes

3.     Heridas contusas o lesión por mecanismo contundente

4.     Heridas cortopunzantes o incisopunzantes

5.     Heridas cortocontundentes o incisocontusas

 

Asimismo la superficie del filo o punta del instrumento así como su cuerpo nos lleva a diferenciar a nivel externo heridas en función de la forma que deja sobre la piel la señal de entrada que pueden ser elíptica con bordes redondos, con bordes angulados, herida concéntrica u oval, herida elíptica lineal, estrellada, lineal con “cola de ratón”, entrecruzada con bordes angulados o redondos y torsionada (Montiel Sosa, 1985).

 

 

 

CARACTERÍSTICAS DE LOS DIFERENTES TIPOS DE LESIONES POR ARMA BLANCA

 

Las hojas de navaja, esquirlas de vidrio y fragmentos de metal agreden la piel penetrando en ella dejando un tipo de herida que varía en función de la resistencia, las características del objeto y los movimientos.


Los bordes cortantes de estos objetos no dejan puentes de vasos sanguíneos intactos, a diferencia de las laceraciones (Tintinalli, vol II, 1997).

 

Teniendo en cuenta el tipo de herida veremos a continuación sus diferencias en cuanto a morfología, mecanismo de producción, y características en general.

 

1)    Heridas punzantes o penetrantes

 

Provocadas por cualquier instrumento más o menos largo, delgado, cilíndrico o redondo y con punta (ej: picahielos, agujas, alfileres, punzones, puntas, buriles, leznas… de perfil redondeado y otros como florete, espada, lanza… de perfil con aristas) cuya profundidad es mayor que la longitud de la herida en la piel y a veces más profundo incluso que la longitud de la hoja debido al “fenómeno del acordeón” que se produce por el hundimiento de los tejidos por el impacto o compresión (Montiel Sosa, 1985).

 

Un agente punzante es un agente vulnerante que debido a sus características punzantes penetra y lesiona desgarrando irregularmente los tejidos de la piel y planos subyacentes por impacto o compresión.

 

El orificio externo suele adoptar forma de hendidura en la piel (no así en los vestidos, que es redondeado e irregular), cuya dirección la marca la separación de las fibras -que en la piel es en el mismo sentido y en capas profundas es en sentido diferente según las fibras elásticas de los diferentes tejidos atravesados -, y la profundidad que varía según el objeto debiéndose evitar la sonda para evitar crear falsas vías (Simonín, 1982).

 

La levedad del orificio de entrada con todo lo visto no prejuzga pues el pronóstico de la lesión (alcance de órganos profundos, complicaciones infecciosas, ruptura del agente que puede quedar dentro sin apreciarse externamente su existencia.

 

El orificio de salida no siempre existe y en caso de existir será más pequeño y más irregular (Gisbert Calabuig, 2004), con bordes evertidos (excepto si se ha retirado el arma).


El pronóstico dependerá del tipo de instrumento, condiciones de esterilidad, profundidad, órganos que atraviese o zona afectada.

 

Son de aplicación en este tipo de heridas las reglas de FILOS y LANGER:

 

-   Las heridas producidas por objetos punzantes siempre se dirigen en un mismo sentido, cuando asientan en una misma región, lo que las diferencia de las incisas bicortantes que pueden presentar cualquier dirección aun en una misma región.

 

-   Las heridas punzantes que asientan sobre una región en la que convergen varios sistemas de fibras de dirección divergente tienen forma triangular o de punta de flecha.

 

Se tendrá en cuenta por lo tanto las características de los orificios de entrada y salida, la profundidad, el grosor y el trayecto (recorrido, angulación...), así como las características de la piel (que varían según la zona del cuerpo) y elementos añadidos (ropas más o menos gruesas por ejemplo).

 

2)    Heridas incisas o cortantes

 

Un agente cortante es un agente vulnerante que lesiona seccionando y formando bordes limpios en piel y planos subyacentes por presión o por deslizamiento (Montiel Sosa, 1985).

 

Los instrumentos cortantes producen lesiones simples, largas, generalmente rectilíneas, poco profundas –terminadas en cola de ratón- y bordes generalmente regulares.

 

A diferencia de las heridas contusas no existen puentes de unión entre sus paredes. No son en general letales (salvo determinadas zonas como el cuello)

 

Gisbert (2004) los clasifica en heridas lineales, heridas en colgajo heridas mutilantes y heridas incisas atípicas


Entre los instrumentos podemos destacar cuchillos, navajas pero también sierras (bordes deshilachados), bisturíes, palas, hachas o instrumentos accidentales como vídrio (botellas rotas).

 

3)    Heridas contusas o lesión por mecanismo contundente

 

El agente vulnerante tiene bordes romos, lesiona de forma irregular desgarrando los tejidos, por impacto o compresión (Montiel Sosa, 1985).

 

Este tipo de heridas depende de: golpe, choque, caída y aplastamiento.

 

Entre los agentes vulnerantes por golpe encontramos naturales -puño, dientes, cabeza- y artificiales -porra, ladrillo, piedra, martillo, bastón-, pudiendo la contusión adoptar forma lineal o geométrica según el agente utilizado. A veces difícil de diferenciar del choque.

 

En el caso de caídas la altura determinará el tipo de lesiones. A mayor altura menores lesiones externas y más internas (rupturas de órganos, fracturas múltiples…).

 

Caso especial en este tipo de heridas son las mordeduras (Simonín,

1982).

 

4)    Heridas cortopunzantes (TIPO ESPECIAL: TIJERAS)

 

El agente vulnerante tiene características cortantes y punzantes de forma que lesiona seccionando los tejidos de piel y planos subyacentes. Pueden ser monocortantes, bicortantes o pluricortantes en función del número de aristas de la parte lesiva (Gisbert, 2004).

 

Ejemplos son los cuchillos de cocina, puñales, con hojas de metal más o menos planas y anchas con punta y de uno o dos filos.

 

La herida es de bordes limpios, uno angulado y otro redondo con longitud según la anchura de la hoja, la fuerza de penetración y la forma de sacar el instrumento (Montiel Sosa, 1985).


Existe un tipo especial que es la herida producida por tijeras que dadas sus características especiales permite individualizar su reconocimiento, dando lugar a dos tipos de lesiones según que se produzca la penetración con las 2 ramas cerradas (lesión en forma de ojal o rombo, única) o abiertas (dos lesiones diferentes más o menos separadas con formación de cola de ratón en los bordes cortantes)

 

5)    Heridas cortocontundentes

 

El agente vulnerante tiene hoja de acero o metal con bordes semiromos que lesiona separando tejidos y planos subyacentes de forma ligeramente irregular por impacto, compresión o deslizamiento (Montiel Sosa, 1985).

 

Ejemplos son los machetes, hachas, espadas sables…

 

 

 

ANÁLISIS DE LA LESIÓN

 

La ubicación del cuerpo extraño (arma blanca) es fundamental no sólo para el diagnóstico sino también para el pronóstico en función de las estructuras afectas, así por ejemplo el mayor porcentaje de lesiones en extremidades viene dado por lesiones por arma de fuego y por arma blanca y en el caso de esta última el conocimiento de la anatomía da una idea bastante aproximada del daño causado por la misma a diferencia de la herida por arma de fuego.

 

De esta manera el diagnóstico se basará en un examen clínico -que incluirá el análisis del objeto causante de la agresión-, y la realización de pruebas complementarias que incluirán un examen radiológico (radiografía simple, ecografía, TAC, RMN y angiografía) con el fin de determinar el alcance la lesión más allá de la puerta de entrada a través de la piel (Tintinalli, vol II, 1997).

 

En general los fragmentos de vidrio, metal y grava de más de 1 mm son visibles en las radiografías simples (varias proyecciones). El plástico pintado y la madera a menudo son radiopacos y también se ven en las radiografías


simples, pero sin embargo el plástico no pintado y la madera u otros materiales orgánicos son radiolúcidos y no se ven con esta técnica, debiéndose usar la tomografía computerizada. La ventaja de la ultrasonografía radica en la no exposición a radiación en el estudio pero no se recomienda por su inespecificidad como único método imagenológico (Tintinalli, vol I, 1997).

 

 

 

PROBLEMAS MÉDICOLEGALES DE LAS LESIONES PRODUCIDAS POR

ARMA BLANCA SEGÚN EL ORIGEN (suicida, homicida o accidental) Determinación del origen vital o post-mortem

Según Simonin (2003) una herida de origen vital presenta 3 caracteres clásicos:

 

1/ La hemorragia con infiltración de los tejidos es habitual.

