Facebook Dr. Ramon Reyes Diaz, MD

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

miércoles, 20 de julio de 2016

Guía para el manejo clínico de pacientes con chikungunya / CHIKUNGUNYA en las Américas by CDC y la OPS. Guia en PDF + Videos Manejo Clinico

CHIKUNGUNYA Identificar los signos y síntomas


La chikungunya es un virus que se transmite a los seres humanos por medio de la picadura de un mosquito infectado. Estos mosquitos infectados también pueden portar otras enfermedades tales como el dengue y la fiebre amarilla. La chikungunya puede encontrarse en todo el mundo, incluso en el Caribe, las zonas tropicales de Asia, África, América del Sur y América del Norte. No existe una cura, vacuna o tratamiento para esta enfermedad. Por el contrario, los tratamientos solo se enfocan en el alivio de los síntomas.[1] Es importante identificar los signos y los síntomas de la chikungunya, tratar los síntomas y ser consciente de las complicaciones de esta enfermedad.

1. Busca los síntomas en la fase aguda. La fase aguda de una enfermedad es un periodo rápido pero de corta duración en el que experimentas los síntomas de dicha enfermedad.[2] Es posible que no haya síntomas por hasta un periodo de 2 a 12 días después de recibir la picadura de un mosquito infectado. Por lo general, no hay síntomas durante 3 a 7 días. Sin embargo, una vez que aparezcan, probablemente los sufrirás durante unos 10 días antes de comenzar a recuperarte.[3] Durante la fase aguda, puedes experimentar los siguientes síntomas:
  • Fiebre: por lo general, la fiebre es de 39 a 40,5 °C (102 a 105 °F) y normalmente dura desde 3 días hasta 1 semana.[4][5] La fiebre puede ser bifásica; es decir, desaparece durante algunos días seguida de unos cuantos días de una fiebre baja (de 38,3 a 38,8 °C [de 101 a 102 °F]). Durante este periodo, el virus se acumula en tu torrente sanguíneo, propagándose a diferentes partes de tu cuerpo.
  • Artritis (dolor en las articulaciones): por lo general, notarás la presencia de artritis en las articulaciones pequeñas de la mano, la muñeca, los tobillos, y en las articulaciones más grandes como las rodillas y los hombros, aunque no en las caderas.[6] Hasta el 70 % de las personas sufren un dolor que se propaga desde una articulación a la siguiente después de que la anterior comience a aliviarse.[7] El dolor suele empeorar en la mañana, pero mejora con un ejercicio leve. Tus articulaciones también podrían parecer hinchadas o sentirse sensibles al tacto y podrías tener una inflamación en los tendones (tenosinovitis).[8] Por lo general, el dolor en las articulaciones desaparece al cabo de 1 a 3 semanas, con una mejora del dolor intenso después de la primera semana.
  • Erupción cutánea: aproximadamente entre el 40 a 50 % de los pacientes experimentan una erupción cutánea. El tipo más común es una erupción morbiliforme (maculopapular). Se trata de erupciones rojas con protuberancias pequeñas que las recubren y que aparecen entre 3 y 5 días después del inicio de la fiebre y desaparecen al cabo de 3 a 4 días. Por lo general, la erupción cutánea comienza en las extremidades superiores, luego en el rostro y en el tronco o torso.[9] Mírate en el espejo sin la camisa puesta, y observa si hay protuberancias de color rojo en una zona amplia además y si pica. Asegúrate de darte la vuelta para mirarte la espalda y la nuca, y levanta los brazos para examinarte las axilas.
Infórmate sobre los síntomas de la fase subaguda
2. Infórmate sobre los síntomas de la fase subaguda. La fase subaguda de la chikungunya ocurre dentro del periodo de uno a tres meses después del fin de la fase aguda. Durante esta fase, el síntoma principal es la artritis y además pueden producirse trastornos de los vasos sanguíneos, tales como el fenómeno de Raynaud.
  • El fenómeno de Raynaud es una condición donde se produce una disminución en el flujo sanguíneo hacia las manos y los pies en respuesta al frío o al estrés en tu cuerpo. Mírate la punta de los dedos y observa si están frías y de color oscuro o azulado.
Reconoce los síntomas de la fase crónica
3. Reconoce los síntomas de la fase crónica. Esta fase comienza a los tres meses del comienzo de la enfermedad. Se caracteriza por la continuación de los síntomas de dolor en las articulaciones. El 33 % de los pacientes sufren de dolor en las articulaciones (artralgia) durante 4 meses; el 15 %, durante 20 meses, y el 12 %, durante 3 a 5 años.[10] Un estudio reveló que el 64 % de las personas afirman sentir rigidez o dolor en las articulaciones durante más de un año después de la infección inicial.[11] También podrías tener recaídas de fiebre, astenia (debilidad física anormal o falta de energía), artritis (articulaciones inflamadas o hinchadas) en múltiples articulaciones y tenosinovitis (inflamación de los tendones).
