Facebook Dr. Ramon Reyes Diaz, MD

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

sábado, 3 de septiembre de 2016

Prevención Síndrome de la Clase Turista "TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA" TVP












Guía para pacientes y familiares en formato PDF gratis 

Administración de heparinas de bajo peso molecular

Su médico le ha prescrito un tratamiento con una heparina de bajo peso molecular como prevención o tratamiento de una trombosis venosa profunda. En esta guía de uso vamos a explicarles cómo debe administrarse este medicamento.

Guía "La enfermedad tromboembólica venosa"



FEASAN presenta una nueva guía para pacientes sobre Enfermedad Tromboembólica Venosa, que ha desarrollado con la colaboración de Bayer y el aval científico de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH)
Hoy día 13 de octubre se celebra por primera vez el Día Mundial de la Trombosis, más de 175 organizaciones de todo el mundo se suman a la conmemoración de este día (#WTD14, @Thrombosisday)
La enfermedad tromboembólica venosa afecta entre 1 y 2 casos cada 1.000 habitantes en España, suponiendo el 2% de los ingresos hospitalarios.
El 16% de los pacientes vive anticoagulado como consecuencia de una trombosis venosa profunda o un embolismo pulmonar, un dato que se recoge de un estudio reciente desarrollado por la FEASAN.
    ¿CÓMO SE MANIFIESTA LA ENFERMEDAD TROMBOEMBÓLICA VENOSA?
    Las principales manifestaciones de la enfermedad tromboembólica son la trombosis venosa profunda y la
    embolia pulmonar, entre otras.TROMBOSIS VENOSAPROFUNDA