 

Puede sin embargo ser mínima en casos de heridas por instrumentos punzantes, por arrancamiento o traumatismo de los centros nerviosos. No sangra si el cuerpo está exangüe o en caso de degollamiento.

 

2/ En vida la sangre salida de los vasos coagula. Los coágulos son adherentes.

 

3/ La separación de los labios de la herida está en relación con la retractilidad vital de los tejidos.

 

Relación lesiones - origen de la lesión

 

En el caso de las heridas punzantes podemos encontrarlas en accidentes de tráfico y trabajo y también en etiología suicida u homicida

 

Las heridas punzantes de defensa suelen darse en extremidades superiores y raramente son mortales.

 

En el caso de etiología suicida son típicas en el tórax y raras en abdomen, se suelen dar varias lesiones y “lesiones de tanteo” y la ropa suele estar apartada por el suicida previamente.


En el caso de etiología homicida también suelen ser múltiples pero de mayor profundidad, siendo en tórax las más graves las que alcanzan corazón y aorta y en abdomen las que alcanzan hígado y grandes vasos siendo las complicaciones producidas frecuentemente por peritonitis y sepsis.

 

Menos frecuentes en cuello produciéndose la muerte por exanguinación, embolismo aéreo (deberá realizarse radiografía de tórax postmortem para demostrarlo) o asfixia por compresión debida a hemorragia masiva de los tejidos.

 

Se recogerá el arma en bolsa de papel evitando el plástico porque puede producirse condensación que dificulte el análisis de las huellas y nunca retirar un arma clavada antes de tomar las huellas dactilares (Di Maio, 2003).

 

Ni la existencia ni la ausencia de arma blanca confirman que ésta sea el origen de la lesión.

 

En el caso de heridas cortantes a nivel de cuello pueden provocar cortes anchos y profundos produciendo la muerte por degollamiento (a descartar suicidio y homicidio), Simonin (2003).

 

Se tendrán en cuenta la profundidad y longitud (en relación con la fuerza ejercida) y en general el examen morfológico nos dará idea de las posiciones de la víctima y el autor así como de la trayectoria.

 

En el caso de etiología suicida son típicos en zonas accesibles (muñecas, pliegues de los codos, cara anterior de antebrazo y cuello -zona también típica en etiología homicida sorpresiva y en accidentes de tráfico-, junto con la cara, por cortes producidos tras la rotura del parabrisas) (Montiel Sosa, 1985).

 

La muerte se suele producir por hemorragia o embolismo aéreo (zona de cuello sobre todo), siendo no letales en general las superficiales por la actuación inmediata de contención de la hemorragia a diferencia de las heridas punzantes donde la hemorragia interna puede no ser detectada (Di Maio, 2003).


Las heridas contusas serán analizadas en forma y en relación a su localización para los aspectos médico-legales. En el caso de las mordeduras a destacar la diferencia entre la producida por una agresión (suelen darse en partes prominentes) o por defensa (suelen localizarse en manos del agresor en caso de estrangulación o de lucha.

 

Importante diferenciar las mordeduras producidas por animales (pre o post-mortem) (Simonin, 2003).

 

En casos de atropellamiento (tren, metro…) con resultado de muerte es importante diferenciar la etiología suicida de la accidental o de la intencionada por parte de otra persona (simulación).

 

Las heridas punzocortantes producirán lesiones alteradas en ocasiones por la manipulación del trayecto (torsión del arma -muy usado por delincuentes profesionales que buscan la forma de hacer más daño, que ha de examinarse muy bien a fin de diferenciarla de lesiones entrecruzadas (dos impactos consecutivos en el mismo sitio) (Montiel Sosa, 1985).

 

Son las heridas más importantes desde el punto de vista médico-legal por su frecuencia y por su asociación a delitos.

 

En el caso de uso de tijeras aunque no son abundantes en la casuística médico-legal si son más abundantes en casos de infanticidio u en las agresiones entre miembros de etnia gitana (Gisbert, 2004).

 

Las heridas cortocontundentes se ven frecuentemente en atropellamientos por vehículos a motor o en accidentes con hélices móviles (buque, avión).

 

La lesión presenta elementos de corte combinado con contusión con cierto aspecto dislacerante a modo de bordes de la herida no netos, ángulos sin cola y paredes irregulares, con un fondo profundo, siendo frecuentes además la asociación con fracturas, fisuras, astillamiento, colgajos musculares, lesiones de órganos profundos y amputaciones (Casas, 2000).


Presentan mayor gravedad que las cortantes al ser de mayor extensión y profundidad y tener mayor probabilidad de infección (Gisbert, 2004).

 

 

 

CONCLUSIONES

 

En el caso de análisis del uso de arma blanca desde el punto de vista médico-legal hemos de tener en cuenta:

 

a)    El tipo de arma utilizada (clase, número de armas usadas, anchura, longitud)

 

b)    El tipo de lesión producida (orificio de entrada, trayecto, orificio de salida)

 

c)     Elementos añadidos en la lesión (forma, tipo, trayecto, profundidad, número, fuerza utilizada)

 

d)    Orden de las heridas (las heridas mortales de necesidad no tienen por qué ser las primeras en el tiempo)

 

e)    Etiología accidental, homicida o suicida

 

f)      Origen de la lesión (pre o postmortem)

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Casas Sánchez, J.D., Rodríguez Albarrán, M.S. (2000): Manual de Medicina Legal y Forense. Editorial Colex. Madrid. 725-765.

 

Di Maio, V., Suzanna, E.D. (2003): Manual de Patología Forense. Ediciones Díaz de Santos, Madrid. 99-111.

 

Gisbert Calabuig, J. A. Villanueva, E. (2004): Medicina Legal y Toxicología (6ª edición). Editorial Massón, Barcelona. 383-393.


Montiel Sosa J., (1985): Criminalística. Edit. Limusa, México, Tomo 2, Cap. 24, 77-116.

 

Simonín C.: (1982): Medicina Legal Judicial. Editorial JIMS, Barcelona. 71, 84, 89-98.

 

Tintinalli, J.E., Kelen GD, Stapczyinski J.S., (1997), Medicina de urgencias, edición. Vol I. 325, 375-378.

 

Tintinalli, J.E., Kelen GD, Stapczyinski J.S., (1997), Medicina de urgencias, edición. Vol II. 1963, 1977-1978.

Fuente en pdf

Traumatismos penetrantes:


Como habíamos expuesto anteriormente, los traumatismos penetrantes corresponden a todos aquellos impactos que ocurren en un área pequeña, concentrándose la energía intercambiada y logrando penetrar los tejidos. Algunos ejemplo de este tipo de traumatismo, son la herida de una bala, la lesión generada por un cuchillo, entre otras.
Según la Segunda ley de Newton, la energía no se crea ni se destruye, de este modo el proyectil de una pistola inicia su movimiento gracias a la energía otorgada por los gases de la pólvora. Esta energía de movimiento luego es intercambiada al aplastar las células y separarlas (cavitación) de la trayectoria de la bala.
Mientras mayor es el área frontal del proyectil en movimiento, mayor va a ser el intercambio de energía y tambien la cavidad creada. El tamaño de la superficie frontal de un proyectil depende de 3 factores; el perfil, la caída y la fragmentación. Estos factores permiten analizar el intercambio de energía potencial. El perfil se refiere al tamaño inicial del objeto, y a si dicho tamaño cambia en el momento del impacto. De este modo el perfil de un punzon es menor que el de un bate de beisbol. Las balas de punta hueca se deforman al impactar y de este modo se amplia el área frontal, esto implica que el número de partículas golpeadas y que la cantidad de energía intercambiada aumenta. Como resultado, las lesiones son más severas. El proyectil ideal debería conservar su forma mientras viaja en el aire, permitiéndole mayor velocidad y solo deformarse tras impactar para aumentar el área frontal.
La caída es cuando el proyectil al impactar genera una trayectoria con un ángulo distinto dentro del cuerpo, en caída. El centro de gravedad de una bala en forma de cuña se encuentra más cerca de la base que de la punta. De este modo el número de células dañadas y el intercambio de energía son mayores.
La fragmentación se refiere a si el objeto se fracciona en múltiples partes, generando más daño y más intercambio de energía. Existen dos tipos; fragmentación al salir del arma (ej: perdigones de escopeta), o fragmentación tras penetrar el cuerpo. También puede clasificarse en activa y pasiva. Las activas tienen un tipo de explosivo que detona al traspasar la piel. La fragmentación pasiva son aquellos tipos de proyectiles que se rompen con el impacto y ahí se separan. Como resultado la fragmentación aumenta el área frontal y la expansión del daño, pudiendo generar lesiones en múltiples órganos.
Podemos clasificar las armás penetrantes en 3 tipos según su grado de capacidad energética:

