Curso TECC Tactical Emergency Casualty Care

Curso TECC Tactical Emergency Casualty Care
TECC-España

Facebook EMS SOLUTIONS INTERNATIONAL

jueves, 18 de octubre de 2012

IMPETIGO Infecciones de la piel


IMPETIGO

Entre todas las enfermedades de la piel una de las más infecciosas es el impétigo.
Aunque el trastorno, que es causado por bacterias, puede surgir a cualquier edad, es más común en los bebés y en los niños pequeños.
La enfermedad se manifiesta inicialmente con pequeñas llagas o vesículas.
Y aunque no es grave, los expertos recomiendan tomar precauciones para evitar contagiarla, particularmente a los bebés recién nacidos.

¿Cuáles son las causas?

El impétigo es una infección en las capas superiores de la piel causada por las bacterias de estafilococo o estreptococo.
El trastorno suele ocurrir cuando ya existe otra enfermedad de la piel, como la dermatitis, o por la picadura de un insecto, el rascado, o la rozadura causada por el pañal en los niños.
Este tipo de lesiones permiten que la bacteria pueda penetrar más fácilmente las defensas de la piel y provocar la infección.

Síntomas del impétigo

"Los signos iniciales de la infección son pequeñas manchas rojas que suelen aparecer primero en la cara (especialmente cerca de la boca y la nariz), el cuello y las manos" explica a la BBC la doctora Trisha Macnair, de la Asociación Médica Británica.
"Pero cualquier parte del cuerpo puede verse afectada" agrega
En los bebés el impétigo suele aparecer en la zona de la piel que está en contacto con el pañal.
Las manchas pueden surgir en grupos o fusionarse. Y cuando esto ocurre el centro de cada grupo rápidamente se torna en una ampolla o vesícula que se revienta y comienza a supurar un fluido dorado.
Posteriormente se forma una costra sobre las manchas rojas, las cuales pueden producir comezón o un ardor leve.
"Si no se trata la infección pueden seguir apareciendo durante varios días, o semanas, nuevos grupos de manchas que pueden contagiarse fácilmente a otras partes del cuerpo" dice la doctora Macnair.

¿Es común esta infección?

La infección afecta principalmente a los niños.
Se cree que cerca de 3% de los niños menores de cuatro años y 2% de los niños de entre 5 y 14 años se contagian con impétigo cada año.
Pero en ocasiones puede surgir en los adultos. Por ejemplo, en personas que viven en un ambiente confinado, como los cuarteles del ejército o las prisiones.
Como las bacterias que lo causan están en el medio ambiente, como escuelas y guarderías, la infección puede propagarse fácilmente.

Tratamientos para el impétigo

"Si sospecha que usted o su niño está contagiado con impétigo es necesario consultar al médico porque la enfermedad es muy infecciosa y es necesario someterse a un tratamiento antibiótico" explica la experta.
La mayoría de la gente deja de ser contagiosa después de 48 horas de tratamiento o una vez que las vesículas se han secado y sanado.
En los casos leves puede aplicarse una crema antibiótica sobre las manchas, lo cual podrá solucionar la infección.
Pero en casos más graves es necesario tomar tabletas o jarabe antibiótico para controlarla.
En la mayoría de los casos, cuando se le trata con antibiótico, el impétigo suele sanar en una semana.
Pero debido a que la enfermedad es muy contagiosa, los expertos recomiendan no llevar al niño a la escuela o guardería hasta que las manchas se hayan encostrado y secado.
"Ésta es una infección autocontrolada -explica la doctora Macnair- es decir, mejora por sí misma. Por eso las complicaciones suelen ser muy raras".
"Pero hay casos en que la infección puede propagarse a los ganglios linfáticos o a una capa más profunda de la piel", agrega.

¿Cómo evitar la infección?

Para evitar un segundo episodio de la infección, es necesario mantener las grietas o lesiones de la piel limpios.
Y también, los expertos recomiendan tratar de evitar la dermatitis o cualquier otro trastorno o lesión de la piel, como la rozadura de pañal.
Para no propagar la infección, es necesario evitar que los niños se toquen la zona afectada de la piel y que se laven las manos con frecuencia.
Las personas que cuidan al niño también deben lavarse las manos después de estar en contacto con él.
"Es importante mantener las manchas lo más limpias y secas posible y el niño debe de tener su propia toalla y sábanas, que deben mantenerse limpias después de usarlas" dice la experta.
Las bacterias que provocan el impétigo pueden transportarse en la nariz sin causar ningún daño y en ocasiones el médico puede sugerir un tratamiento para la nariz con una crema antibiótica.