    ¿Qué es la Trombosis venosa profunda?
    Es una afección que sucede cuando de forma un coágulo sanguíneo en una vena que se encuentra profundo de una parte del cuerpo. Afecta principalmente las venas grandes en la parte inferior de la pierna y el muslo, pero puede presentarse en las venas profundas del brazo.
    Causas
    Las trombosis venosas profundas (TVP) son más comunes en los adultos de más de 60 años, pero pueden ocurrir a cualquier edad. Cuando un coágulo se desprende y se desplaza a través del torrente sanguíneo, se denomina émbolo, el cual se puede atascar en el cerebro, los pulmones, el corazón o en otra zona, lo que lleva a daño grave.
    Los coágulos de sangre se pueden formar cuando algo disminuye o cambia el flujo de sangre en las venas. Los factores de riesgo incluyen:
    Un catéter de marcapasos que se ha pasado a través de la vena en la ingle
    Reposo en cama o sentarse en una posición por mucho tiempo como un viaje en un avión
    Antecedentes familiares de coágulos sanguíneos
    Fracturas en la pelvis o las piernas
    Haber dado a luz en los últimos 6 meses
    Embarazo
    Obesidad
    Cirugía reciente (especialmente cirugía de la cadera, de la rodilla o pélvica en la mujer)
    Producción excesiva de glóbulos rojos por parte de la médula ósea, lo que provoca que la sangre esté más espesa (policitemia vera)
    Tener un catéter permanente en un vaso sanguíneo
    Es más probable que la sangre se coagule en alguien que tenga ciertos problemas o trastornos, como:
    Cáncer
    Ciertos trastornos autoinmunitarios, como el lupus
    Consumo de cigarrillo
    Afecciones en las cuales usted es más propenso a formar coágulos de sangre
    Tomar estrógenos o pastillas anticonceptivas (este riesgo es aun más alto si fuma)
    Permanecer sentado por períodos prolongados al viajar puede incrementar el riesgo de TVP y es muchísimo más probable cuando también están presentes uno o más de los factores de riesgo de la lista de arriba.
    Síntomas
    La TVP afecta principalmente a las grandes venas en la parte inferior de la pierna y el muslo, casi siempre en un lado del cuerpo. El coágulo puede bloquear el flujo sanguíneo y causar:
    Cambios en el color de la piel (enrojecimiento)
    Dolor de pierna
    Piel que se siente caliente al tacto
    Inflamación (edema)
    Pruebas y exámenes
    El médico llevará a cabo un examen físico, el cual puede revelar enrojecimiento, inflamación o sensibilidad en la pierna.
    Los dos exámenes que se realizan con frecuencia primero para diagnosticar la TVP son:
    Examen de sangre para determinar el dímero D
    Ecografía Doppler en la zona de la afección
    Se pueden hacer exámenes de sangre para verificar si hay aumento de la probabilidad de coagulación de la sangre, incluso:
    Resistencia a la proteína C activada (verifica la mutación en el factor V de Leiden)
    Niveles de antitrombina
    Anticuerpos antifosfolípidos
    Conteo sanguíneo completo (CSC)
    Pruebas genéticas para buscar mutaciones que lo hagan a usted más propenso a la formación de coágulos de sangre, como la mutación en protrombina 20210A
    Anticoagulante lúpico
    Niveles de proteína C y proteína S
    Tratamiento
    El médico le dará un medicamento para disolver la sangre (llamado anticoagulante), lo cual impedirá que se formen más coágulos o que los ya existentes se vuelvan más grandes.
    La heparina generalmente es el primer fármaco que usted recibirá.
    Si la heparina se administra a través de una vena (IV), usted debe permanecer en el hospital.
    Las nuevas formas de la heparina se pueden administrar en inyección una o dos veces al día. Si le recetan esta nueva forma de heparina, posiblemente no necesite permanecer hospitalizado por mucho tiempo o nada en absoluto.
    Según la historia clínica, el médico puede recomendar fondaparinux como una alternativa a la heparina.
    Generalmente se empieza un anticoagulante, por ejemplo warfarina (Coumadin), junto con la heparina.
    La warfarina se toma por vía oral y tarda varios días en hacer un efecto completo.
    La heparina se continúa hasta cuando la warfarina haya estado en la dosis correcta durante al menos dos días.
    Usted muy probablemente tomará warfarina durante al menos tres meses. Algunas personas tienen que tomarla por más tiempo o incluso por el resto de sus vidas, según su riesgo de otro coágulo.
    Cuando usted está tomando warfarina, tiene mayor propensión a sangrar, incluso por actividades que siempre ha realizado. Si está tomando warfarina en casa:
    Tome el medicamento exactamente en la forma como el médico se lo recetó.
    Pregúntele al médico qué hacer si pasa por alto una dosis.
    Hágase exámenes de sangre con frecuencia de acuerdo con las indicaciones del médico para verificar que esté tomando la dosis apropiada.
    Aprenda cómo tomar otros medicamentos y cuándo comer.
    Averigüe cómo estar atento a los problemas causados por el fármaco.
    A usted le darán medias de descanso (compresión) para usarlas en la pierna o las piernas. Estas medias mejoran la circulación a las piernas y reducen el riesgo de complicaciones a raíz de coágulos sanguíneos. Es importante usarlas todos los días.
    En raras ocasiones, se puede necesitar cirugía si los medicamentos no surten efecto. La cirugía puede involucrar:
    Colocar un filtro en la vena más grande del cuerpo para impedir que coágulos de sangre viajen a los pulmones.
    Extraer un coágulo de sangre grande de la vena o inyectar medicamentos trombolíticos.
    Siga cualquier otra instrucción que le den para tratar la TVP.
    Expectativas (pronóstico)
    La TVP a menudo desaparece sin problema, pero puede reaparecer. Algunas personas pueden presentar dolor e hinchazón prolongados en la pierna, conocido como síndrome posflebítico.
    Usted también puede presentar dolor y cambios en el color de la piel. Estos síntomas pueden aparecer de inmediato o es posible que no los presente durante uno o más años después de esto. El uso de medias apretadas de compresión durante y después de la trombosis venosa profunda puede ayudar a prevenir este problema.
    Los coágulos en el muslo son más propensos a desprenderse y viajar a los pulmones (embolia pulmonar) que los coágulos de sangre en la parte inferior de la pierna u otras partes del cuerpo.
    Cuándo contactar a un profesional médico
    Consulte con el médico si tiene síntomas de trombosis venosa profunda.
    Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si tiene trombosis venosa profunda y presenta:
    Dolor torácico
    Expectoración con sangre
    Dificultad respiratoria
    Desmayo
    Pérdida del conocimiento
    Otros síntomas graves
    Prevención
    Para prevenir la trombosis venosa profunda:
    Use las medias de descanso que el médico le recetó.
    Mueva las piernas con frecuencia durante los viajes largos en avión, en automóvil y en otras situaciones en las cuales esté sentado o acostado por períodos de tiempo prolongados.
    Tome los anticoagulantes que el médico le recete.
    NO fume. Hable con el médico si necesita ayuda para dejar de fumar.
    Nombres alternativos
    Coágulo en las piernas; TVP; DVT; Tromboembolia; Síndrome posflebítico; Síndrome postrombótico
    U.S. National Library of Medicine
    EMBOLIA PULMONAR
    El trombo que se forma en una vena profunda puede desfragmentarse o romperse y desprenderse. El émbolo desprendido viaja por las venas en dirección al corazón, para llegar hasta los pulmones a través de las venas pulmonares. Es en los pulmones donde el émbolo se para y obstruye el interior de una o más arterias pulmonares impidiendo el paso de la sangre. Este proceso se denomina embolia pulmonar.