A. Traumatismos penetrantes de baja energía:

Aquellas armás de baja energía, incluyen las que se manejan con la mano, es decir cuchillos y punzones. Debido a su baja velocidad, la energía intercambiada y la cavitación generada son menores. El sexo del agresor es un factor considerar, los varones tienden a clavar el cuchillo con la hoja en el dado del pulgar y con un movimiento ascendente, mientras que las mujeres clavan con el filo de la hoja hacia el meñique y con el movimiento hacia abajo. Es importante considerar que el arma punzante puede ser desplazada dentro del cuerpo, por lo tanto una sola herida de entrada puede dar una falsa sensación de seguridad, ya que las lesiones internas pueden ser amplias. Es importante considerar lesiones asociadas, una herida en la parte inferior del tórax puede comprometer también los órganos superiores del abdomen, asi como una herida en la parte superior del abdomen, también puede comprometer los órganos del tórax.

B. Traumatismos penetrantes de mediana y alta energía:

En el caso de las armás de mediana energía se refiere a las pistolas y algunos rifles cuya velocidad de salida por la boca del arma es de 300 m/s. La cavitación temporal que genera esta arma es de 3 a 5 veces el calibre de la bala. Las armás de alta energía incluyen aquellas que tienen velocidades sobre 600 m/s, crean una cavidad temporal 25 veces el calibre de la bala. Considerar que estas armás no solo lesionan el tejido a lo largo de la trayectoria del proyectil, sino que también aquel tejido en la cavitación temporal. Los proyectiles de alta energía tienen más energía que los de mediana energía, pueden arrastrar ropa, bacterias u otros restos desde la superficie del impacto inicial. En el disparo de una escopeta es importante considerar la distancia desde que se dispara el proyectil, ya que la resistencia del aire disminuye la velocidad del proyectil.
En los traumatismos perforantes de alta energía también considerar, que la cavitación depende del tejido por donde viaja el proyectil, de modo que en el musculo la cavidad permanente va a ser más pequeña debido a su alta elasticidad, mientras que en el hígado la cavitación permanente va a ser más grande.
Heridas de entrada y de salida:
Es de gran utilidad conocer cual es el orificio de entrada del proyectil, el de salida y su trayectoria dentro del cuerpo. Estos datos nos permiten conocer los órganos comprometidos, la magnitud de daño y energía involucrada. Tambien resulta útil la posición de la victima, del agresor y el tipo de arma utilizada.
La herida de entrada suele ser redonda u ovalada, mientras la de salida suele ser estrellada, en la herida de entrada se puede visualizar a veces una zona de abrasión, de color sonrosado debido a la rotación del proyectil cuando penetra la piel. Si la boca del cañon estaba apoyada en la piel en el momento del disparo, los gases se introducen en los tejidos y pueden generar una crepitación a la palpación. Si la boca de cañón está a 5-7 cm, los gases calientes pueden quemar la piel, si la boca de cañón está a 5-15 cm el humo se adhiere a la piel y a una distancia de 25 cm las partículas de pólvora pueden generar pequeñas zonas quemadas. En la siguiente imagen se pueden observar algunas de las características de la herida de entrada (aspecto circular) y la de salida (aspecto estrellado):
C. Lesiones por disparo de escopeta:

En el caso de los disparos de escopeta, estas son armás de alta energía, que son más efectivas cuando se utilizan a corta distancia del objetivo. El tipo de lesión depende de la distancia a la que se dispara el proyectil. Cuando el cañon de la escopeta esta en contacto con la victima, se llama herida a bocajarro (de contacto), estas heridas son típicamente circulares, que pueden tener o no restos de pólvora, los márgenes pueden estar quemados o levantados, debido a las elevadas temperaturas y los gases calientes. Algunas heridas pueden tener un aspecto estrellado por mayor magnitud del impacto. Las heridas por contacto suelen generar un extenso daño tisular y asociarse a una elevado mortalidad.
Otro tipo de lesión por escopeta es a corta distancia (menos de 1,8 metros), también son heridas circulares pero con más restos de pólvora, taco o tatuaje alrededor de la lesión. También se pueden encontrar abrasiones alrededor de la herida. Estos proyectiles atraviesan los tejidos profundos, generando extensas lesiones. Las heridas a media distancia se caracterizan por orificios satélites alrededor de la herida central. Esto es debido a la dispersión del disparo a una distancia entre 1,8 a 5,4 metros. Estas lesiones incluyen una mezcla de heridas profundas, superficiales y abrasiones. Las heridas a larga distancia son aquellas a más de 5,4 metros, no suelen causar la muerte. Generan múltiples heridas dispersas por los proyectiles. Aun asi pueden causar lesiones en tejidos más sensibles como los ojos. En la siguiente imagen se puede observar como cambia la lesión por disparo de escopeta según la distancia de tiro:
D. Lesiones por Onda expansiva:
En general utilizadas en combates o por terroristas son un gran desafío para el personal de la salud debido al gran número de víctimás y a la generación de múltiples lesiones penetrantes. Pueden generar 5 tipos de lesiones; las lesiones primarias corresponden a aquellas generadas por las ondas de presión , produciendo estrés y cizallamiento, especialmente en órganos llenos de aire como los oídos, los pulmones y el intestino. La lesión más frecuente es la ruptura de timpano, también se pueden generar neumotórax o barotrauma pulmonar. Las lesiones secundarias son aquellas generadas por fragmentos lanzadas a grandes velocidades que generan lesiones penetrantes, las lesiones terciarias son aquellas generadas por expeler objetos sobre las personas o gente sobre superficies duras. Aquellas quemaduras generadas por el calor, llamás, gas y humo son las lesiones cuaternarias (incluyendo también aquellos casos de inhalación y asfixia), y cuando a los artefactos explosivos se les añaden bacterias, químicos o materiales radiactivos liberados por la detonación, hablamos de lesiones quinarias.

Post completo en el enlace



Sitios más frecuentes en los que se ubican las heridas por arma blanca.

Suicidio por arma blanca: Reporte de caso y Revisión Bibliográfica

Suicide by stab wounds: Case Report and Bibliographic Review

http://portal.amelica.org/ameli/jatsRepo/153/153815004/html/

Mayeli Cedillo 1

Universidad Nacional Autónoma de Hondura, Honduras

Dirección de Medicina Forense, Honduras

Julian Espinal 2 jespinal@gmail.com

Nacional Autónoma de Honduras, Honduras

Dirección de Medicina Forense, Honduras

Revista de Ciencias Forenses de Honduras

Dirección de Medicina Forense de Honduras, Honduras

ISSN: 2412-8058

ISSN-e: 2413-1067

Periodicidad: Semestral

vol. Vol. 2, núm. 2, 2016

revistacienciasforenseshnd@gmail.com

Recepción: 01 Mayo 2016

Aprobación: 03 Octubre 2016



URL: http://portal.amelica.org/ameli/jatsRepo/153/153815004/index.html

Autor de correspondencia: jespinal@gmail.com



Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Citar como: Cedillo M, Espinal J. Suicidio por arma blanca: Reporte de caso y revisión bibliográfica. Rev. Cienc. Forenses Honduras. 2016; 2(2): 17-29.

Resumen:

Aproximadamente un millón de personas en el mundo mueren por suicidio cada año, lo que equivale a una muerte cada 40 segundos. El método utilizado para cometer suicidio depende principalmente de la disponibilidad física y de la aceptabilidad sociocultural; siendo los métodos más utilizados la ahorcadura, las intoxicaciones, las heridas por arma de fuego. Las heridas auto infligidas por arma blanca son eventos poco comunes en el campo médico legal y revisten de importancia por la posibilidad de confusión con el homicidio. En esta revisión caracterizaremos el suicidio producido por arma blanca, centrándonos en las variables prácticas que son observables en el cuerpo y en la escena de la muerte, lo que permitirá la diferenciación de las maneras homicida y suicida de la muerte.

