AUTISMO TEA PDF

AUTISMO TEA PDF
TRASTORNO ESPECTRO AUTISMO y URGENCIAS PDF

ULTIMO SOBRE 2019-nCoV

ULTIMO SOBRE 2019-nCoV
CORONAVIRUS covid-19

VISITAS RECIENTES

We Support The Free Share of the Medical Information

EMS SOLUTIONS INTERNATIONAL

Facebook Dr. Ramon Reyes, MD

6 años con el Sello HONcode

6 años con el Sello HONcode
Health on the Net

Nota Importante

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en el blog EMS Solutions International está editada y elaborada por profesionales de la salud. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario. by Dr. Ramon REYES, MD

martes, 26 de mayo de 2020

SARS-CoV-2 ¿ES PELIGROSO EL HIDROGEL ALCOHÓLICO?


RIMERO, ¿ES PELIGROSO EL HIDROGEL ALCOHÓLICO?

¿ES PELIGROSO EL HIDROGEL ALCOHÓLICO?

May 25, 2020

Recientemente, las redes sociales se han estado haciendo eco del supuesto peligro de guardar botes de hidrogel alcohólico desinfectante en el interior de los vehículos.
En las mismas se asegura que dichos botes pueden explotar, debido al calor que se acumula en los coches, y las altas temperaturas que se alcanzan en su interior en esta época del año. En algunos casos, incluso, se llega a afirmar que determinados componentes del gel pueden reaccionar violentamente entre sí.
Como respuesta a estas cadenas virales, los medios de comunicación han tratado de contrastar, con la ayuda de expertos, si tal explosión es o no posible. Aunque la mayoría de los artículos niegan que la explosión pueda producirse, algunas de estas explicaciones no resultan muy convincentes.Para responder a esa pregunta, en primer lugar, hay que cuestionarse qué es el hidrogel alcohólico o, más bien, de qué está compuesto. Éste no es más que una mezcla acuosa de varios alcoholes, entre los que se encuentra el etanol, el isopropanol o la glicerina, además de otros compuestos orgánicos. El contenido alcohólico más común en estos geles oscila el 70%.
Hay que tener en cuenta que los alcoholes son sustancias, cuyos líquidos y vapores, son inflamables o muy inflamables, dependiendo del tipo de alcohol. Por tanto, el manejo de estas sustancias, a la temperatura del interior de un coche al sol en verano, que puede llegar a alcanzar los 50 o 60ºC, implica un elevado riesgo de incendio.
ENTONCES, ¿EL HIDROGEL PUEDE EXPLOTAR?
La respuesta a esta pregunta no es tan sencilla como un sí o un no. Más bien, la contestación depende de a qué tipo de explosión nos estemos refiriendo, y bajo qué condiciones.
La explosión que todos tenemos en mente, aquella que pertenece a la cultura popular, es la de un bote estallando en mil pedazos después de haber cedido ante una elevada presión interna. Además, también nos viene a la cabeza el esparcimiento del gel, ardiendo por todo el vehículo.
 La realidad es que este fenómeno tiene pocas o nulas probabilidades de ocurrir. Este tipo de explosión, que en un inicio obedece a un mecanismo físico, se produciría como consecuencia de una sobrepresión muy elevada en el interior del bote. Lo cierto es que esta presión interna coincide con la presión de los vapores de los componentes del gel y ésta, a la temperatura de 50 o 60ºC a la que se puede encontrar el coche, no es lo suficientemente alta.
Descartada la explosión física del recipiente que contiene el alcohol, la otra posibilidad es que se produzca una explosión química, al originarse una reacción de combustión de los vapores inflamables en presencia de oxígeno. Para que se diera este caso, en primer lugar, la temperatura del interior del vehículo tendría que ser, al menos, igual a la temperatura de inflamabilidad de los componentes inflamables del gel, cosa que es muy factible, puesto que esta temperatura, para el etanol y para el isopropanol, es inferior a los 15ºC.
En segundo lugar, otra condición necesaria es que los vapores se encuentren en la concentración adecuada en el aire, es decir, dentro de los límites superior e inferior de inflamabilidad (3 – 19% para el etanol). Para ello, estos vapores deberían migrar hacia fuera del bote, por ejemplo, si el bote estuviese mal cerrado o el gel estuviese en un recipiente inadecuado, o abierto.
Dado que en el interior del vehículo no se va a alcanzar la temperatura de autoignición (por encima de los 350ºC en todos los componentes inflamables del hidrogel), es decir, aquella a la que los vapores prenden sin necesidad de entrar en contacto con una fuente de ignición externa, sería indispensable, además, que se diera una tercera condición: que los vapores, en la concentración adecuada, entrasen en contacto con una fuente de ignición. Por ejemplo, cables en tensión, caja de fusibles, panel de mandos, accesorios electrónicos, mechero, iluminación interior, etc.
Si se dieran estas tres condiciones, simultáneamente, sí que sería posible que se produjese la explosión de los vapores del hidrogel. Sin embargo, atendiendo a la forma en la que normalmente está envasado, la probabilidad de que esto ocurra es realmente baja y, además, si tomamos en cuenta la cantidad de gel que hay en estos botes, la mayoría de ellos pequeños, el efecto de esta ignición sería más bien una leve llamarada que, seguramente, no tendría ningún impacto significativo sobre el vehículo.
¿CÓMO QUE UNA EXPLOSIÓN NO TENDRÍA EFECTOS SIGNIFICATIVOS?
Tal vez la confusión procede del concepto que tenemos de explosión. Una explosión química no es más que una reacción de combustión que se produce a altas velocidades y no siempre implica una liberación de enormes cantidades de energía.
La magnitud de una explosión depende de muchos factores, desde la cantidad de sustancia inflamable, hasta las condiciones de presión, temperatura, etc., a la que se produce.
DE ACUERDO, SE ENTIENDE QUE UNA EXPLOSIÓN PUEDE NO SER CATASTRÓFICA, PERO ¿QUÉ PASA CON LA REACCIÓN DEL ALCOHOL CON LA GLICERINA?
La respuesta es que esa supuesta reacción no es más que un bulo. El etanol y la glicerina son sustancias de naturaleza similar. La diferencia más importante entre estos dos compuestos alcohólicos radica en el número de grupos alcohol (-OH) en su estructura. Por tanto, son sustancias similares, que son compatibles y que no reaccionan entre sí.
En resumen, sí que es posible que se produzca la explosión de los vapores del hidrogel alcohólico, pero la magnitud de esta explosión no sería muy importante. Aun así, hay que tener en cuenta que, de guardar el gel en el vehículo, es conveniente hacerlo en algún lugar donde no le incida el sol directamente y en el lugar más fresco posible, asegurándose que el bote esté bien cerrado.
//En nuestro perfil de instagram hemos publicado un vídeo con el experimento que realizamos//

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.