  • Si tienes problemas subyacentes en las articulaciones, tales como artritis reumatoide, eres más propenso a desarrollar la fase crónica de la chikungunya.[12]
  • En raras ocasiones, se ha documentado la aparición de artritis reumatoide después de la infección inicial. El tiempo promedio para que se produzca es de aproximadamente 10 meses.[13]
4. Presta atención a los demás síntomas. Si bien la fiebre, las erupciones cutáneas y el dolor en las articulaciones son los síntomas más comunes o evidentes, muchos pacientes experimentan otros problemas, entre los que se encuentran los siguientes:[14]
  • Mialgia (dolor en los músculos o la espalda)
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Dolor abdominal
  • Estreñimiento
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello
5. Distingue a la chikungunya de otras enfermedades similares. Debido a que muchos de los síntomas de la chikungunya también son propios de otras enfermedades similares o producidas por la picadura de un mosquito, es importante poder diferenciarla. Las enfermedades similares a la chikungunya son:
  • Leptospirosis: determina si tus músculos de la pantorrilla (los músculos detrás de la pierna por debajo de las rodillas) te duelen al caminar. También debes prestar atención a si la parte blanca de tus ojos tiene un color rojo brillante cuando te miras al espejo (hemorragia subconjuntiva), lo que se produce a causa de la erupción de los pequeños vasos sanguíneos. Recuerda si estuviste cerca de agua o de animales de granja, pues los animales contaminados pueden propagar esta enfermedad en el agua o el suelo.
  • Fiebre del dengue: determina si entraste en contacto con mosquitos o si te picaron en climas tropicales como los de África, Sudamérica, Centroamérica, el Caribe, la India y las partes sureñas de Norteamérica, pues el dengue se produce con mayor frecuencia en estas zonas. Mírate en el espejo y busca moretones en la piel, sangrado o enrojecimiento alrededor de las áreas blancas de los ojos, sangrado de las encías y hemorragias nasales recurrentes. El sangrado es la mayor diferencia que existe entre la fiebre del dengue y la chikungunya.
  • Malaria: determina si entraste en contacto con mosquitos o si te picaron en las zonas de origen como América del Sur, África, India, Medio Oriente y el Sudeste Asiático. Presta atención a si sientes frío y escalofrío para luego presentar fiebre y sudoración. Esta condición puede durar de 6 a 10 horas. También podrías experimentar recaídas de estas fases.
  • Meningitis: busca brotes locales en las zonas o instalaciones altamente congestionadas. Si estuviste en dicha zona, podrías haberte contagiado con la enfermedad. Revisa tu temperatura para ver si tienes fiebre y observa si presentas rigidez o dolor en el cuello cuando lo mueves. Los dolores de cabeza intensos y la sensación de cansancio o confusión pueden ser síntomas propios de esta enfermedad. También podrías tener una erupción cutánea o sarpullido que generalmente aparece en el tronco, las piernas y en las palmas de las manos y las plantas de los pies.
  • Fiebre reumática: la fiebre reumática generalmente ocurre después de una infección por estreptococos, como la faringitis estreptocócica. Se produce con mayor frecuencia en los niños de entre 5 y 15 años de edad. Observa si tu hijo presenta múltiples dolores en las articulaciones que puedan migrar (como cuando una articulación deja de doler mientras que otra comienza a hacerlo) y fiebre como en la chikungunya. Sin embargo, las diferencias notorias en tu hijo serán movimientos corporales incontrolables o espasmódicos (corea), pequeños nódulos indoloros debajo de la piel y una erupción cutánea. Esta erupción será plana o ligeramente elevada con bordes irregulares (eritema marginado) y parecerá moteada o circular con un anillo de color rosado oscuro y una zona más clara dentro de este.[15]
Tratar los síntomas de la chikungunya
Determina los momentos en que es necesario recibir atención médica. Tu médico puede recoger muestras de sangre para analizar la presencia de chikungunya y otras enfermedades que transmiten los mosquitos. Debes acudir a un médico si presentas alguno de los siguientes síntomas:

