VISITAS RECIENTES

AUTISMO TEA PDF

AUTISMO TEA PDF
TRASTORNO ESPECTRO AUTISMO y URGENCIAS PDF

We Support The Free Share of the Medical Information

Enlaces PDF por Temas

Nota Importante

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en el blog EMS Solutions International está editada y elaborada por profesionales de la salud. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario. by Dr. Ramon REYES, MD

Aspectos Destacados de la actualización de las Guias de la AHA para RCP y ACE de 2020

Aspectos Destacados de la actualización de las  Guias de la AHA para RCP y ACE de 2020
Bajar en PDF Gratis

martes, 15 de octubre de 2019

Planta Electrica a Carbon PUNTA CATALINA en Republica Dominicana Una Asesina en nuestros ojos

"REPUBLICA DOMINICANA, pais de burros con corbata y titulos universitarios" by Dr. Ramon Reyes, MD

Planta a Carbon Punta Catalina
***174,000 toneladas mensuales de cenizas del carbón mineral***


LAS CENTRALES ELÉCTRICAS DE CARBÓN, LA INDUSTRIA MÁS CONTAMINANTE DE EUROPA
Las plantas de producción de energía eléctrica a partir de la combustión de carbón son las máximas responsables de los principales contaminantes liberados al aire, según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA).


El informe de la EEA “Liberación de contaminantes al medio ambiente del sector industrial europeo” analiza los datos sobre emisiones de las principales instalaciones industriales, incluidas las de generación de energía, refinerías petroquímicas y siderúrgicas, que los Estados miembros deben reportar a la UE. El análisis se basa en los últimos datos disponibles (2015) incluidos en el Registro Europeo de Liberación y Transferencia de Contaminantes (E-PRTR). El registro contiene datos reportados anualmente referentes a 35.000 instalaciones industriales de 65 actividades económicas de toda la UE más Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Serbia.

Pese a los progresos logrados por la UE para alcanzar los objetivos de energía y cambio climático para 2020 y 2030, el informe destaca que las plantas de combustión de carbón para la producción de electricidad continúan siendo responsables de las mayores emisiones al medio ambiente de dióxido de carbono (CO2), dióxido de sulfuro (SO2) y óxido de nitrógeno (NOx).

En 2015, las plantas de generación de electricidad de Belchatów (Polonia), Drax (Reino Unido), Jänschwalde (Alemania) y Kozienice (Polonia) liberaron la mayor cantidad de estos contaminantes. De las 65 actividades económicas incluidas en el E-PRTR, las plantas de energía a partir de carbón fueron responsables de las mayores emisiones de SO2 y NOx. Igualmente, a este sector pertenecen prácticamente todas las instalaciones industriales que más CO2 emitieron.

El carbón se mantiene como el principal combustible usado en las grandes instalaciones industriales, como las de generación de electricidad, las refinerías, químicas y acerías, a pesar de la reducción de su uso en los últimos años. No obstante, últimamente estas instalaciones han llevado a cabo importantes actuaciones medioambientales que les han permitido reducir las emisiones liberadas al aire por unidad de energía consumida. El uso de la biomasa en las plantas de combustión sigue siendo minoritario, aunque se ha multiplicado por tres entre 2004 y 2015.

De acuerdo con el análisis de la EEA, la mitad de las instalaciones responsables de la mayor parte de la contaminación del agua y del aire se ubicaban en cuatro países: Reino Unido (14 plantas), Alemania (7), Francia (5) y Polonia (5).

Los últimos datos reportados también indican que las plantas de tratamiento de aguas residuales fueron responsables de las principales liberaciones al agua de nitrógeno, fósforo y carbono orgánico total. Las más contaminantes de estas instalaciones se ubican en Reino Unido, Francia y España


El mundo necesita dejar de usar carbón, ¿por qué es tan difícil? https://www.nytimes.com/es/2018/11/28/carbon-calentamiento-global/

HANÓI, Vietnam — Carbón, el combustible que impulsó la era industrial, ha llevado al planeta al borde de un catastrófico cambio climático.

Los científicos han advertido en repetidas ocasiones sobre los peligros que se acercan, la más reciente el 23 de noviembre, cuando un importante informe científico emitido por trece agencias gubernamentales estadounidenses concluyó que el daño por el cambio climático podría encoger hasta en un diez por ciento el tamaño de la economía estadounidense para finales del siglo si no se implementan medidas significativas para controlar el calentamiento.

En el ámbito internacional, un informe dado a conocer en octubre por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas descubrió que evitar la peor devastación requeriría una transformación radical de la economía mundial en tan solo unos cuantos años.

Lo más importante para la transformación: erradicar el uso de carbón y rápido.