    Coincidiendo con el Día Mundial de la Trombosis, la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados ha presentado una nueva guía para pacientes sobre Enfermedad Tromboembólica Venosa, con la colaboración Bayer y el aval científico de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH).

    FEASAN ha editado esta nueva guía con el fin de informar a los pacientes que han sufrido un tromboembolismo venoso o presentan un riesgo de tenerlo. Se trata de ofrecerles un mayor conocimiento de lo que es la enfermedad tromboembólica venosa, cómo identificar sus síntomas, sus principales factores de riesgo, su tratamiento pero sobre todo de qué manera podemos prevenirla. Según Luciano Arochena, presidente de FEASAN, “la edición de este nuevo material educativo para pacientes persigue dos objetivos paralelos: por un lado, aumentar el conocimiento sobre la enfermedad tromboembólica venosa entre quienes presentan más riesgo de sufrirla, y por otro, concienciar a quienes ya han sufrido una trombosis venosa para que se impliquen en evitarla”.

    Aproximadamente el 16% de los pacientes que viven anticoagulados en nuestro país lo están como consecuencia de haber sufrido alguna de las manifestaciones de la enfermedad tromboembólica venosa (TVP o EP).
    La enfermedad tromboembólica venosa se produce cuando se forma un trombo (coágulo sanguíneo) en el interior del sistema venoso profundo que puede crecer o fragmentarse, interrumpiendo la circulación normal de la sangre y causando diversas alteraciones: la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar, entre las más frecuentes. En España cada año se producen más de 80.000 casos, alrededor del 70% de éstos son trombosis venosas profundas (TVP) y el resto embolias pulmonares (EP). A pesar del elevado número de casos que se diagnostican al año, la enfermedad tromboembólica venosa tiene una elevada tasa de mortalidad asociada, entre otros factores, debido a la dificultad del diagnóstico. Dos de cada tres muertes por embolia pulmonar no se diagnosticaron antes del fallecimiento. En este sentido, “es necesario mejorar el diagnóstico ya que existen muchos casos que no se identifican a tiempo y afecta a la supervivencia de quienes la sufren”, ha concluido Arochena.