Palabras clave:

Suicidio, conducta autodestructiva, arma blanca, auto-apuñalamiento, revisión bibliográfica.

Abstract:

Approximately one million people worldwide die by suicide each year, equivalent to one death every 40 seconds. The method used to commit suicide depends mainly on the physical availability and sociocultural acceptability, the most used methods are hanging, poisoning and ballistic trauma. Self-inflicted stab wounds are rare events in the medicolegal field and become important because of the possibility of confusion with murder. In this review we characterize suicide stab wounds, focusing on the practical variables that are observable in the body and at the scene of death, enabling the differentiation of homicidal and suicidal ways of death.

Keywords:

Suicide, autodestructive conduct, Sharp force, self-stabbing, bibliografic review.

INTRODUCCIÓN

Definimos suicidio, como un acto deliberado e intencional de provocar una lesión auto-infligida que termina en la muerte;1,2 representando un problema de salud que enfrentan todos los países del mundo,3,4 la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que aproximadamente entre ochocientos mil a un millón de muertes son debido a esta manera, con una tasa de mortalidad anual de suicidio global de 11,4 muertes por cada 100,000 personas en el 2012; y alrededor de 3,000 muertes al día, o una muerte cada 40 segundos y 20 veces este número de personas han intentado suicidarse. 5,6,7,8,9,10,11Países como Corea presentan una tasa alta en el mundo de 29.1 suicidios por cada 100,000 personas anualmente desde 1998, Japón con 24,3; Tailandia con 7.8; Singapur con 10.3; 11 Serbia con 9.5; 10 España con 8.3; 12 contrasta con Brunei con 1.9 muertes por cada 100,000 personas al año, siendo una tasa baja con respecto a los países de su región.11

En la Región de las Américas ocurren alrededor de 65,000 defunciones por suicidio anualmente. 9,12 A nivel internacional, se clasifica entre las 15 principales causas de mortalidad.9,10 En Estados Unidos, es la novena causa de muerte, la tercera causa de muerte entre las personas de 25-34 años, el cuarto lugar entre las personas de 35-54 años, y el octavo lugar entre las personas de 55-64 años; a nivel mundial, se ha observado un número creciente de jóvenes que se suicidan, la proporción de suicidios entre personas por debajo de 44 años ha aumentado en países como India y México, que presentan tasas de suicidio entre jóvenes de 15-29 años más altos que en otros grupos de edades; mientras que Japón ha tenido un aumento en el número de suicidios de hombres de 40 a 50 años, aumentando la tasa de mortalidad de su país; y en generalidad el suicidio tiene mayor incidencia en hombres que mujeres.5,8,9,10,11,12,13En Honduras según datos del Instituto Universitario de Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS), en el año 2015, se reportaron 330 casos de suicidio, lo que representa un promedio mensual de 28 víctimas. Con un aumento de 26.7% de los casos en relación al año 2014, lo que representa además el 4.1% del total de muertes violentas en el país, colocándose como la quinta causa de muerte externa y con una tasa nacional de 3.8 por cada cien mil habitantes.14

Métodos de suicidio

La naturaleza del método adaptado en el acto suicida, es un factor importante que determina los resultados del suicidio, aunque no difieren mucho de un país a otro.9 Se han descrito diversos factores como:

La disponibilidad física: Se refiere al grado en que un agente particular de suicidio sea accesible al individuo, 15 la facilidad al acceso puede ser la razón de que el método más empleado en el mundo sea el ahorcamiento, como también de las altas prevalencias de uso de plaguicidas en el sector rural o el empleo de armas de fuego por personas vinculadas a la Policía o el ejército,16 ejemplos el envenenamiento por analgésicos especialmente paracetamol, es común en Reino Unido, los pesticidas y herbicidas son el método preferido para suicidarse en zonas rurales, ya que se trabaja en la agricultura, en África por ejemplo la intoxicación por plaguicidas es el método más común,9 igual que los pesticidas en la India,10 los cuchillos de cocina,16,17 y sierras eléctricas, debido al acceso por su ocupación.18,19

La aceptabilidad sociocultural:15 que es una medida en la elección, por ser circunscrita por las normas, tradiciones y actitudes de la cultura, como ejemplo, la religión influye en la susceptibilidad en cometer suicidios; en el caso de la religión islámica, el suicidio está estrictamente prohibido, estando asociado a menor tendencia a comportamientos suicidas;11 en Japón, por su antecedente cultural, para los Samurái, el suicidio era permisible en cierta medida, ya que los japoneses referían el acto suicida como una forma honorable de asumir la responsabilidad de malas conductas, siendo la única forma de suicidio durante años, el Hara-kiri (japonés 'harakiri': 'hara' desde el vientre y 'kiri' corte)19 un rito suicida, donde se auto-infligía con armas blancas en abdomen.5,9,15,20,21 La OMS ha reportado que a nivel mundial un 72% de los métodos utilizados no están claros.10 La OMS describe que el ahorcamiento, la intoxicación por plaguicidas y armas de fuego son los principales métodos utilizados, siendo altamente letales y violentos, con incidencia ligeramente más frecuente en hombres que en mujeres,9 que tienden a resultar en fatalidad mientras que métodos menos letales como sobredosis medicamentosa y heridas por arma blanca, es probable que resulten en supervivencia siendo asociados a intentos suicidas.15 El ahorcamiento es el método preferido en China,10 Túnez,18 Corea,15Serbia y Europa del Este; en Estados Unidos predomina el uso de armas de fuego, pesticidas en India, África y Latinoamérica, intoxicaciones por drogas en países nórdicos y Reino Unido, precipitación en Hong Kong.9,10 En América del Norte, se observó la proporción más alta de muertes auto-infligidas por armas de fuego. En América Central, el Caribe, México y en América del Sur se dan con mayor frecuencia los suicidios por asfixia.22 En Colombia del año 2000 al 2010, los métodos de suicidio son ahorcamiento 35.4%, medicamentos, venenos y disolventes 29.7%, armas de fuego y explosivos 26.6%, salto al vacío 3.5%, arma blanca 1.7%;23 observándose resultados muy similares en Honduras en el periodo 1991-1996, en un informe subregional realizado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de suicidio centroamericano y República Dominicana 1998-2008, se encontró que el arma de fuego era la preferida (35.9%), seguido por el ahorcamiento (31.7%) y en tercer lugar el envenenamiento (26.2%), aunque actualmente nuestro país reporta un cambio en los métodos suicidas,1 y en el 2014 se observó que el principal mecanismo para suicidarse es la asfixia por suspensión (ahorcamiento) con 48.3%. El segundo mecanismo más usado es la intoxicación por sustancias tóxicas/médicas que reportó el 37.2%. El tercer mecanismo es el producido por arma de fuego con 11.4%14

Suicidio con Arma Blanca

El uso de arma blanca como método suicida es relativamente poco común en el campo médico legal,6,24 representando un 0.5-0.75%,25,26 varios estudios indican que la relación de arma blanca y suicidio es de 2-3% de todos los casos,6 por eso son estudiadas pobremente, planteando en ocasiones dificultades al momento de diferenciarlas de heridas producidas de manera homicida, ya que la fatalidad de heridas por arma blanca es una causa de muerte violenta, especialmente en países donde están restringidas las armas de fuego como Francia. 27 En España, se reporta que en el 2.5-5% de los casos se utilizó arma blanca como método suicida12 y en Colombia el 1.7%,24 otros estudios refieren un poco más de 5 % del total de suicidios, tasa que se mantiene más o menos estable a lo largo del siglo27 e incluso es inferior según los estudios consultados con porcentajes que varían entre 1.53%, 2.7% y 3.1%.28,29En Honduras, para el año 2013 fue de 0.3% , en el 2014 fue de 0.38% y para el 2015, se incrementó a 3.33%.14

Los datos indican que la incidencia de suicidios utilizando arma blanca es baja, sin embargo debido a que ciertas características lesionológicas pueden mimetizar un homicidio, su caracterización reviste de particular importancia por lo que en este trabajo se ampliara sobre las distintas características suicidas, y su diferenciación del tipo homicida.