1Los cultivos virales también buscarán signos de crecimiento. Por lo general, se utilizan dentro de los primeros 3 días de la enfermedad, cuando el virus crece rápidamente.[17][18]
Los métodos RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa) emplean proteínas del código genético específico del virus para copiar los genes específicos de la chikungunya. Si se trata de chikungunya, el laboratorio verá una cantidad anormal de los genes de esta enfermedad mostrada en un gráfico computarizado.[19][20]

2. Descansa. No existe un tratamiento o cura aprobados o específicos para este virus ni una vacuna que prevenga el contagio. El tratamiento sirve únicamente para controlar los síntomas. La Organización Mundial de la Salud recomienda comenzar con un tratamiento de cuidado en casa mediante el descanso, pues le brindará a tu cuerpo un alivio y tiempo para recuperarse. Descansa en un ambiente que no esté húmedo o demasiado caliente, lo que podría agravar los síntomas en tus articulaciones.
Aplica una compresa fría para reducir el dolor y la inflamación. Puedes utilizar una bolsa de verduras congeladas, carne envasada o una bolsa de hielo. Envuelve la bolsa congelada en una toalla y aplícala en las zonas de dolor. Evita aplicarla directamente sobre tu piel, pues podría provocar un daño en los tejidos.

Tratar los síntomas de la chikungunya


3. Toma medicamentos para el dolor. Si tienes fiebre y dolor en las articulaciones, toma paracetamol (acetaminofén). Toma 2 tabletas de 500 mg con agua hasta cuatro veces al día. Además, asegúrate de beber mucha agua a lo largo del día. Debido a que la fiebre puede producir deshidratación y un desequilibrio de electrolitos, procura beber por lo menos 2 litros de agua al día añadiéndole sal (lo que imita a los electrolitos de sodio).
  • Si tienes problemas hepáticos o renales preexistentes, consulta con tu médico antes de tomar paracetamol (acetaminofén). Habla con tu pediatra o farmacéutico para que te den la dosis adecuada para los niños.
  • No tomes aspirinas u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como ibuprofeno, naproxeno, etc. La chikungunya puede imitar a otras enfermedades transmitidas por mosquitos tales como el dengue, lo que puede causar un sangrado excesivo. Las aspirinas y los AINE pueden diluir tu sangre y aumentar el sangrado. Es por eso que tu médico debe descartar primero la presencia del dengue. Tu doctor podría recomendar antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para los síntomas en las articulaciones después de descartar la posibilidad de que puedas tener dengue.
  • Si tienes un dolor insoportable o que no pasa después de que tu médico te haya sugerido consumir antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Este último podría recetarte hidroxicloroquina de 200 mg por vía oral una vez al día o fosfato de cloroquina de 300 mg una vez al día durante 4 semanas.
Tratar los síntomas de la chikungunya

4. Haz ejercicio. Solo debes realizar ejercicios suaves para no agravar tus dolores en los músculos o en las articulaciones. Si es posible, saca una cita con un fisioterapeuta para someterte a un tratamiento de fisioterapia. Esto puede ayudarte a fortalecer tus músculos alrededor de las articulaciones, lo que puede reducir el dolor y la rigidez. Procura ejercitarte en la mañana, cuando tus articulaciones podrían estar más rígidas. Prueba algunos de los siguientes movimientos simples:
  • Siéntate en una silla. Extiende una pierna en paralelo con el piso y mantenla durante 10 segundos antes de bajarla apoyando la suela completamente. Haz lo mismo con la otra pierna y repite el ejercicio varias veces al día, realizando de 2 a 3 series de 10 repeticiones en cada pierna.
  • Intenta pararte de puntas con ambos pies juntos y mueve los talones hacia arriba y hacia abajo una y otra vez.
  • Gira hacia un lado. Levanta una pierna durante un segundo antes de bajarla colocándola encima de la otra pierna. Hazlo 10 veces para luego girar hacia el otro lado y repetir el movimiento. Realiza una serie de 10 levantamientos por cada pierna varias veces al día.
  • También puedes hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto. La idea es no realizar movimientos agresivos o utilizar pesas.
5. Utiliza aceites o cremas para tratar la irritación de la piel. Puedes experimentar una resequedad descamativa (xerosis) o una erupción con picazón (erupción morbiliforme). Estas condiciones no necesitan tratamiento, pero puedes tratar el escozor y reconstruir el estado y humedad naturales de tu piel. Aplica aceites minerales, cremas humectantes o una loción de calamina.[21] Si tienes una erupción con picazón, toma antihistamínicos orales, como difenhidramina, tal como se indica en el envase. Esto puede reducir las células inflamatorias para evitar que liberen proteínas que causen picazón.
  • Ten cuidado al usar antihistamínicos ya que pueden causar somnolencia. No conduzcas ni operes maquinaria después de tomarlos.
  • Tomar una baño tibio con avena coloidal puede ayudar a aliviar tu piel.
  • Las manchas hiperpigmentadas persistentes pueden tratarse con productos a base de hidroquinona para ayudar a blanquearlas o aclararlas.[22]
  • Debido a que existe una variedad de líquidos y cremas disponibles para tratar la irritación de la piel, tal vez debas solicitar el consejo de tu médico acerca de lo que debes utilizar.
6. Prueba remedios a base de hierbas. Se ha sugerido que muchas combinaciones de hierbas y plantas pueden ayudar a aliviar los síntomas de la chikungunya. Si bien puedes encontrar la mayoría de ellos en las farmacias, siempre deberás consultar con tu médico antes de probar algún suplemento o remedio a base de hierbas. Algunos remedios a base de hierbas son:[23]
  • Eupatorium perfoliatum 200C: este es el remedio homeopático número uno para tratar la chikungunya. Es un extracto a base de plantas que debes usar mientras experimentas los síntomas. Puede aliviar los síntomas y el dolor en las articulaciones. Para utilizarlo, toma 6 gotas puras durante un mes, mientras los síntomas persisten.
  • Echinacea: es un extracto a base de flores que sirve para tratar los síntomas de la chikungunya al mejorar la eficacia de tu sistema inmunológico. Toma 40 gotas al día dividas en tres dosis.
Prestar atención a las complicaciones y prevenir la chikungunya