EXPLORA NYTIMES.COM/ES

Los Cabos, un destino generoso y aventurero
No obstante, tres años después del Acuerdo de París, cuando líderes mundiales prometieron acciones, el carbón no muestra señales de desaparecer. Aunque ciertamente el uso de carbón menguará al final en todo el mundo, no parece que sucederá ni remotamente tan rápido como se necesita para evitar los peores efectos del cambio climático, de acuerdo con la evaluación más reciente de la Agencia Internacional de la Energía. De hecho, el año pasado, la producción global y el consumo se incrementaron después de dos años de declive.

Barato, abundante y el más contaminante de los combustibles fósiles, el carbón todavía es la fuente más grande de energía para generar electricidad en todo el mundo. Esto, incluso cuando energías renovables como la solar o la eólica rápidamente se vuelven más asequibles. Pronto, el carbón podría no tener sentido desde el punto de vista financiero para quienes todavía lo respaldan.

¿Por qué es tan difícil renunciar al carbón?
Porque el carbón es poderoso como fuente de energía dominante. Existen millones de toneladas bajo la tierra. Compañías poderosas, respaldadas por gobiernos poderosos, a menudo en la forma de subsidios, tienen prisa por hacer crecer sus mercados antes de que sea demasiado tarde. Los bancos todavía obtienen ganancias de él. Las grandes redes eléctricas de Estados Unidos fueron diseñadas para él. Las plantas de carbón pueden ser una manera segura para los políticos de brindar electricidad barata —y retener su propio poder—. En algunos países, ha sido una fuente notable de sobornos.

Incluso conforme las energías renovables crecen rápidamente, todavía tienen límites: las energías eólica y solar fluyen cuando la brisa sopla y el sol brilla, y eso requiere que las redes eléctricas tradicionales sean reacondicionadas.

El gigante mundial del carbón
El hogar de la mitad de la población mundial, Asia representa tres cuartos del consumo global de carbón actual. Lo que es más importante, significa más de tres cuartos de las plantas de carbón que están en construcción o en etapas de planeación —una impresionante cifra de 1200 de ellas, de acuerdo con Urgewald, un grupo alemán de defensoría que rastrea desarrollos de carbón—. Heffa Schücking, quien encabeza Urgewald, llamó a esas plantas “un ataque a los objetivos de París”.

Indonesia está extrayendo más carbón. Vietnam está preparando terrenos para nuevas plantas eléctricas operadas con carbón. Japón, al retroceder debido al desastre con la planta nuclear en 2011, ha resucitado al carbón.

No obstante, el gigante mundial es China. El país consume la mitad del carbón mundial. Más de 4,3 millones de chinos trabajan en las minas de carbón del país asiático. China ha agregado el 40 por ciento de la capacidad mundial de carbón desde 2002, un enorme incremento para solo dieciséis años. “Tuve que hacer el cálculo tres veces”, dijo Carlos Fernández Álvarez, un analista energético sénior en la Agencia Internacional de la Energía. “Pensé que era un error. Es una locura”.

Fomentado por la indignación pública sobre la contaminación del aire, China ahora también es el líder en instalación de energía solar y eólica, y su gobierno central ha tratado de lentificar la construcción de plantas de carbón. Sin embargo, un análisis realizado por Coal Swarm, un equipo de investigadores con sede en Estados Unidos que alientan a buscar alternativas al carbón, concluye que siguen construyendo nuevas plantas; otros proyectos propuestos han sido simplemente retrasados en vez de cancelados. El consumo de carbón de China creció en 2017, aunque a un ritmo mucho más lento que antes, y está en camino a crecer de nuevo en 2018, después de haberse reducido en los años previos.

La industria del carbón en China ahora está luchando para encontrar nuevos mercados, desde Kenia hasta Pakistán. Compañías chinas están construyendo plantas de carbón en diecisiete países, de acuerdo con Urgewald. Su rival regional, Japón, sigue la misma estrategia: casi el 60 por ciento de los proyectos planeados con carbón desarrollados por compañías japonesas se ubican fuera del país, principalmente financiados por bancos japoneses.

Esa competencia es particularmente dura en el sudeste de Asia, una de las últimas fronteras del mundo en la expansión del carbón.
Una torre de enfriamiento en una planta operada con carbón en la provincia de Hebei, China. Hay más de 4,3 millones de trabajadores en las minas de carbón del país. CreditKim Kyung Hoon/Reuters

‘Los árboles están muriendo’
Actualmente, prácticamente cada hogar en Vietnam, con una población de 95 millones, tiene electricidad. Hanói, la capital, está en un frenesí de nuevas construcciones, con una creciente demanda de cemento y acero —ambos grandes consumidores de energía—. La economía galopa. Hacia arriba y hacia abajo de la costa, 1560 kilómetros de longitud, compañías extranjeras, principalmente japonesas y chinas, están construyendo plantas de carbón.