Arma blanca, según Calabuig,30 se refiere a instrumentos lesivos manejados manualmente que atacan la superficie corporal por un filo, una punta o ambos a la vez. De acuerdo con estos mecanismos se clasifican en heridas que producen los siguientes tipos de lesiones: herida punzante, herida cortante, herida corto-punzante y herida contuso-cortante.30 Lesiones cortantes o incisas: son aquellas en las que predomina la longitud por sobre la profundidad, los bordes son regulares, no existen puentes, presenta colas de entrada y salida. Son producidas por las armas blancas con uno o dos bordes afilados con o sin punta, siendo el mecanismo de producción la presión, puede apreciarse que un cuchillo, vidrio u otro objeto o fragmento con un borde afilado es capaz de producir heridas incisas.30,31

Las lesiones punzantes en las que predomina la profundidad por sobre la extensión. Encontrando un sitio de entrada, trayecto, pudiendo haber o no un orificio de salida. Son producidas por las armas blancas de forma cilíndrica, es decir, que poseen una punta aguzada.30

Lesiones punzocortantes son aquellas en las que la lesión predomina en profundidad pero tienen asimismo una considerable expresión lesiva en lo superficie cutánea. Son producidas por instrumentos "de hoja" dotados de punta aguzada y por lo menos 1 filo y actúan en primer lugar por un mecanismo mixto de presión, penetración, sección cuando son introducidos y en segundo lugar por un mecanismo de deslizamiento que puede haber cuando son retirados. Por ejemplo: cuchillos, espada, puñal.30

Lesión contuso-cortante son aquellas que presentan una considerable expresión lesional tanto en superficie cutánea como en profundidad, predominando en ambos lo extensión y la magnitud lesiva. Son en general amplias e irregulares con bordes excoriativos, equimoticos e irregulares, pueden producir fracturas de huesos adyacentes frecuentemente.30 Son producidas por instrumentos con escaso a importante filo pero de estructura pesada y actúan por un mecanismo de acción predominantemente de presión y de golpe, con o sin deslizamiento. Por ejemplo: pala, machete, grandes cuchillas, hacha.30,31El diagnostico de manera de muerte es un juicio valorativo de las características que presentan las heridas en cada caso particular, más el análisis del lugar de los hechos y antecedentes del fallecido.30Las heridas tipo incisas o cortantes, y las punzocortantes son las que principalmente se observan en el suicidio

CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS EN EL SUICIDIO POR ARMA BLANCA

Sitio o ubicación de las heridas

Un estudio realizado en Yorkshire y Humberside reportó que el 10% de los suicidios fueron por auto-apuñalamiento.32

La distribución de heridas únicas por auto- apuñalamiento fue: 51% en tórax izquierdo, 29% en abdomen, 6% en muslo, 6% en cuello, 4% en brazos, 4% en muñecas.32 Otro estudio reportó predominio de las heridas en tórax 49%, lado flexor de la muñeca 38% y en cuello 34%.6Datos similares encontrados en otros estudios indican a a región precordial, cuello, muñeca y epigastrio como frecuentes en el suicidio con arma blanca.27,33

Los órganos lesionados fueron principalmente el corazón y los pulmones, con trayectoria de la herida a través del lóbulo izquierdo del hígado, pulmón izquierdo y el corazón, con un 15% de incidencia en las víctimas de suicidio, siendo lo más común las heridas de pecho, estas heridas de auto-apuñalamiento en el corazón usualmente son horizontales, debido que al sostener el cuchillo este esta perpendicular a la muñeca y el codo flexionado.16, 32,33

A nivel del abdomen, Japón presenta la incidencia más elevada comparado con otros países, se reporta de 55.9% a 77.8% de auto-apuñaladas en abdomen, esto debido a factores socioculturales en la región.5 Los sitios más frecuentes en cuadrante superior derecho, seguido de la parte inferior derecha, siendo los más comunes en auto-apuñalamiento, y esto es probablemente debido a que la mayoría de las personas son diestras y requiere mucho esfuerzo infligirlas en el lado izquierdo.13 Un tercio de las heridas por auto- apuñalamiento en el abdomen no causan lesión de órganos, otros autores refieren 40% de incidencia que no lesionan órganos al penetrar el arma blanca. Y cuando lesionan órganos, los afectados son duodeno, intestino delgado, hígado y colón, menos comunes en el estómago, hígado, psoas y vasos en la pared abdominal, esta distribución de lesiones concuerda en el cuadrante superior derecho, en un estudio de Verana, estómago, diafragma, intestino delgado, colón páncreas, hígado y bazo fueron lesionados.13,16

Los sitios no frecuentes son espalda, cuello posterior y genitales33 debido a que los suicidas no pueden alcanzar estas regiones corporales.27

La presencia de heridas incisas en cuello son generalmente homicidas o suicidas, el cuello esta poco expuesto protegido por la mandíbula y parte superior del tórax, cuando son lesiones auto- infligidas, realizadas por personas diestras, inician en el lateral izquierdo superior del cuello con trayecto a través del cuello terminando en el lateral derecho, siendo más profundo en su origen y disminuye al terminar, corte lineal y limpio con dirección horizontal en parte anterior del cuello, la presencia de heridas de vacilación son un fuerte indicador de auto-inflición.31

En muñeca, las heridas incisas pueden ser múltiples y paralelas en la cara ventral de la muñeca y antebrazo inferiores son típicos de auto- agresión, acompañados de otras lesiones en el cuerpo y con otras lesiones antiguas, a pesar de que la víctima puede ser el objetivo de cortar una arteria importante en la muñeca, por lo general las heridas resultantes son más superficiales. 31


Figura 1

Figura 1: Sitios más frecuentes en los que se ubican las heridas por arma blanca.

Figura realizada por los autores

Número de heridas

Respecto al número de heridas producidas por auto-inflición, en un estudio realizado por Start, en Inglaterra en 1992, refiere que 64% fueron heridas únicas; y el 6% de los casos presentaron entre 2-5 heridas; un 4% presentaron heridas múltiples, entre 6 -10 y el 7% presentaron heridas múltiples, con más de 20 heridas.32 Otro estudio realizado en Japón en 2011, determinó que un 71% de los suicidios tenían heridas múltiples y un 29% solo presentaban una herida.7 Aunque la presencia de múltiples puñaladas y heridas incisas plantean la posibilidad de un homicidio, ya que la incidencia de suicidio con auto-apuñalamiento es baja.16

Heridas de vacilación o tanteo

Las heridas de vacilación o lesiones tentativas, son aquellas heridas incisas o punzocortantes que son superficiales, ocasiones paralelas entre sí, estando presentes en el 75% de los casos de suicidios por arma blanca.17, 24 Un estudio similar reportó que están presentes en un 64% de los casos,32 y usualmente están próximas a las lesiones fatales.7,24

Estado de la ropa

En los casos de suicidio pueden no presentar daño por las lesiones auto-infligidas, ya que estas se presentan en sitios o regiones descubiertas, o zonas que ya están descubiertas después de que la ropa se ha tirado hacia arriba, aunque la presencia de daño en la ropa no implica, ni excluye homicidio o suicidio, en un estudio por De-Giorgio en el 2015, refirió que el 11% de los casos de suicidio presentan lesiones en ropa, y ausencia de ropa en un 35% del total de los casos, usualmente los suicidas se quitan la ropa previo a auto- apuñalamiento. 9,24,34

Estudio de la escena del crimen

Evaluar la escena del crimen, en casos de suicidio es esencial, ya que se recaba información sobre la posición del cuerpo, localización de manchas, las condiciones del entorno, la presencia o ausencia de carta de despedida, evidencia de lucha, la presencia del instrumento de muerte cerca del cuerpo. Usualmente los suicidios se realizan en la casa de la víctima.24 la locación más frecuente en la vivienda es el baño, las escenas son preparadas y en orden;9 la falta de evidencia de signo de pelea es característico de la escena del crimen.33

Otra característica de los suicidas es la presencia de una carta escrita que describe una despedida,35,36 en un estudio de 105 suicidas por herida cortante, se encontró que el 18% dejaron mensajes suicidas. 53% dieron mensajes suicidas orales; las cartas usualmente son encontradas por los policías, pero su frecuencia es una minoría.33

La víctima

Respecto a las características de la víctima; existe un predominio de mayor incidencia en hombre que en mujeres, con una razón de 3:1; 32 varios estudios han encontrado que existe una prevalencia mayor en el sexo masculino, el estudio de Venera, encontró 33.3% femenino y un 66.7% masculina.9,16,33,37