Prestar atención a las complicaciones y prevenir la chikungunya
Presta atención a las complicaciones cardiacas. En concreto, presta atención a la frecuencia cardiaca anormal (arritmia), la cual puede ser potencialmente fatal.[24] Para revisarla, coloca las yemas de tus dedos índice y medio en tu muñeca debajo de la zona del dedo pulgar. Si sientes un pulso, significa que has encontrado la arteria radial. Cuenta la cantidad de pulsaciones que sientes en un minuto y ten en cuenta que lo considerado normal es de 60 a 100 pulsaciones. Asimismo, ten en cuenta si la frecuencia cardiaca es una pulsación constante, pues las pausas adicionales o anormales pueden ser indicio de una arritmia. Es posible que también notes que se saltan latidos o que hay latidos adicionales. Visita a tu médico inmediatamente si notas señales de arritmia. Tu médico también podría realizar un electrocardiograma, donde colocará electrodos en tu pecho para comprobar tu frecuencia cardiaca.
  • El virus de la chikungunya puede invadir el tejido del corazón provocando inflamación (miocarditis), lo que causa una frecuencia cardiaca anormal.
Presta atención a las complicaciones neurológicas

2. Presta atención a las complicaciones neurológicas. Busca los síntomas de fiebre, cansancio y confusión mental, los cuales son signos de encefalitis o inflamación del cerebro. La distracción y la desorientación también son una señal de esta condición. Si también notas un dolor de cabeza intenso, dolor o rigidez en el cuello, sensibilidad a la luz, fiebre, convulsiones, visión doble, náuseas y vómitos además de los síntomas de la encefalitis, es posible que tengas meningoencefalitis. Esta es una combinación de meningitis y encefalitis (inflamación del tejido en la médula espinal que se conecta al cerebro).[25]
  • Si experimentas un daño nervioso que empiece en las piernas o los brazos, es posible que tengas el síndrome de Guillain-Barré. Busca una disminución en la sensibilidad, los reflejos y el movimiento en ambos lados de tu cuerpo. También determina si sientes dolor agudo en ambos lados del cuerpo, ardor, entumecimiento y hormigueo. Esto puede subir gradualmente por tu cuerpo y posiblemente provocar problemas respiratorios en los nervios que abastecen a los músculos respiratorios.[26]
  • Si tienes problemas respiratorios o cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, busca inmediatamente atención médica de emergencia.[27]
Presta atención a las complicaciones oculares

3. Presta atención a las complicaciones oculares. Busca síntomas de dolor ocular, ojos llorosos y enrojecidos. Todos ellos pueden ser síntomas de inflamación de los revestimientos oculares a causa de la conjuntivitis, epiescleritis y uveítis. Visita a tu médico inmediatamente si tienes estos síntomas en los ojos.
  • Si tienes problemas para ver los objetos de frente (visión central) y si los colores que ves a diario parecen más opacos, es posible que tengas neurorretinits.[28]
4. Observa tu piel para buscar signos de hepatitis. Mírate en el espejo en busca de una coloración amarillenta de tu piel o de la parte blanca de tus ojos (ictericia). Esto puede ser un indicador de hepatitis (una inflamación del hígado). Esta inflamación puede hacer que los productos del hígado (bilirrubina) se desborden y hagan que tu piel se vuelva amarillenta y te pique. Consigue atención médica inmediata.
  • Si no se trata, la hepatitis puede dar lugar a una insuficiencia hepática.
5. Busca deshidratación que indique una insuficiencia renal. La chikungunya puede producir deshidratación debido a que los riñones podrían no recibir el suficiente flujo de sangre para funcionar con normalidad. Esto puede dar lugar a una insuficiencia renal, de modo que deberás vigilar tu producción de orina. Si sientes que la cantidad ha disminuido radicalmente, y tu orina está muy concentrada y oscura, busca inmediatamente atención médica profesional.
  • El médico realizará pruebas de laboratorio y mediciones más precisas para detectar la función renal y te administrará líquidos IV si presentas deshidratación.
6. Prevén la chikungunya cuando viajes. Busca en el sitio web del Centro de Control de Enfermedades un mapa actualizado de las zonas donde se ha reportado la presencia de chikungunya.[29] Si vas a viajar a cualquiera de esas zonas, hay varias cosas que puedes hacer para evitar contagiarte de esta enfermedad. Las medidas preventivas que deberás adoptar son las siguientes:[30]
  • Camina o permanece en el exterior después de las horas de luz. Si bien los mosquitos pueden picar a cualquier hora, la actividad más alta de la chikungunya es durante las horas de luz.
  • Ponte ropa con manga larga para proteger tu cuerpo lo más posible de los mosquitos. Usa ropa de colores claros para detectar con facilidad a los mosquitos y a otros insectos que se posen en ella.
  • Duerme debajo de un mosquitero durante las noches para protegerte de los mosquitos.
  • Utiliza repelentes con más de 20 % de DEET. Otros ingredientes activos incluyen aceite de eucalipto, Picaridin e IR3535. Por lo general, mientras más alto sea el ingrediente activo, más tiempo durará.
Consejos:
  • La hidroxicloroquina y el fosfato de cloroquina son fármacos que modifican las enfermedades utilizados para el tratamiento de la artritis reumatoide, pero pueden ser efectivos en los casos de artritis grave en la chikungunya. Se puede realizar una prueba con rayos X para confirmar el daño o los cambios en el cartílago de la articulación.[31]
Advertencias:
  • Evita consumir aspirinas porque puede provocar sangrado en el estómago o los intestinos y el síndrome de Reye en los niños menores de 18 años. El síndrome de Reye es una enfermedad seria entre los niños de 4 a 12 años de edad donde hay síntomas cerebrales y hepáticos graves, y puede ser fatal.
Fuente: WikiHOW