Nguyen Thi Thu Thien se mudó de casa después de que la planta eléctrica generó un charco de ceniza justo enfrente. “El polvo de carbón ha ennegrecido mi casa”, dijo molesta. “Incluso los árboles están muriendo. No podemos vivir allá”.

El carbón representa el 36 por ciento de la capacidad actual de generación de electricidad del país; se proyecta que crecerá al 42 por ciento para 2030, de acuerdo con el gobierno. Para alimentar a esas plantas, Vietnam necesitará importar 90 millones de toneladas de carbón para 2030. La mayoría de las plantas en Vietnam usan tecnologías antiguas y contaminantes que muchos inversionistas han prometido recientemente no respaldar en proyectos futuros.

No obstante, los proyectos de carbón también generan oposición por parte de la comunidad, lo cual es raro en un país que aplasta a la disidencia. Pobladores bloquearon una autopista en 2015 para protestar contra un proyecto chino en el sudeste. Autoridades provinciales cancelaron otra planta propuesta en el delta del río Mekong.

Vietnam dice que está encaminado a cumplir con los objetivos de reducción de emisiones del Acuerdo de París. También China e India, con huellas de carbono mucho más grandes. Sin embargo, esos objetivos fueron fijados por los propios países, y no serán suficientes para evitar que las temperaturas globales se eleven a niveles catastróficos. Estados Unidos ha dicho que abandonará el Acuerdo de París.

Esos hechos alarmantes se ciernen sobre la siguiente ronda de negociaciones climáticas internacionales, que comenzarán el 3 de diciembre en el corazón de la región del carbón en Polonia. La delegación estadounidense planea promover el carbón en el evento, como lo hizo en las conversaciones del año pasado en Bonn, Alemania.

‘Estamos produciendo más’
La economía y el cálculo político son muy diferentes en la democracia más grande del mundo: India, con una población de 1300 millones de personas.

Ajay Mishra, el servidor público de carrera a cargo de la energía en el estado central indio de Telangana, lo conoce de primera mano.

Hace cinco años, dijo, las interrupciones diarias al suministro eléctrico afectaban a su estado. Los ventiladores de techo dejaban de funcionar en las asfixiantes tardes de verano. Las fábricas operaban con generadores que consumían grandes cantidades de diésel. Funcionarios estatales tuvieron que hacer algo para arreglar el problema eléctrico. Aprovecharon el sol, con lo que brevemente convirtieron a Telangana en uno de los principales productores de energía solar en India. También recurrieron a aquello en que los funcionarios de gobierno habían dependido durante más de un siglo: la vasta cantidad de carbón que yace bajo tierra, a través de las colinas y los bosques de India central.
Telangana ahora tiene electricidad todo el día. Sus trabajadores agrícolas la obtienen gratis para bombear agua.

“Tenemos carbón”, dijo Mishra. “Producimos más cada año. Durante los siguientes cien años lo tendremos”.
Una estación eléctrica en Telangana CreditRebecca Conway para The New York Times
En una entrevista en Nueva Delhi, el secretario de Energía de India, Ajay Bhalla, dijo que alrededor de 50 gigavatios de capacidad de carbón adicional estaba en construcción. Esa es una fracción de lo que estaba en desarrollo incluso hace una década, cuando se proyectaba que la demanda de energía de India crecería. Muchas de esas plantas se planea que remplacen a unas más antiguas y contaminantes. Sin embargo, el carbón no dejaría de usarse en fechas próximas, predijo, no hasta que haya maneras baratas y eficientes de almacenar energía solar y eólica.

Analistas afirman que India debe reconfigurar su red eléctrica para la era después del carbón. La tecnología de baterías avanza rápidamente. Microrredes pueden remplazar sistemas eléctricos tradicionales. Muchas plantas de carbón existentes ahora operan por debajo de su capacidad, varias están paradas y nuevos estándares energéticamente eficientes pueden ralentizar la demanda hasta el punto en el que puede haber un exceso de plantas de carbón costosas. ¿Quiénes se quedarán sosteniendo este grupo de activos varados? Los bancos del sector público que los financiaron.

No obstante, por ahora el carbón representa el 58 por ciento de la energía de India.

“No es que esté usando carbón de muy buena gana”, dijo Bhalla. “Pero tengo que hacerlo”.


El ecosistema

Además del factor económico, hay otro riesgo que es muy necesario evaluar: la ecología. Bichara asegura que el proyecto cumple con todos los reglamentos de factibilidad medio ambiental, sin embargo el Comité de Lucha Contra el Cambio Climático afirma que una vez en funciones, estas plantas emanarían 174,000 toneladas mensuales de cenizas del carbón mineral.