Se observó en el estudio de Byard, el rango de edad entre 23- 83 años, y no existió en dos décadas un caso de menores de 20 años que usara el arma blanca como método suicida; otros estudios refieren edades de 25-75 años, 32 en Japón edades de 40 a 50 años5 Este método se ve favorecida a las personas mayores, en lugar de los más jóvenes; la edad media de los sujetos era 49 años, la cual puede variar entre países o comunidades.38

Se ha relacionado la presencia de enfermedades mentales aproximadamente en un 90% de los suicidios, siendo el riesgo más importante, asociando en un 60% a los trastornos del estado de ánimo, datos actuales refieren que la morbilidad psiquiátrica asociada incluye enfermedades psicóticas, con clara ideación suicida; otras enfermedades como la depresión, un factor contribuyente en el acto del suicidio.13,15,39 En los países desarrollados (y también en desarrollo), la ansiedad y los trastornos depresivos son más comunes entre las mujeres, mientras que los trastornos de abuso de sustancias (alcohol, marihuana, cocaína, etc.) y trastornos de personalidad antisocial son más comunes entre los hombres.1,9,18,23

El abuso del alcohol, es un factor contribuyente para la realización del acto suicida.13,18,27 Análisis de presencia de alcohol en sangre de victimas de suicidio, demostró entre 16%, y 17%,27 otras investigaciones post mortem han revelado que el alcohol estaba en la sangre del 45% (Suecia), 36-40% (Finlandia), 35-48% en Estonia, 28-29% en América, y el 20% de las víctimas de suicidio holandeses.9

En un estudio de auto-mutilación, el 70% de los hombres, presentaron antecedentes psiquiátricos, y la mitad de ellos alcohol positivo en sangre.19 El abuso del alcohol se ha observado casi tres veces más frecuentemente en los hombres con respecto a la mujeres, y en la cuarta parte de los casos , se detectó alcohol postmortem.9 Existe una relación entre el sexo masculino con enfermedades psiquiátricas y el abuso de drogas/alcohol, esto da como resultado perdida del juicio, y búsqueda de métodos de suicidios más violentos como ser las herramientas eléctricas.18,20,40,41

Desde una perspectiva epidemiológica, se han señalado factores socioculturales, ambientales y económicos (pobreza) y sobresalen la baja escolaridad, el desempleo, la soltería y las situaciones estresantes que involucran a toda la comunidad. 9,23

Se ha descrito que el implemento más comúnmente usado fue cuchillo de cocina, 70%, seguido de navajas 12%, cuchillo retráctil 6%, tijeras 6%, fragmento de vidrio 3%. En el 39% de los casos, el instrumento estaba localizado cerca del cuerpo de la víctima. En el 18% de los casos, hubo más de un instrumento de muerte cerca de las víctimas.6,32

Diferenciación entre herida suicida y homicida

La diferenciación de la manera de muerte es un tema confuso y difícil, pero existe una ligera diferencia que puede ser estudiada. Los criterios clásicos para la diferenciación de las lesiones auto- infligidas de las heridas infligidas: 24

· Localización anatómica;

· Número de lesiones y sus característica

· Heridas vacilación de defensa personal

· Análisis de la ropa

· Antecedentes psiquiátricos

· Escena y resultados de la autopsia

Respecto a la selección del instrumento presentan un orden de frecuencia distinto; los cuchillos de cocina son los más frecuentes y las hojas de afeitar o navajas, en el homicidio los cuchillos tipo arma, estiletes fueron sobrepresentados.33

Las lesiones letales son más frecuentes en los homicidios; mientras en el suicidio pueden ser fallidas, siendo intentos suicidas.42

Respecto a la ubicación de las heridas, en el homicidios pueden presentarse en espalda y genitales, estas no están presentes en los suicidios, ya que no existe alcance de la mano dominante a la región posterior, y cuando se encuentran, se consideran un indicador de homicidio.24,33 Los sitios más frecuentes de lesiones en suicidios son en tórax y cuello anterior, con incidencia de casi el doble que en el caso homicida, los miembros superiores y abdomen con mayor frecuencia en el lado derecho. En el homicidio son frecuentes las lesiones en el tórax, en segundo lugar están los miembros superiores e inferiores, abdomen y menos frecuente en el cuello.6,24,27,35

El número de heridas pueden causar confusión, debido a que las múltiples puñaladas y heridas incisas plantean un homicidio.26 La presencia de heridas de vacilación son comunes en suicidio y las defensivas en el homicidio.16,27La valoración de la ropa, en el suicidio usualmente está ausente, mientras que los homicidas no discriminan lesionar a través de la ropa.16

En la revisión de los datos del Departamento de Estadística de la sede de Tegucigalpa de la Dirección de Medicina Forense, encontramos que en el año del 2015, solo un caso de suicidio por arma blanca, representando el 0.71% de todos los casos suicidas ( 139 casos) que llegaron a la sede de Tegucigalpa comparando con datos a nivel nacional, el Instituto Universitario de Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS), que reportó para el año 2013 un caso de suicidio por arma blanca y otro caso en el 2014 ( 0.3% y 0.38% respectivamente del total de todos los suicidios). Como observamos la incidencia anual de casos suicidas por etiología de arma blanca es muy baja.

REPORTE DE CASO

Presentamos un caso de muerte auto-infligida por arma blanca en el año 2015, cuya autopsia fue realizada en la Sede de Tegucigalpa de la Dirección de Medicina Forense.

Se trata de un occiso masculino de 43 años, labrador, de la zona urbana de la Ciudad de Tegucigalpa, con historia médico legal, que aproximadamente a las 17:00hrs, se encontraba en su casa de habitación, le reportan a un familiar, que el occiso se había herido con un puñal en el cuello, hecho no presenciado por ningún familiar o conocido de la víctima; fue trasladado al servicio de urgencias, pero muere en el traslado. El levantamiento cadavérico fue realizado en la morgue de esta institución de salud, la ropa se observó ensangrentada pero no dañada. Se reportó además que el occiso tenía antecedentes de alcoholismo crónico y varios ingresos al Hospital Nacional Psiquiátrico.

En la autopsia el examen externo, del cadáver un intervalo post-mortem de 5 a 7 horas, con dos heridas punzocortantes localizadas en la cara anterior del cuello teniendo bordes lineales con longitud de 2.5 cm y profundidad de 6cm la primera y la segunda de 1 cm con profundidad de casi tres veces más. Esta herida produjo laceración de la piel, del tejido celular subcutáneo, contusión de los músculos del cuello, laceración del lóbulo izquierdo de la tiroides, del tercio superior de la tráquea y de la vena yugular interna izquierda con un hematoma adyacente a la lesión y otro retrofaríngeo; sin orificios de salida, tal y como se observa en la fotografía 2, presentando alrededor múltiples heridas incisas, sin profundidad. Las heridas presentan reacción vital en los tejidos, con infiltrados de sangre y separados por la retracción de la dermis o de los tejidos subyacentes. Los análisis de laboratorio no detectaron alcohol, ni drogas de abuso en el organismo. La causa de muerte fue por exanguinación producto de la laceración de la vena yugular interna izquierda debido al traumatismo del cuello anterior causado por la herida punzocortante por arma blanca. La manera de muerte preliminar fue pendiente de investigación, debido a la pobre credibilidad del informante y a la falta de datos de la escena del crimen, ya que no se reportó los hallazgos del estudio de la misma; el cuerpo fue levantado en morgue hospitalaria debido a su traslado en ambulancia, sin embargo al estudiar adecuadamente se estima que el caso cumple con las características de suicidio previamente descritas; desde la morfología, ubicación y el número de las heridas, la falta de daño en ropa, los antecedentes psiquiátricos y alcohólicos, por lo que bajo los hallazgos de autopsia se concluye que nos encontramos ante un suicidio producido por arma blanca.


Fotografía N°1

Descripción de las heridas, tomada en la sala de autopsias.

DISCUSIÓN

Los métodos de suicidio en los distintos países no son muy variables y estos van a depender de la disponibilidad física del instrumento y de la aceptabilidad sociocultural.15 Existen diferentes factores que predisponen al suicidio entre los más mencionados son trastornos psiquiátricos, depresión, factores económicos.15 Tres métodos de suicidio predominan: ahorcamiento, intoxicaciones y heridas por arma de fuego,10 las heridas auto infligidas por arma blanca son eventos poco comunes en el campo médico legal y hay una posibilidad de confusión con el homicidio.