República Dominicana es el primer país de las Américas en lanzar una guía para el manejo clínico de pacientes con chikungunya

Elaborada por el Ministerio de Salud Pública con el apoyo de la OPS/OMS, la publicación facilita el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado de la enfermedad
Santo Domingo, República Dominicana, 17 de julio de 2014 (OPS/OMS).- Para Andrea Santana, médico de familia del Hospital General Plaza de la Salud, de Santo Domingo, República Dominicana, la palabra chikungunya casi no existía en su vocabulario médico hasta hace pocos meses.
“El chikungunya es nuevo para nosotros. Lo estamos viendo ahora”, dice Santana sobre el virus que llegó en abril de este año al país, importado desde otros territorios del Caribe. Desde entonces,  se extendió a 19 provincias del territorio dominicano, enfermando a más de 193.000 personas y cobrándose la vida de tres, hasta la primera semana de julio, según datos oficiales.
El nombre del virus, que proviene del idioma makonde (Tanzania/Mozambique), significa “aquel que se encorva”, en referencia a los efectos que provoca. La enfermedad es transmitida por mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus infectados, los mismos que transmiten el dengue.
Para hacer frente a la brecha de conocimiento en la comunidad médica sobre esta enfermedad, el Ministerio de Salud Pública de República Dominicana, con apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), lanzó el 19 de mayo pasado una guía para el manejo clínico de los pacientes, la cual fue distribuida a hospitales públicos y privados del país.
“Ahora, cuando llega un paciente con fiebre alta, artralgia (dolores articulares intensos) y rash (erupciones en la piel) sabemos que estamos ante un cuadro de chikungunya”, señala Santana, quien fue capacitada sobre la enfermedad a partir de la guía. Esta médica, junto a otros profesionales de la salud, atienden a los pacientes que llegan con estos síntomas a la clínica de chikungunya, creada especialmente para ese fin a principios de junio, en el tercer piso del Hospital General Plaza de la Salud.
Los síntomas del chikungunya, que incluyen fiebre alta, dolores de cabeza, en las articulaciones y muscular, suelen aparecer entre tres y siete días después de la picadura de un mosquito infectado. La enfermedad rara vez puede causar la muerte, pero el dolor en las articulaciones puede durar meses e incluso años para algunas personas.
Qué dice la guía
La guía establece recomendaciones específicas para el personal de salud, “de manera que pueda realizar el diagnóstico clínico oportuno y el tratamiento adecuado de la enfermedad”, afirma el ministro de Salud Pública y Asistencia Social dominicano, Freddy Hidalgo, en la presentación de la publicación.
En poco más de 50 páginas, la publicación tamaño de bolsillo aborda la epidemiología de la fiebre por chikungunya, su definición, manifestaciones, fases clínicas, diagnóstico y tratamiento. También incluye información de relevancia para los pacientes, indicadores de calidad de la atención y un flujograma del proceso de atención. La publicación se basó en otra de 2011, Preparación y respuesta ante la eventual introducción del virus chikungunya en las Américas, desarrollada por la OPS/OMS, en colaboración con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC).
Como no existe un medicamento específico ni una vacuna contra el virus, el tratamiento en la fase aguda se basa en bajar la fiebre y aliviar el dolor articular. “Reposo, hidratación y acetaminofén es lo que recomendamos”, dice desde otro de los consultorios de la clínica de chikungunya en Plaza de la Salud, la doctora Julquias Hidalgo.

“Cuando un paciente llega con adenopatías, fiebre alta por más de tres días y un cuadro florido, le hacemos una analítica de sangre de rutina para descartar otras enfermedades, principalmente el dengue”, cuenta Hidalgo. Para el rash, que aparece en cerca del 50% de los pacientes cuando bajan la fiebre y el dolor, la guía recomienda lociones a base de óxido de zinc o refrescantes con aloe vera, mentol y alcanfor, pues el rash se acompaña de intenso prurito (picazón).
La representante de la OPS/OMS en la República Dominicana, Lilian Reneau-Vernon, asegura que la guía ha sido de gran utilidad para hacer frente a una enfermedad desconocida hasta entonces en el país. Según Reneau-Vernon, toda la población está en riesgo por el virus, el cual se ha extendido rápidamente a causa de la falta de exposición previa de las personas a este virus. La presencia del mosquito Aedes aegypti es otro factor que contribuye a la rápida propagación, subraya.
Un protocolo que marca el rumbo
David Jiménez, coordinador de la Residencia de Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Juan Pablo Pina, en San Cristóbal, recibe a los pacientes en la capilla. El lugar fue adaptado primero para atender a personas con cólera y ahora a quienes llegan con síntomas de chikungunya.
“Los primeros casos los empezamos a manejar según un protocolo que descargamos de la página web de la OPS/OMS y luego con el que estableció el Ministerio de Salud conjuntamente con la OPS/OMS”, cuenta.
Este médico dice que durante el pico del brote en su localidad llegaron a atender hasta 130 casos en un día. “De todas las personas afectadas, hemos dado prioridad a los grupos de riesgo: embarazadas, menores de 1 año, mayores de 65 y personas con comorbilidades”, cuenta.

Siguiendo las recomendaciones de las autoridades de salud, la mayoría de las personas afectadas por el chikungunya cursa la enfermedad en sus casas hasta que el cuadro se resuelve en 3 a 7 días. Sin embargo, “si un paciente presenta signos de alarma como fiebre por más de tres días, dolor abdominal intenso y continuo, y alteraciones del nivel de conciencia, entre otros, debe concurrir inmediatamente a un servicio de salud”, indica José Moya, epidemiólogo de la OPS/OMS en República Dominicana, y uno de los expertos que colaboró en la realización de la guía clínica.
Desde el alerta epidemiológica de la OPS/OMS del 9 de diciembre de 2013 ante la detección de los primeros casos de transmisión autóctona de fiebre chikungunya en las Américas y hasta el 11 de julio pasado, la cantidad de casos sospechosos reportados por 23 países y territorios de la región superaron los 350.000 y se registraron 21 fallecimientos que podrían estar vinculados a esta enfermedad. Otros 13 países de la región han informado casos importados.
La OPS/OMS ha impartido capacitaciones presenciales y virtuales para preparar a los países y a los profesionales de la salud en la respuesta al virus, y ha compartido la experiencia de República Dominicana, entre otras cosas.
Enlaces:


Preparación y respuesta ante la eventual introducción del virus chikungunya en las Américas
VIDEOS


Chikungunya: manejo clínico




Enlace para bajar gratis en formato PDF Español [PDF - 159 pages]



Cifras y datos

  • La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos infectados. Además de fiebre y fuertes dolores articulares, produce otros síntomas, tales como dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.
  • Algunos signos clínicos de esta enfermedad son iguales a los del dengue, con el que se puede confundir en zonas donde este es frecuente.
  • Como no tiene tratamiento curativo, el tratamiento se centra en el alivio de los síntomas.
  • Un factor de riesgo importante es la proximidad de las viviendas a lugares de cría de los mosquitos.
  • A partir de 2004 la fiebre chikungunya ha alcanzado proporciones epidémicas, y es causa de considerables sufrimientos y morbilidad.
  • La enfermedad se da en África, Asia y el subcontinente indio. En los últimos decenios los vectores de la enfermedad se han propagado a Europa y las Américas. En 2007 se notificó por vez primera la transmisión de la enfermedad en Europa, en un brote localizado en el nordeste de Italia.

La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos. Se describió por primera vez durante un brote ocurrido en el sur de Tanzanía en 1952. Se trata de un virus ARN del género alfavirus, familia Togaviridae. “Chikungunya” es una voz del idioma Kimakonde que significa “doblarse”, en alusión al aspecto encorvado de los pacientes debido a los dolores articulares.

Signos y síntomas

La fiebre chikungunya se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, generalmente acompañada de dolores articulares. Otros signos y síntomas frecuentes son: dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Los dolores articulares suelen ser muy debilitantes, pero generalmente desaparecen en pocos días.
La mayoría de los pacientes se recuperan completamente, pero en algunos casos los dolores articulares pueden durar varios meses, o incluso años. Se han descrito casos ocasionales con complicaciones oculares, neurológicas y cardiacas, y también con molestias gastrointestinales.
Las complicaciones graves no son frecuentes, pero en personas mayores la enfermedad puede contribuir a la muerte. A menudo los pacientes solo tienen síntomas leves y la infección puede pasar inadvertida o diagnosticarse erróneamente como dengue en zonas donde este es frecuente.

Transmisión

La fiebre chikungunya se ha detectado en casi 40 países de Asia, África, Europa y las Américas.
El virus se transmite de una persona a otras por la picadura de mosquitos hembra infectados. Generalmente los mosquitos implicados son Aedes aegypti Aedes albopictus dos especies que también pueden transmitir otros virus, entre ellos el del dengue. Estos mosquitos suelen picar durante todo el periodo diurno, aunque su actividad puede ser máxima al principio de la mañana y al final de la tarde. Ambas especies pican al aire libre, pero Ae. aegypti también puede hacerlo en ambientes interiores.
La enfermedad suele aparecer entre 4 y 8 días después de la picadura de un mosquito infectado, aunque el intervalo puede oscilar entre 2 y 12 días.