    Tan importante es mejorar el correcto diagnóstico, como que el paciente sepa identificar que está sufriendo una trombosis venosa profunda o embolia pulmonar. El reconocimiento de los síntomas puede ser un factor crucial para evitar que el trombo crezca, se desprenda y ocasione mayores complicaciones que podrían comprometer la vida de la persona, como la embolia pulmonar.

    Hoy día 13 de octubre de 2014, por primera vez se conmemora el Día Mundial de la Trombosis (www.worldthrombosisday.org), una iniciativa impulsada por la International Society on Thrombosis and Haemostasis a la que se han sumado más de 175 organizaciones de todo el mundo, entre ellas FEASAN, que han organizado diversas actividades o iniciativas para su celebración.

    La versión online de la guía puede descargarse a través de la web oficial de la Federación: www.anticoagulados.info y en las próximas semanas las asociaciones adheridas dispondrán de la versión impresa para su distribución.




    Prevención Síndrome de la Clase Turista "TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA"


    Prevención Sindrome de la Clase Turista "TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA"

    Es un trastorno frecuente en las personas con problemas circulatorios que viajan en avión durante más de seis horas.
    En esos vuelos se duplica el riesgo de sufrir trombosis venosas. 
    Obesos y embarazadas también corren mayor riesgo.La información y la concienciación han rebajado su incidencia.
    El síndrome de la clase turista es un trastorno frecuente en las personas con problemas circulatorios que viajan en avión durante más de seis horas. Este síndrome supone la aparición de trombosis venosas e incluso embolia pulmonar en los casos más graves. Afortunadamente, estas complicaciones están comenzando a ser menos frecuentes.
    Según la Organización Mundial de la Salud, en los viajes de más de seis horas de duración se duplica en riesgo de sufrir trombosis venosas, dada la inmovilidad de los miembros inferiores y el descenso de la presión durante el vuelo.

    Este riesgo es mucho más frecuente en aquellas personas con un factor de riesgo previo relacionado con algún problema circulatorio, como las varices, o untrastorno de la coagulación de la sangre (con aumento excesivo de los hematíes o plaquetas). Asimismo, las personas con obesidad o las embarazadas también están dentro de este grupo de riesgo.

    Sin embargo, una sociedad más informada ha propiciado que cualquier ciudadano que se encuentre entre estos grupos de riesgo tome las medidas necesarias y prevenga su aparición 
    Hasta el punto de que la incidencia no llega al uno por ciento.


    CINCO CONSEJOS:
    En cualquier caso, estas son las recomendaciones a seguir:
    • Acudir a un especialista antes de viajar. En caso de presentar algún problema vascular venoso se le puede recetar heparina para evitar estas trombosis.
    • Evitar largos periodos de inmovilidad de las extremidades inferiores.
    • Realizar círculos con el tobillo, flexiones de pies cada 15-20 minutos, levantar las rodillas y, sobre todo, pasear cada una o dos horas.
    • Beber agua para evitar deshidrataciones.
    • Llevar ropa y calzado cómodos.
    10 Consejos para evitar "EL SINDROME DE LA CLASE TURISTA"

    El codirector de la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon de Barcelona, Xavier Puncernau, asegura que de no seguir estas recomendaciones se pueden producir hinchazón por trombosis venosas "que pueden pasar desapercibidas" y, en un 5% de estos casos, embolia pulmonar, cuyos síntomas más frecuentes son la "sensación de ahogo o dolor en la parte posterior de la espalda".

    Puncernau reconoce que "aunque antes se veían cada vez más casos, la población está cada vez más concienciada e informada, lo que hace que disminuyan las consultas y complicaciones por este síndrome".

    El término síndrome de la clase turista fue acuñado en los años 90. En ese momento, se relacionó el problema con el reducido espacio entre asientos de los aviones en clase turista.
    Después se ha demostrado que ese no es todo el problema, sino la falta de ejercitación de las piernas en un prolongado tiempo.

    Enlace 20minutos.es 



    Video prevencion: http://salusvision.com/?idvideo=10377&amigo=s