En el caso presentado, encontramos que es una víctima del sexo masculino, acorde a lo reportado en la literatura sobre la relación de frecuencia hombres versus mujeres (3:1),32 con antecedentes de alcoholismo e historia de ingresos al hospital psiquiátrico, descritos como factores contribuyentes y compatibles para la realización del suicidio. Las características específicas de la herida, la ubicación en región anterior del cuello, compatible con datos que reportan un 34%6 con ubicación en cuello; respecto al número de heridas se observó una letal y varias de vacilación, comparando con un estudio realizado en Inglaterra que refiere un 64%20 heridas únicas auto-infligidas y las heridas de vacilación se encuentran en un 70-75%. 17, 24 Describiendo el estado de la ropa, el occiso la presentaba ensangrentada pero no dañada, siendo expuesto de esta manera en estudios internacionales que es poco frecuente el daño de la vestimenta.9,24,34


Fotografía N°2

Laceración de la yugular izquierda

Todas estas características específicas presentadas en este caso, nos permiten orientar la manera de muerte como suicida, lo cual se complementa con los hallazgos del estudio de la escena, sin embargo los médicos forenses deben realizar un análisis minucioso antes de determinar la manera de muerte en el caso de heridas por arma blanca.16,26

CONCLUSIONES

El suicidio constituye un grave problema de salud, siendo los métodos más usados el ahorcamiento, intoxicaciones y herida por arma de fuego, estando en un porcentaje menor el arma blanca. En Honduras, el suicidio por arma blanca constituye el sexto método. Las circunstancias de los suicidios por arma blanca, son a veces tan extraños o tan poco documentados a nivel de escena y de datos investigativos, que el homicidio no puede ser excluido a primera vista.

La distinción entre el homicidio y suicidio requiere el análisis de los resultados de la autopsia (localización de las heridas, numero, heridas de vacilación, ropas) y la comparación con otros resultados de la investigación; además de un examen minucioso de la escena de la muerte, (limpieza, orden, cartas de suicidio) como el análisis de patrón de manchas de sangre, siendo los únicos medios que permiten responder estos asuntos, Sin embargo, estos parámetros debe ser considerados como meramente indicativos y no absolutos y deben ser integrados según el caso individual.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Organización Panamericana de la Salud. Informe Subregional de suicidio Centroamérica y República Dominicana 1998-2008. [Internet]. Washington D.C.: OPS; 2011. [consultado el 28 de abril 2015]. Disponible en: http://new.paho.org/hq/dmdocuments/OPS%20Suicidio%20en%20CA%20y%20RD.pdf

2. García Valencia J, Montoya Montoya GJ, López Jaramillo CA, López Tobón MC, Montoya Guerra P, Arango Viana JC, et al. Características de los suicidios de áreas rurales y urbanas de Antioquia, Colombia. Rev Colomb Psiquiat [Revista en Internet].2011 [consultado el 29 de abril 2015];40(2):199-214. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=80619290002

3. Kimura R, Ikeda S, Kumazaki H, Yanagida M, Matsunaga H. Comparison of the clinical features of suicide attempters by jumping from a height and those by self-stabbing in Japan. J Affect Disord [Revista en Internet]. 2013 [Consultado el 29 de Abril de 2015];150(2):695-8. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23701752

4. Lim M, Lee SU, Park JI. Difference in suicide methods used between suicide attempters and suicide completers. Int J Ment Health Syst [Revista en Internet]. 2014 [Consultado el 29 de Abril de 2015];8(54): 1-4. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4290454/pdf/13033_2014_Article_213.pdf

5. Takai M, Yamamoto B, Iwamitsu Y, Miyaji S, Yamamoto H, Tatematsu S, et al. Exploration of factors related to hara-kiri as a method of suicide and suicidal behavior. Eur Pychiatry [Revista en Internet]. 2010 [Consultado el 29 abril 2015];25(7):409-13. Disponible en: http://www.europsy-journal.com/article/S0924-9338(09)00183-7/abstract

6. Fekube S, Hayashi T, Ishida Y, Kamon H, Kawaguchi M, Kimura A, et al. Retrospective study on suicidal cases by Sharp force injuries. J Forensic Leg Med [Revista en Internet]. 2008 [Consultado el 29 de Abril de 2015];15(3):163- Disponible en: http://www.jflmjournal.org/article/S1752-928X(07)00135-7/pdf

7. Andrés A, Haliciouglu F, Yamamura E. Socio- economic determinants of suicide in Japan. J Socio Econ [Revista en Internet]. 2011 [Consultado el 30 de Abril de 2015];40(6):723-731. Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1053535711000904

8. Liu Y, Zhang Y, Cho YT, Obavashi Y, Arai A, Tamashiro H. Gender differences of suicide in Japan, 1947-2010. J Affect Disord [Revista en Internet]. 2013 [Consultado el 30 de marzo de 2015] 151(1):325-330. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23830001

9. Marc B, Lorin AS. Suicide: etiology, methods and statistics. In: Byard & Payne-James, editors. Encyclopedia of Forensic and Legal Medicine. Vol 4. San Diego: Elsevier; 2016.

10. Ilic M, Ilic I. Suicide in Serbia. J Affect Disord [Revista en Internet]. 2016 [Consultado el 2 de mayo de 2016];193:187-193. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26773920

11. Telisinghe PU, Colombage SM. Patterns of suicide in Brunei Darussalam and comparison with neighbouring countries in South East Asia. J Forensic Leg Med [Revista en Internet]. 2014 [Consultado el 29 abril 2015];22:6-9. Disponible en: http://www.jflmjournal.org/article/S1752-928X(13)00310-7/pdf

12. Fombellida-Velasco L, Sánchez-Pérez JD. Un caso atípico de suicidio por herida punzante. Rev Esp Med egal [Revista en Internet]. 2016 [Consultado el 2 de abril 2016];42(2):86-88. Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0377473216000055

13. Abdullah F, Nuernberg A, Rabinovici R. Self- inflicted abdominal stab wounds. Injury [Revista en Internet]. 2003 [Consultado el 29 abril 2015];34(1):35-9. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12531375

14. Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Instituto Universitario de Democracia, Paz y Seguridad; Ministerio Público. Observatorio de la Violencia. Muertes violentas y no intencionales Enero Diciembre de 2015. Boletín 2015 [Internet]. Febrero 2016 [Consultado 29 abril 2016];40. Disponible en: http://www.iudpas.org/pdf/Boletines/Nacion al/NEd40EneDic2015.pdf

15. Chen YY, Park NS, Lu TH. Suicide methods used by women in Korea, Sweden, Taiwan and the United States. J Formos Med Assoc [Revista en Internet]. 2009 [Consultado el 2 abril 2015];108(6):452-9. Disponible en:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19515625

16. Venara A, Jousset N, Airgnes G Jr, Amaud JP, Rouge Maillart C. Abdominal stab wounds: self-inflicted wounds versus assault wounds. J Forensic Leg Med [Revista en Internet]. 2013 [Consultado el 29 abril 2016];(4):270-273. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23622473

17. Large M, Babidge N, Nielssen O. Intracranial self-stabbing. Am J Forensic Med Pathol [Revista en Internet]. 2012 [Consultado el 29 de Abril de 2016];33(1):13-18. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20386304

18. Zribi M, Ben Amar W, Bardaa S, Hammami Z, Maatoug S . Unusual suicide by electric saw: a case report. Egypt J Forensic Sci [Revista en Internet]. 2015 [Consultado el 26 de enero 2016];5(3):125-128. Disponible en: http://ac.els- cdn.com/S2090536X14000549/1-s2.0-S2090536X14000549-main.pdf?_tid=29fdb54e-134d-11e6-a5b3-00000aacb35f&acdnat=1462513462_243bf9572d96b5f7537d134fb5ff277f

19. Govindaraju R, Patil RT, Srivastava A. Successfully treated bizarre self-mutilation with disembowelment – case report with review of literature. J Forensic Leg Med [Revista en Internet]. 2013 [Consultado el 29 abril 2015];20(6):588-590. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23910838

20. St oj anović I , M ilić M , An t ović A , Todorović S, Jovanović I. Unusal suicide with a chainsaw. Forensic Sci Int [Revista en Internet]. 2013[Consultado el 29 abril 2016];228(1-3):58-61. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23452874

21. Gloulou F, Allouche M, Khelil MB, Bekir O, Banasr A, Zhioua M, et al. Unusual suicides with band saws: two case reports and a literature review. Forensic Sci Int [Revista en Internet]. 2009 [Consultado el 29 abril 2016]; 183(1-3):7-10. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19019591

22. Organización Panamericana de la Salud.Mortalidad por suicidio de las américas: informe regional. [Internet]. Washington D:C: OPS; 2014. [Consultado 29 abril 2016]. Disponible en: http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:WztizhSiXkIJ:www.paho.org/hq/index.php%3Foption%3Dcom_docman%26task%3Ddoc_download%26Itemid%3D%26gid%3D27709%26lang%3Des+&cd=1&hl=es&ct=clnk

23. Cardona D, Medina O, Caracterización del suicidio en Colombia, 2000-2010. Rev Colomb Psiquiatr [Revista en Internet]. 2016 [Consultado el 29 abril 2016];45(3): 170-177.Disponible en:http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0034745015001584

24. De-Giorgio F, Lodise M, Quaranta G, Spagnolo AG, d'Aloja E, Pascali VL,et al. Suicidal or homicidal sharp force injuries? A review and critical analysis of the heterogeneity in the forensic literatura. J Forensic Sci [Revista en Internet]. 2015 [Consultado el 29 abril 2016];60(1):97-107. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25428547

25. Benali L, Abalan F, Christin E, Abriat F, Liguoro D, Gromb S. An unusual case of attempted suicide by a depressive woman: self-inflicted intracranial stabbing. Forensic Sci Int [Revista en Internet]. 2013 [Consultado 12 de mayo de 2015]; 223(1-3):9-11. Disponible en: http://www.fsijournal.org/article/S0379-0738(12)00540-3/abstract

26. Ventura F, Bonsignore A, Gallo M, Portunato F, De Stefano F. A fatal case of suicidal stabbing and cutting. J Forensic Leg Med [Revista en Internet]. 2010 [Consultado el 29 abril 2015]; 17(3):120-122. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20211449

27. Brunel C, Fermanian C, Durigon M, de la Grandmaison GL. Homicidal and suicidal sharp force fatalities: autopsy parameters in relation to the manner of death. Forensic Sci Int [Revista en Internet]. 2010 [consultado el 29 abril 2016];198(1-3):150-4. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20219299

28. Corbella J. Suicidio. En Calabuig,G. Medicina Legal y Toxicologia. 6a ed. España: Masson; 2004.pp.325-326.

29. Muñoz N, Gómez O. Haciendo Diana: Suicidio por sección de la arteria femoral. Gac Int Cienc Forense. [Revista en Internet]. 2013[consultado el 23 de mayo del 2015]:6:47-51. Disponible en: http://www.uv.es/gicf/4Ar5_Negre_GICF_06. pdf

30. Calabuig C. Arma blanca. En: Calabuig G.Medicina Legal y toxicologia. 6a ed. España: Masson; 2004. Pp.389-390.

31. Payne-James J, Vanezis P. Injury, Fatal and Nonfatal: Sharp and cutting edge wounds. In: Byard R, Payne-James J, editores. Encyclopedia of Forensic and Legal Medicine Vol 4. 2a ed. San Diego: Elsevier; 2015. pp. 119-129.

32. Start R, Milroy C, Green M. Suicide by self- stabbing. Forensic Sci Int. [Revista en Internet]. 1992[Consultado el 3 de junio de 2015];56 (1): 89-94. Disponible en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/037907389290151L

33. Karlsson T. Homicidal and suicidal sharp force fatalities in Stockholm, Sweden. Orientation of entrance wounds in stabs gives information in the classification. Forensic Sci Int [Revista en Internet].1998 [Consultado el 3 de junio de 2015]; 93(1): 21-32. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9618908

34. Kaliszan M, Kernbach-Wighton G, Bouhaidar R. Multiple self-inflicted stab wounds to neck, chest and abdomen as a unique manner of suicide. J Forensic Sci[Revista en Internet].2010[Consultado el 13 de junio de 2015]; 55(3): 822-5. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20202068

35. Gorakh S, Pathak H, Parchake M, Sukhadeve R, Meshram V.et al. Aplanned complex suicide: Cut injury to the wrist with corrosive acid poisoning. Egypt Journal Forensic Sciences[Revista en Internet].2016 [Consultado el 3 de junio de 2016]6(4):478–480. Disponible en: http://ac.els-cdn.com/S2090536X15000805/1-s2.0- S2090536X15000805-main.pdf?_tid=3a4ba3f2-0e8e-11e6-89aa-00000aacb360&acdnat=1461991650_66b65cfbc653ca6abcb53fa8d7d875dd

36. Toro K, Pollak S.Complex suicide versus complicated suicide. Forensic Sci Int [Revista en Internet].2009 [Consultado el 3 de junio de2015];184(1-3):6-9. Disponible en: http://www.fsijournal.org/article/S0379-0738(08)00425-8/abstract

37. Kumral B, Büyük Y, Gündoğmuş U. Medico legal evaluation of deaths due to decapitation. Romanian Journal Legal Medicine [Revista en Internet]. 2012[Consultado el 3 de junio de 2015];20(4): 251-254. Disponible en: http://www.rjlm.ro/doc/251-254medico-:legalevaluationofdeathsduetodecapitation.pdf

38. Byard RW, Klitte A, Gilber JD, James RA, et al. Clinicopathologic features of fatal self-inflicted incised and stab wounds: a 20 year study. Am J Forenci Med Pathol[Revista en Internet].2002[Consultado el 3 de junio de 2016];23(1):15-18. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11953487

39. Pierre J. Culturally sanctioned suicide: Euthanasia, seppuku and terrorist martyrdom. World Journal Psyquiatry [Revista en Internet].2015[Consultado el 3 de junio de 2016];5(1):4-14. Disponible en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/P MC4369548/pdf/WJP-5-4.pdf

40. Asano M, Nushida H, Nagasaki Y, Yasuhiro U. Short Communication: Suicide by a circular saw, Forensic Science International [Revista en Internet]. 2008 [Consultado el 3 de junio de 2016];182(1-3): 7-9. Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S037907380800371X

41. Schyma C, Albalooshi Y, Madea B. Extended suicide by use of a chain saw. Forensic Sci Int [Revista en Internet]. 2013[Consultado el 3 de junio de 2015];228(1-3):16–19. Disponible en: http://www.fsijournal.org/article/S0379-0738(13)00143-6/pdf

42. Mazzolo GM, Desinan L. Sharp force fatalities: suicide, homicide or accident? A series of 21 cases. Forensic Sci Int [Revista en Internet].2005[Consultado el 3 de junio de 2016];147:33-5. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15694724

Notas de autor

1 Residente Primer año, Posgrado Medicina Legal y Forense

2 Residente Primer año, Posgrado Medicina Legal y Forense

jespinal@gmail.com

Declaración de intereses

Los autores declaran que no hay conflicto de intereses

Información adicional

Citar como: Cedillo M, Espinal J. Suicidio por arma blanca: Reporte de caso y revisión bibliográfica. Rev. Cienc. Forenses Honduras. 2016; 2(2): 17-29.

Enlace alternativo

http://www.bvs.hn/RCFH/pdf/2016/pdf/RCFH2-2-2016-6.pdf (pdf)



Cinematica de Trauma http://emssolutionsint.blogspot.com/2016/07/cinematica-de-trauma-en-peatones.html #PHTLS #TCCC #DrRamonReyesMD #ATLS #ITLS #Trauma #Explosion



Dr Ramon REYES, MD,
Por favor compartir nuestras REDES SOCIALES @DrRamonReyesMD, así podremos llegar a mas personas y estos se beneficiarán de la disponibilidad de estos documentos, pdf, e-book, gratuitos y legales..

Grupo Biblioteca/PDFs gratis en Facebook

https://www.facebook.com/groups/PDFgratisMedicina #DrRamonReyesMD

Facebook
https://www.facebook.com/DrRamonReyesMD

Instagram
https://www.instagram.com/drramonreyesmd/

Pinterest
https://www.pinterest.es/DrRamonReyesMD/

LinkedIn
https://www.linkedin.com/in/drramonreyes/

Twitter
https://twitter.com/eeiispain

Blog
http://emssolutionsint.blogspot.com/2016/12/dr-ramon-reyes-diaz-md-emt-t-dmo.html

TELEGRAM
Group https://t.me/joinchat/GRsTvEHYjNLP8yc6gPXQ9Q

No hay comentarios:

Publicar un comentario