Diagnóstico

Para establecer el diagnóstico se pueden utilizar varios métodos. Las pruebas serológicas, como la inmunoadsorción enzimática (ELISA), pueden confirmar la presencia de anticuerpos IgM e IgG contra el virus chikungunya. Las mayores concentraciones de IgM se registran entre 3 y 5 semanas después de la aparición de la enfermedad, y persisten unos 2 meses.
Las muestras recogidas durante la primera semana tras la aparición de los síntomas deben analizarse con métodos serológicos y virológicos (RT-PCR). El virus puede aislarse en la sangre en los primeros días de la infección. Existen diversos métodos de reacción en cadena de la polimerasa con retrotranscriptasa (RT–PCR), pero su sensibilidad es variable. Algunos son idóneos para el diagnóstico clínico.
Los productos de RT–PCR de las muestras clínicas también pueden utilizarse en la genotipificación del virus, permitiendo comparar muestras de virus de diferentes procedencias geográficas.

Tratamiento

No existe ningún antivírico específico para tratar la fiebre chikungunya. El tratamiento consiste principalmente en aliviar los síntomas, entre ellos el dolor articular, con antipiréticos, analgésicos óptimos y líquidos. No hay comercializada ninguna vacuna contra el virus chikungunya.

Prevención y control

La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo tanto para la fiebre chikungunya como para otras enfermedades transmitidas por las especies en cuestión. La prevención y el control se basan en gran medida en la reducción del número de depósitos de agua naturales y artificiales que puedan servir de criadero de los mosquitos.
Para ello es necesario movilizar a las comunidades afectadas. Durante los brotes se pueden aplicar insecticidas, sea por vaporización, para matar los moquitos en vuelo, o bien sobre las superficies de los depósitos o alrededor de éstos, donde se posan los mosquitos; también se pueden utilizar insecticidas para tratar el agua de los depósitos a fin de matar las larvas inmaduras.
Como protección durante los brotes se recomiendan llevar ropa que reduzca al mínimo la exposición de la piel a los vectores. También se pueden aplicar repelentes a la piel o a la ropa, respetando estrictamente las instrucciones de uso del producto. Los repelentes deben contener DEET (N, N-dietil-3-metilbenzamida), IR3535 (etiléster de ácido 3-[N-acetil-N-butil]-aminopropiónico) o icaridina (2-(2-hidroxietil)-1-metilpropiléster de ácido 1-piperidinocarboxílico).
Para quienes duerman durante el día, sobre todo los niños pequeños, los enfermos y los ancianos, los mosquiteros tratados con insecticidas proporcionan una buena protección. Las espirales insectífugas y los vaporizadores de insecticidas también pueden reducir las picaduras en ambientes interiores.
Las personas que viajen a zonas de riesgo deben adoptar precauciones básicas, como el uso de repelentes, pantalones largos y camisas de manga larga, o la instalación de mosquiteros en las ventanas.

Brotes

La enfermedad se da en África, Asia y el subcontinente indio. En África las infecciones humanas han sido relativamente escasas durante varios años, pero en 1999-2000 hubo un gran brote en la República Democrática del Congo, y en 2007 hubo un brote en Gabón.
En febrero de 2005 comenzó un importante brote en las islas del Océano Índico, con el cual se relacionaron numerosos casos importados en Europa, sobre todo en 2006 cuando la epidemia estaba en su apogeo en el Océano Índico. En 2006 y 2007 hubo un gran brote en la India, por el que también se vieron afectados otros países de Asia Sudoriental.
Desde 2005, la India, Indonesia, las Maldivas, Myanmar y Tailandia han notificado más de 1,9 millones de casos. En 2007 se notificó por vez primera la transmisión de la enfermedad en Europa, en un brote localizado en el nordeste de Italia en el que se registraron 197 casos, confirmándose así que los brotes transmitidos por Ae. albopictus son posibles en Europa.
En diciembre de 2013 Francia notificó dos casos autóctonos confirmados mediante pruebas de laboratorio en la parte francesa de la isla caribeña de St. Martin. Desde entonces se ha confirmado la transmisión local en la parte holandesa de la isla (St. Maarten), Anguila, Dominica, Guayana Francesa, Guadalupe, Islas Vírgenes Británicas, Martinica y St. Barthèlemy. Aruba solo ha notificado casos importados.
Este es el primer brote documentado de fiebre chikungunya con transmisión autóctona en las Américas.
A fecha de 6 de marzo de 2014 ha habido más de 8000 casos sospechosos en la región.

Más información sobre los vectores

Tanto Ae. aegypticomo Ae. albopictusse han visto implicados en grandes brotes de fiebre chikungunya. Mientras que Ae. aegyptiestá confinado a las zonas tropicales y subtropicales, Ae. albopictustambién está presente en regiones templadas, e incluso templadas-frías. En los últimos decenios Ae. albopictusha salido de Asia y se ha establecido en algunas zonas de África, Europa y las Américas.
En comparación con Ae. aegyptila especie Ae. albopictusprospera en una variedad más amplia de acumulaciones de agua que le sirven de criaderos, tales como cáscaras de coco, vainas de cacao, tocones de bambú, huecos de árboles, charcos en rocas, además de depósitos artificiales tales como neumáticos de vehículos o platos bajo macetas.
Esta diversidad de hábitats explica la abundancia de Ae. albopictusen zonas rurales y periurbanas y en parques urbanos sombreados. Ae. aegypti está más estrechamente asociado a las viviendas y tiene criaderos en espacios interiores, por ejemplo en floreros, recipientes de agua y tanques de agua en baños, además de los mismos hábitats exteriores artificiales que Ae. albopictus.
En África se han encontrado varios otros mosquitos vectores de la enfermedad, entre ellos especies del grupo A. furcifer-taylori y A. luteocephalus Hay indicios de que algunos animales diferentes de los primates (roedores, aves y pequeños mamíferos) también pueden actuar como reservorios.

Respuesta de la OMS

Para luchar contra la fiebre chikungunya, la OMS:
  • formula planes basados en evidencias para gestionar los brotes;
  • proporciona apoyo y orientación técnica a los países para que gestiones eficazmente los casos y los brotes;
  • presta apoyo a los países para que mejoren sus sistemas de notificación;
  • junto con algunos de sus centros colaboradores, proporciona formación a nivel regional sobre el tratamiento, el diagnóstico y el control de los vectores;
  • Publica directrices y manuales para los Estados Miembros sobre el tratamiento y el control de los vectores.


¿Que es el Chikungunya?

http://www.msp.gob.do/documentos/chikungunya.pdf 



Chikungunya ¿Que es?


Fiebre Chikungunya Mexico


Fiebre Chikungunya en Republica Dominican


Chikungunya paises afectados


Chikungunya


¿Que es Chikungunya?




Virus Chikungunya
Mosquito y Chikungunya


Reconoce la fiebre Chikungunya


Fiebre por Chikungunya













La fiebre Chikungunya es una enfermedad viral que se transmite por la picadura del mosquito portador del dengue. No se transmite de persona a persona. Actualmente, no existe vacuna o medicamento que evite el contagio.
Chikungunya es una palabra que en el idioma makonde significa "doblarse" (debido a que los enfermos se doblan o encorvan por dolor en las articulaciones). Es una enfermedad nueva en el continente americano, transmitida por el mismo tipo de mosquito que propaga el dengue, por lo que en algunos casos se pueden contraer ambas infecciones.
Síntomas
La enfermedad aparece de 3 a 7 días después de la picadura del mosquito infectado y puede durar el mismo tiempo en la fase aguda. Entre los síntomas que se presentan durante este periodo se encuentran:
  • Fiebre mayor a 39° C
  • Dolor en:
    • Articulaciones, dolor intenso asociado a hinchazón
    • Cabeza
    • Espalda
    • Músculos
  • Náuseas
  • Manchas rojas en la piel (erupciones)
  • Conjuntivitis (enrojecimiento de los ojos)

Grupos de riesgo
  • Niñas y niños
  • Adultos mayores
  • Mujeres embarazadas
Medidas de Prevención
Actualmente no existe vacuna contra la enfermedad, por lo que se recomienda:
  • Evitar el contacto y los piquetes de moscos
  • Usar repelentes contra moscos
  • Evitar que los mosquitos entren a tu casa: colocar mosquiteros en puertas y ventanas, así como un pabellón para cubrir la cama
  • Mantener el patio limpio de llantas, botes, botellas o cualquier objeto donde se pueda estancar el agua y aparezcan moscos
  • No mantenerse a la intemperie de madrugada o por la noche, ya que son horarios en que los insectos hematófagos (que se alimentan de sangre) tienen mayor actividad
Diagnóstico y Tratamiento
Si presentas varios de los síntomas característicos de la fiebre Chikungunya, acude a tu médico para que te realicen la prueba que confirme el diagnóstico (una prueba de sangre).

Sigue las indicaciones del tratamiento que te dará el médico para aliviar el dolor y la fiebre. Además, se recomienda guardar reposo en cama y tomar abundantes líquidos para evitar la deshidratación.

Es importante llevar a cabo las medidas de prevención ya mencionadas para evitar que se extienda esta enfermedad en tu casa y en tu comunidad. Difunde esta información con tus familiares y conocidos.




EnglishSíntomas y diferencias entre el DENGUE, CHIKUNGUNYA Y ZIKA.




GUIA DE BUENA PRACTICA CLINICA en Urgencias en el Centro de Salud Rural




Cortesía

EMS España / Emergency Medical Services en España 
@EMSESP

Follow me / INVITA A TUS AMIGOS A SEGUIRNOS
https://www.facebook.com/drramonreyesdiaz