AES Guayama en Puerto Rico negoció depositar las cenizas del carbón en Arroyo Barril, Samaná. En el 2005 el gobierno dominicano la demandó por daños al ecosistema y a las personas del lugar, enfermas por la emisión de los tóxicos. Dos años después se le otorgaron US$2 millones al Estado y se retiró la querella. Todavía hay familias enfermas por el rockash.

La querella llegó al estrado y el pasado 8 de marzo el Tribunal Superior Administrativo se reservó el fallo, sin fecha fija, sobre el recurso de amparo ambiental contra las plantas de carbón. El abogado demandante, Euren Cuevas, precisa: “Esas cenizas contienen sustancias tóxicas como azufre, mercurio, óxido férrico, anhídrido fosfórico, niveles de radiactividad que contaminarían el aire, suelos y agua”. La parte acusada descalificó la querella.

Una investigación presentada por el Instituto para la Economía Energética de la Universidad de Stuttgart arrojó que “la contaminación atmosférica procedente de las centrales térmicas de carbón de la Unión Europea fue responsable de 22,300 muertes prematuras en 2010”. Cuando se quema carbón se producen gases ácidos, hollín y otras partículas que penetran en los pulmones, llegan a la sangre y provocan, paulatinamente, ataques al corazón, cáncer de pulmón, ataques de asma y otros problemas respiratorios.

En China se quema casi la misma cantidad de carbón que consume el resto del mundo, pero sus niveles de contaminación son tan altos que en 2012 murieron más de 8,000 personas, de acuerdo con Greenpeace East Asia. Hace dos años Pekín prohibió la venta de ese material, aunque su mayor foco de contaminación son los vehículos de motor.

La mejor solución que ven los ambientalistas es convertir el proyecto a gas natural, propuesta que secunda el político Max Puig al considerar que mantener las plantas con carbón mineral le hará “un hoyo” al país. Plantean que entre eliminar las cenizas, instalar filtros y el costo por las emisiones de CO2, sumarían más de 365 millones de dólares al año.

Pero quien responde a estas aseveraciones no es Bichara o su equipo, sino el empresario Juan Viccini en su artículo “Presiones sobre las plantas de Punta Catalina/octubre 2015)”. Sobre lo ambiental dice que las cenizas serán llevadas hasta la cementera Domicen para ser reutilizadas; para el CO2 asegura se plantará un millón de árboles de caoba en los alrededores, un proyecto denominado CaoBank.

En lo referente a convertirlas a gas natural, Viccini presentó cálculos donde se precisa que el costo entre esta planta en carbón o gas es muy similar, pero que el Gobierno no logró cerrar un contrato con lo segundo como combustible. No descarta el uso del gas en un futuro, pero aplaude el acuerdo presente, sobre todo porque los terrenos donde se construyen las plantas en Baní pertenecen al ingenio CAEI, de titulación Viccini.

La justificación para usar carbón y no gas la presentó el economista Andy Dauhajre hace poco más de dos años en un artículo publicado en el periódico El Caribe: “El carbón es y seguirá siendo por los próximos 50 años el principal combustible para la generación de electricidad en el mundo. Para el 2040, la U.S. Energy Information Agency (EIA) ha proyectado que el 35.6% de toda la generación de electricidad en el mundo tendrá al carbón como combustible, superando a las fuentes de energía renovables”.

Agrega que la producción de energía con carbón es más barata que la de gas. Puso el ejemplo de Estados Unidos donde el carbón costaba –en 2013– unos US$2.39 medidos en BTU, casi la mitad de los US$4.19 del gas natural y mucho menos de los US$19.02 del fuel oil. Dos años después el presidente norteamericano Barack Obama pidió al mundo la reducción de las plantas de carbón para minimizar los niveles de contaminación.

Mientras los analistas y economistas comparan las ventajas del carbón sobre el gas, en Puerto Rico los congresistas vacilan ante la idea de prohibir las plantas de ese mineral en 2023. Sucede que desde 2002 funciona la terminal AES Guayama y han usado las cenizas para rellenar terrenos, por lo que cuando se hurga la tierra suben los tóxicos que matan paulatinamente. “Las cenizas de Baní serán reutilizadas por Domicen”, dice Juan Viccini.


En México, por ejemplo, se construye una planta de ciclo combinado entre gas natural y vapor de agua que generará 850 megavatios a un monto de US$400 millones, casi cuatro veces menos que la terminal en Punta Catalina y con 100 megavatios más. Estiman que la planta en Baní está sobrevaluada con US$1,000 millones pero no se presentan pruebas concisas. Bichara insiste en que el ahorro anual será de unos US$400 millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario