Facebook Dr. Ramon Reyes Diaz, MD

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

miércoles, 27 de julio de 2016

Comité de Muerte Súbita Infantil Libro Blanco de la Muerte Súbita Infantil "Síndrome de Muerte Súbita del Lactante"

Comité de Muerte Súbita Infantil Libro Blanco de la Muerte Súbita Infantil



Serie: 
 Monografías de la AEP
Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil



Año de edición: 
 2013
3ª edición



Editorial: 
 Ediciones Ergon
Esta tercera edición del Libro Blanco de la Muerte Súbita Infantil está estructurada en dos partes.
La primera está compuesta por los 25 capítulos revisados y actualizados por sus respectivos autores y colaboradores de diferentes disciplinas y hospitales del territorio nacional, organizados en bloques relacionados entres sí.
Se ha incluido un capítulo sobre la muerte fetal tardía, un bloque de capítulos actualizados sobre el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante, otro bloque sobre entidades relacionadas con la muerte súbita infantil, una serie de capítulos relacionados con la investigación post mórtem, la clasificación de la muerte súbita e implicaciones médico-legales, cómo actuar ante un caso de muerte súbita y el  abordaje psicológico de las familias afectadas.
La segunda parte comprende una serie de anexos de aspecto más práctico como son: la encuesta epidemiológica del SMSL, protocolo de recogida de muestras en el hospital tanto en sala de hospitalización como en puertas de urgencia y la recogida de muestras en el feto muerto, la Clasificación de San Diego del Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante y un área de información a padres en la que se dan las recomendaciones sobre el “Ambiente seguro para dormir” y las estrategias de prevención del SMSL.



ISBN: 
 978-84-15351-90-0
Documento completo: 
application/pdf iconLibro Blanco de la Muerte Súbita Infantil



Guía para padres: el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL).Video mp4


Tres maneras claves para que los papás ayuden a que el bebé duerma seguro



Tres maneras claves para que los papás ayuden a que el bebé duerma seguro

Foto: padre besando a su bebé
Hoy en día, los padres pasan tres veces más tiempo cuidando a sus hijos que los padres hace 50 años. Por ello, asegurarse de que los padres de bebés sepan cómo reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del bebé* y otras causas de muerte infantil relacionadas con el sueño es más importante que nunca. Los padres pueden ayudar a que el bebé duerma seguro de las siguientes maneras:

1. Coloque al bebé siempre boca arriba para dormir, ya sea durante las siestas o por la noche. Esta es la manera más efectiva de proteger a un bebé dormido de ser afectado por el síndrome de muerte súbita del bebé y otras causas de muerte infantil relacionadas con el sueño. Los bebés no son más propensos a ahogarse si duermen boca arriba, aunque vomiten o se babeen mientras duermen.
Fotos: madre y padre con su bebé boca arriba en una cuna y un bebé durmiendo seguro boca arriba

2Comparta la habitación, no la cama. El bebé debe dormir en su habitación, pero en un área de dormir separada, como una cuna. El bebé nunca debe dormir en la cama de un adulto, un sofá o una silla, ni solo, ni con usted u otra persona.

Compartir la habitación sin compartir la cama podría reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del bebé en hasta un 50% y ayuda a prevenir la asfixia accidental.
Fotos: un bebé despierto boca abajo mientras juega con supervisión y padre levantando a su bebé cerca de la cuna

3. Use una superficie firme para dormir, como un colchón en una cuna que cumpla con las normas de seguridad aprobadas** y cubra el colchón con una sábana ajustable.  No utilice una silla para coche, un cochecito, un portabebés, una hamaca o artículos similares para que el bebé duerma todos los días. Retire los protectores para cuna, las mantas, la ropa de cama suelta y los juguetes blandos del área de dormir del bebé.
Fotos: padre poniendo a su bebé boca arriba en la cuna para que duerma seguro y padre y bebé boca abajo mientras juegan juntos

Aprenda más sobre qué pueden hacer los papás para crear un ambiente seguro para que el bebé duerma en: www.nichd.nih.gov/BebeDormir.
Imagen: Grafica del 20 aniversario de la campaña Seguro al dormir®
*En inglés el síndrome se llama “Sudden Infant Death Syndrome”, más conocido como SIDS. La traducción directa del término médico en español es síndrome de muerte súbita del lactante.
Imágenes: Logos del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos y del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, Twitter, Facebook y Pinterest
Safe to Sleep® is a registered trademark of the U.S. Department of Health and Human Services.


Síndrome de Muerte Súbita del Lactante / Lifenest Sleeping tm



Capítulos: 
application/pdf iconAnexo 5. Información a padres


Vídeo sobre la Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL) elaborado por el Servicio de Neonatología del Hospital La Fe de Valencia con colaboración del Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil de la Asociación Española de Pediatría


DEFINICIÓN
“Muerte súbita de un niño menor de un año de edad a la cual no se encuentra explicación después de una investigación minuciosa del caso, incluyendo la realización de una autopsia completa, el examen de la escena del fallecimiento y la revisión de la historia clínica”

Colecho, síndrome de muerte súbita del lactante y Lactancia Materna. Recomendaciones actuales de consenso

Comité de Lactancia Materna de la AEP
Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil de la AEP


Año de edición: 
 2014
El colecho –práctica de dormir con el niño en la misma cama– es una costumbre extendida de forma desigual por todo el mundo. En países asiáticos como Japón se realiza de forma habitual durante los primeros años de vida. Sin embargo, en países occidentales, entre ellos España, esta práctica es mucho menos común. Es importante distinguir el colecho de la cohabitación, en la que el niño duerme en la misma habitación que sus padres pero sin compartir la cama.
El Síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) se define como Muerte súbita de un niño de menos de un año de edadque ocurre aparentemente durante el sueño y que permanece sin explicación después de la realización de una minuciosa investigación postmortem, que incluye la práctica de la autopsia, examen del lugar del fallecimiento y revisión de la historia clínica,es decir: toda muerte no esperada de un lactante menor de un año de edad, fuera pues de un contexto de enfermedad en evolución, y que está relacionada u ocurre durante el tiempo de sueño y, por tanto, generalmente no presenciada. Es un problema social y médico de primera magnitud, ya que es la principal causa de muerte postneonatal en los países industrializados.
En la última década se ha estudiado con detalle la relación entre el SMSL y otros factores, entre ellos la lactancia materna y el colecho. El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (CLMAEP) realizó una revisión de este tema en el año 20122, concluyendo que no existía evidencia científica que desaconsejara la práctica del colecho en bebés amamantados sin factores de riesgo. Así, unos padres con información adecuada sobre los factores de riesgo que predisponen a la muerte súbita podrían tomar la decisión que consideraran más adecuada acerca del colecho con su hijo. Y en el caso de que existieran factores de riesgo, particularmente en lactantes menores de 3 meses de edad, se recomendaría la cohabitación como alternativa al colecho, con la cuna del bebé próxima a la cama de los padres o con una cuna tipo sidecar.
La lactancia materna tiene un claro efecto protector frente al SMSL. Diversos estudios han mostrado sin duda cómo la tasa de SMSL en bebés amamantados es inferior a los no amamantados3-7.Por otro lado, también es conocido que el colecho favorece la lactancia materna y permite una relación más estrecha entre la madre y el bebé4,8. Para la mayoría de las mujeres, amamantar es algo más que aportar leche a sus hijos o procurarles ventajas en la protección frente a múltiples enfermedades. Es sobre todo una fuente de sensaciones y de emociones que les ayuda a descubrir aspectos del comportamiento maternal muy gratificantes. Y para los niños la lactancia afianza el vínculo con su madre mejorando su sentimiento de protección y seguridad. Estas realidades explican que el propio comportamiento maternal lleve a muchas madres a practicar colecho durante la lactancia de una forma espontánea, natural, a veces en momentos puntuales y en otras ocasiones de forma rutinaria.
Por otro lado, el GT de Muerte Súbita Infantil de la Asociación Española de Pediatría (GTMSI-AEP) considera, además de la posición en prono para dormir 10-13,15,16,18,19, al colecho como un factor de riesgo de presentar SMSL 12,14,16,20,21. Este riesgo se incrementa considerablemente en lactantes menores de 3 meses de vida o si el lactante está expuesto al humo de tabaco, si la superficie sobre la que duerme es blanda o se trata de un sofá. También si existen objetos con riesgo de ahogo o asfixia –colchas, mantas o almohadas como ocurre en la cama de los adultos, y protectores de la cuna sueltos– y si la cama es multicompartida, o cuando quien comparte la cama ha consumido alcohol. A su vez, se considera como factor protector (que disminuye el riesgo) del SMSL el compartir la habitación con sus padres, pero no la cama, durante los primeros 6 meses de vida12,17,22
No obstante, sobre este tema existen publicaciones con resultados dispares y tampoco hay acuerdo entre las recomendaciones de los comités de expertos de lactancia materna de diferentes países23,24. El documento publicado por UNICEF UK en 2013 recoge que no hay evidencia de aumento de riesgo de SMSL en un hogar de no fumadores, con una madre sobria, que amamanta y duerme en su cama con un bebé sano, colocado en supino y que no está sobreabrigado24.
Cada caso de SMSL supone una tragedia para la familia y es obligación de todos, Salud Pública, pediatras, padres y sociedad en general, hacer lo posible para evitar la muerte de lactantes por esta causa. Pero también es preciso analizar con el máximo rigor los estudios disponibles y dedicar tiempo a la discusión de los resultados y a la reflexión sobre las consecuencias.
Los defensores del colecho asociado a la lactancia materna25,26 plantean que ofrece protección frente al SMSL y lo justifican con los argumentos siguientes:
  • El amamantamiento en colecho genera más cantidad de despertares nocturnos de madre y bebé sincrónicos8.
  • Las madres que realizan colecho colocan a sus bebés mayoritariamente en la posición más segura: “boca arriba”, junto a su regazo27.
  • La propia lactancia ofrece una protección “dependiente de dosis” ya que el riesgo de SMSL disminuye progresivamente por cada mes que el bebé continúa amamantándose28.
  • Aconsejar a las madres que no compartan la cama con sus bebés, supondría privar a ambos de una importante fracción del tiempo de contacto estrecho e intimidad, previsto por la naturaleza y que ha demostrado beneficios durante los primeros años8.
Un metanálisis realizado por Carpenter y cols. y publicado recientemente en el BMJalerta sobre la relación entre el colecho y el SMSL. Incluye los resultados de cinco estudios de casos y controles y extrae conclusiones sobre la relación del colecho y el SMSL, que han sido ampliamente difundidas. De este estudio llaman la atención los siguientes datos, que obligan a reflexionar:
  • Existe un riesgo ajustado de sufrir SMSL 5 veces mayor para los niños menores de 3 meses que practicaron colecho, comparados con aquellos que no dormían en la cama de sus padres, independientemente de si fueron o no amamantados (ORa=5,1; IC95%[2,3-11,4]) en ausencia de tabaquismo, alcohol y de cualquier otro factor de riesgo. El impacto de estos resultados sobre la población parece importante, ya que indican que podría atribuirse al colecho el 89,5% (del 88,8 al 90,3%) de los casos de SMSL en menores de tres meses.
  • En presencia de colecho la postura del niño para dormir aumenta el riesgo en mayores de tres meses (ORa 5,3; IC95% 1,8-16).
  • El riesgo se multiplica por 4,2 en niños con bajo peso, por tres en madres de mayor edad y por 2,3 cuando existe antecedente en hijo previo.
  • En niños mayores de 3 meses el colecho sin otros factores asociados no modifica el riesgo (ORa=1 [0,3-3,1]).
  • Hay un riesgo muy alto de SMSL en los niños que sin hacer colecho duermen en la cercanía de padres fumadores y consumidores de alcohol (ORa=13,7[5,5-34,4]).
  • El riesgo de SMSL en los que practican colecho se eleva más de 20 veces (ORa=21,8 [11,2-42,6]) cuando la madre o el padre fuman, más de 150 veces (ORa=151 [50,6-450,7]) cuando la madre consume alcohol, y es casi 250 veces mayor cuando ambos progenitores fuman y beben alcohol (ORa=243,8 [76,1-781,3]).
En conjunto, un lactante amamantado, boca arriba, con padres que no fuman y sin otros factores de riesgo, la tasa de SMSL es 0,08 por 1000 recién nacidos (IC95% 0,05-0,14). Si comparte la cama es de 0,23 por 1000 nacidos vivos (IC95% 0,11-0,49)30.
Entre las críticas que está recibiendo este estudio se encuentran las limitaciones metodológicas derivadas de que los datos analizados corresponden a trabajos que fueron realizados años atrás, entre 1987 y 2003; y a los sesgos dependientes de las grandes diferencias en la cultura y en los hábitos de sueño de las poblaciones incluidas en la revisión. Además, los autores han definido una asociación entre el colecho y la muerte súbita, sin analizar factores de confusión importantes como el hecho de que la lactancia materna fuera exclusiva o no, y las diferencias en el nivel socioeconómico entre casos y controles. Pero los comentarios más críticos se centran en el manejo de la información disponible sobre consumo de alcohol tabaco y drogas por parte de los padres. Blaird29 escribió la existencia de una asociación clara entre colecho y consumo de alcohol o de drogas en los progenitores, y entre estos hábitos y el SMSL. En base a estas asociaciones, relacionar directamente el colecho con el SMSL puede llevar a conclusiones sesgadas, si no se independiza la influencia del consumo de sustancias tóxicas. Pues bien, sólo dos de los cinco estudios con los que Carpenter y cols. elaboran sus conclusiones recogen el dato de consumo de alcohol en los progenitores. Los autores de la revisión solventan esta debilidad metodológica aplicando la técnica de imputación múltiple para controlar los datos inexistentes, sustituyéndolos mediante simulación, distribuyendo este dato de forma aleatoria para eliminar sesgos. Por último, la definición de colecho no era concordante en todos los estudios incluidos en el metanálisis de Carpenter, no dando importancia a si el colecho se realizaba en un sofá o sillón o en la cama. La trascendencia de estos detalles ya ha sido señalada por organismos como UNICEF, IHAN, Previnfad y el Grupo de Trabajo de Medicina Basada en la Evidencia de la AEP24,30,31.
Por su parte, El GTMSI-AEP22 coincidiendo con la Academia Americana de Pediatría10,12, la Sociedad Internacional para el Estudio y Prevención de la Muerte Súbita Infantil y Perinatal (ISPID)32 y las Asociaciones de Prevención MSI de múltiples países a nivel mundial, con el fin de reducir el riesgo de muerte súbita infantil relacionada con el sueño, lo que denominan “un sueño seguro”, aconseja que durante los primeros 6 meses de vida el lactante duerma en su propia cuna, al lado de la cama de los padres compartiendo la habitación pero no la cama, en decúbito supino, con la cabeza y cara descubierta, libre de humo de tabaco, no excesivamente caliente ni demasiado fría y alimentados con lactancia materna.
Con la evidencia disponible, y aunque muchos estudios no tienen el nivel más alto de evidencia, el GTMSI-AEP considera que no puede afirmar que el colecho sea una práctica segura que pueda recomendarse aún en ausencia de otros factores de riesgo.
Teniendo en cuenta todas las consideraciones mencionadas, el Comité de Lactancia Materna de la AEP y el Grupo de Trabajo de Muerte Súbita Infantil de la AEP han realizado una nueva revisión sobre este controvertido tema del colecho llegando a las siguientes conclusiones:
  1. La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo de SMSL en más del 50%
  1. La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en:
    • Lactantes menores de tres meses de edad.
    • Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
    • Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
    • Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato.
    • Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones
    • Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas
  2. Aquellos padres que deseen mantener una mayor proximidad con su bebé durante la noche, pueden optar por colocar la cuna al lado de la cama o utilizar una cuna tipo “sidecar” (superficie independiente adosada a la cama de los padres), que facilita la lactancia y no interfiere con la frecuencia de las tomas de pecho. 

Bibliografía

  1. Krous HF, Beckwith JB, Byard RW, Rognum TO, Bajanowski T, Corey T, Cutz E, Hanzlick R, Keens TG, Mitchell EA. Suddent Infant Death Syndrome and Unclassified Suddent Infant Death: A Definitional and diagnostic Approach. Pediatrics 2004;114:234-238.
  2. Landa Rivera L, Díaz Gómez NM, Gómez Papi A, Paricio Talavero JM, Pallás Alonso C, Hernández Aguilas MT y cols. El colecho favorece la práctica de la lactancia materna y no aumenta el riesgo de muerte súbita del lactante. Revista Pediatría de Atención Primaria 2012, 14:53-60.
  3. Ford RP, Taylor BJ, Mitchell EA, et al. Breastfeeding and the risk of sudden infant death syndrome. Int J Epidemiol 1993; 22:885-90.
  4. McVea KL, Turner PD, Peppler DK. The role of breastfeeding in sudden infant death syndrome. J Hum Lact 2000; 16:13-20.
  5. McCoy RC, Hunt CE, Lesko SM, et al. Frequency of bed sharing and its relationship to breastfeeding. J Dev Behav Pediatr 2004; 25:141-9.
  6. Vennemann MM, Bajanowski T, Brinkmann B, Yuce¬san K, Sauerland C, Mitchell EA; GeSID Study group. Does breastfeeding reduce the risk of sudden infant death syndrome? Pediatrics 2009; 123:e406-10.
  7. Hauck FR, Thompson JMD, Tanabe KO, Moon RY, Vennemann MM. Breastfeeding and reduced risk of sudden infant death syndrome: a meta-analysis. Pediatrics 2011; 128:103–110.
  8. Mackenna JJ, Mosko SS, Richard CA. Bedsharing promotes breastfeeding. Pediatrics 1997; 100:214-219.
  9. Carpenter R, McGarvey C, Mitchell EA, et al. Bed sharing when parents do not smoke: is there a risk of SIDS? An individual level analysis of five major case-control studies. BMJ Open 2013 doi:10.1136/bmjopen-2012-002299.
  10. Moon RY. Task Force on Sudden Infant Death Syndrome. SID and other sleep-related infant deaths: expansion of recommendations for a safe infant sleeping environment. Pediatrics 2011; 128(5):1030-9.
  11. Cardesa García JJ, Galán Gómez E, Hernández Rastrollo R, Zarallo Cortés L. Epidemiología del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL). En: Monografías de la AEP. Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Ediciones Ergón. 2ª edición. 2003; p.34-45.
  12. Moon RY. Task Force on Sudden Infant Death Syndrome. SIDS and other sleep-related infant deaths: expansion of recommendations for a safe infant sleeping environment. Pediatrics 2011; 128(5):e1341-67.
  13. Carpenter RG, Irgens LM, Blair PS, England PD, Fleming P, Huber J, et al. Sudden unexplained infant death in 20 regions in Europe: case control study. Lancet. 2004; 363(9404):185-91.
  14. Vennemann MM, Bajanowski T, Brinkmann B, Jorch G, Sauerland C, Mitchell EA, et al. Sleep environment risk factors for sudden infant death syndrome: the German Sudden Infant Death Syndrome Study. Pediatrics 2009; 123(4):1162-70.
  15. Adams SM, Good MW, Defranco GM. Sudden infant death syndrome. Am Fam Physician 2009; 79(10):870-4.
  16. UpToDate [base de datos en internet]. Corwin MJ. Sudden infant death syndrome: risk factors and risk reduction strategies. [consultado 2012 2/02]; Disponible en: http://www.uptodate.com
  17. Scragg RK, Mitchell EA, Stewart AW, Ford RP, Taylor BJ, Hassall IB, et al. Infant room-sharing and prone sleep position in sudden infant death syndrome. New Zealand Cot Death Study Group. Lancet 1996; 347(8993):7-12.
  18. Gilbert R, Salanti G, Harden M, See S. Infant sleeping position and the sudden infant death syndrome: systematic review of observational studies and historical review of recommendations from 1940 to 2002. Int J Epidemiol 2005; 34(4):874-87.
  19. Möllborg P, Alm B. Sudden infant death syndrome during low incidence in Sweden 1997-2005. Acta Paediatr. 2010; 99(1):94-8.
  20. Hauck FR, Herman SM, Donovan M, Iyasu S, Merrick Moore C, Donoghue E, et al. Sleep environment and the risk of sudden infant death syndrome in an urban population: the Chicago Infant Mortality Study. Pediatrics 2003; 111(5 Part 2):1207-14.
  21. Vennemann MM, Hense HW, Bajanowski T, Blair PS, Complojer C, Moon RY, et al. Bed sharing and the risk of sudden infant death syndrome: can we resolve the debate? J Pediatr 2012; 160(1):44-8.e2.
  22. Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil de la AEP. Libro Blanco de la Muerte Súbita Infantil. Disponible en: http://www.aeped.es/grupo-trabajo-estudio-muerte-subita-infantil/documentos/libro-blanco-muerte-subita-lactante-smsl
  23. Leduc D, Coté A, Woods S. Des recommendations pour creer des environements de sommeilsecuritaires pour les nourrisons et les enfants. Paediatr Child Health 2004; 9:667-72.
  24. UNICEF UK. Baby Friendly Initiative statement on Bed-sharing when parents do not smoke: is there a risk of SIDS? An individual level analysis of five major case-control studies. May 2013. Disponible en:http://www.unicef.org.uk/Documents/Baby_Friendly/Statements/UNICEF_UK_st...
  25. Mosko S, Richard C, McKenna J. Infant arousals during mother infant bedsharing: Implications for infant sleep and sudden infant death syndrome research. Pediatrics 1997; 100:841-849.
  26. Landa L, Paricio JM, Lasarte JJ, Hernández MT. Comunicado IHAN España sobre la práctica del colecho y amamantamiento. Julio 2013. Disponible en: https://www.ihan.es/index45.asp
  27. McKenna J; Mosko S; Richard C; Drummond S; Hunt L; Cetel MB; Arpaia J. Experimental studies of infant-parent co-sleeping: mutual physiological and behavioral influences and their relevance to SIDS (sudden infant death syndrome). Early Hum Dev 1994; 38: 187–201
  28. Fredrickson DD, Sorenson JF, Biddle AK, et al. Relationship of sudden infant death syndrome to breast-feeding duration and intensity. Am J Dis Child 1993; 147:460.
  29. Blair PS, Sidebotham P, Evason-Coombe C, Edmonds M, Heckstall-Smith EM, Fleming P. Hazardous co-sleeping environments and risk factors amenable to change: case-control study of SIDS in south West England. BMJ 2009; 339:b3666.
  30. Ortega Páez E, Molina Arias M. ¿Aumenta el colecho el riesgo de muerte súbita del lactante? EvidPediatr 2013; 9:64.
  31. Task Force on Sudden Infant Death Syndrome. SIDS and Other Sleep-Related Infant Deaths: Expansion of Recommendations for a Safe Infant Sleeping Environment. Pediatrics; October 2011; 128; 1030. Disponible en:http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2011/10/12/peds.2011-2284
  32. International Society for the Study and Prevention of Perinatal and Infant Death (ISPID). How to Keep Your Baby Healthy and Reduce the Risk of Sudden Infant Death (SIDS). Disponible en: http://www.ispid.org/id_prevention.html

Los EE. UU. amplían los esfuerzos de prevención del SMSL

La campaña 'Safe to Sleep' de los NIH ahora incluye a todas las muertes infantiles relacionadas con el sueño
Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: jueves, 13 de septiembre, 2012


MIÉRCOLES, 12 de septiembre (HealthDay News) -- Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE. UU. aumentan sus esfuerzos por reducir el riesgo de muertes infantiles repentinas relacionadas con el sueño, anunció la agencia el miércoles.
Los NIH han ampliado y revisado la campaña "Back to Sleep" (volver a dormir), lanzada en 1994 para educar a los padres y cuidadores sobre las formas de prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Ahora, se conocerá como "Safe to Sleep" (dormir seguro), e incluirá todas las muertes infantiles repentinas e inesperadas relacionadas con el sueño, incluso las debidas al SMSL, además de las muertes por otras causas.
El SMSL es la muerte súbita de un bebé menor de un año que no se puede explicar, incluso después de una investigación completa, una autopsia y una revisión de los antecedentes de salud del bebé. La campaña "Back to Sleep" exhortaba a los padres y cuidadores a colocar a los bebés sanos a dormir de espaldas, una práctica probada para reducir el riesgo de SMSL.
Sin embargo, los bebés también pueden estar en riesgo de otras causas de muerte relacionadas con el sueño, como el ahogamiento accidental y quedarse atrapados en el colchón o las sábanas. Los NIH han aumentado su campaña para asegurar que los bebés cuenten con un ambiente seguro para dormir.
"En años recientes, hemos aprendido que muchos de los factores del riesgo del SMSL son similares a los de otras causas de muerte infantil relacionada con el sueño", apuntó en un comunicado de prensa del NIH el Dr. Alan Guttmacher, director del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU., el patrocinador de la campaña Safe to Sleep. "Colocar a los bebés a dormir de espaldas y siempre proveerles un ambiente seguro para dormir reduce el riesgo de SMSL y además de muerte por otras causas, como el ahogamiento".
Además de siempre colocar a los bebés menores de 1 año de espaldas para dormir, la campaña Safe to Sleep recomienda a padres y cuidadores que también tomen las siguientes medidas:
  • Los bebés siempre deben tener su propio lugar seguro para dormir. Ese ambiente debe estar libre de cualquier ropa de cama blanda, sábanas o mantas. Los bebés no deben compartir una cama con un adulto.
  • Los bebés deben de ser amamantados siempre que sea posible. Los NIH explicaron que la lactancia materna se relaciona con un menor riesgo de SMSL.
  • Los padres también deben asegurar que los bebés no tengan demasiado calor.
  • Los bebés no deben exponerse al humo de tabaco.
  • Las madres que lacten deben evitar el alcohol y otras drogas.
Se espera que en octubre un nuevo DVD y sitio web de "Safe to Sleep" estén disponibles para el público. Los materiales también estarán disponibles en español. Materiales adicionales se dirigirán a las comunidades negra y nativa americana/de Alaska, que tienen tasas más altas de SMSL.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: U.S. National Institutes of Health, news release, Sept. 12, 2012
HealthDay


Síndrome de muerte súbita del lactante

Es la muerte repentina e inesperada de un niño menor de 1 año de edad, en la cual una autopsia no revela una causa explicable de la muerte.
La causas del SMSL se desconocen. En la actualidad muchos médicos e investigadores creen que el SMSL es ocasionado por varios factores, entre ellos:
  • Problemas con la capacidad del bebé para despertar (estimulación del sueño).
  • Incapacidad del cuerpo del bebé para detectar acumulación de dióxido de carbono en la sangre.
Desde 1992, las tasas del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) han bajado en forma considerable, cuando por primera vez se alertó a los padres sobre la conveniencia de acostar a los bebés de lado o boca arriba para reducir la posibilidad del SMSL. Infortunadamente, el SMSL sigue siendo una causa significativa de muerte de bebés menores de un año. En los estados Unidos miles de ellos mueren por esta causa anualmente. El SMSL tiene más probabilidades de ocurrir entre los 2 y 4 meses de edad y ocurre con mayor frecuencia en los niños que en las niñas. La mayoría de las muertes por SMSL se presentan durante el invierno.
Los siguientes factores han sido relacionado con el aumento de riesgo de SMSL en un bebé:
  • Dormir boca abajo.
  • Estar en torno al humo del cigarrillo mientras están en el útero o después de nacer.
  • Dormir en la misma cama con sus padres (dormir acompañado).
  • Tendidos de cama blandos en las cunas.
  • Partos múltiples (ser mellizo, trillizo, etc.).
  • Partos prematuros.
  • Tener un hermano o hermana que padeció SMSL.
  • Madres que fuman o consumen sustancias psicoactivas.
  • Tener madre adolescente.
  • Intervalos de tiempo cortos entre embarazos.
  • Cuidado prenatal tardío o ausencia del mismo.
  • Vivir en condiciones de pobreza.
Aunque los estudios muestran que los bebés con los factores de riesgo antes mencionados presentan más probabilidades de resultar afectados, el impacto o importancia de cada factor aún no está bien definido ni entendido.

Síntomas

Casi todas las muertes por SMSL se presentan sin ningún aviso ni síntoma mientras se cree que el bebé está durmiendo.

Pruebas y exámenes

Con los resultados de la autopsia no se puede determinar la causa de muerte, pero éstos pueden ser útiles si se los ve como un medio de aportar algo al conocimiento existente acerca del SMSL. Las leyes estatales pueden exigir una autopsia en caso de una muerte inexplicable.

Grupos de apoyo

Los padres que han perdido un niño por SMSL necesitan apoyo emocional. Debido a que no se encuentra ninguna causa para la muerte del bebé, muchos padres sufren de sentimientos de culpa. Estos sentimientos pueden agravarse por investigaciones de la policía o de otras personas que por ley deben determinar la causa de la muerte.
Un miembro de un capítulo local de la National Foundation for Sudden Infant Death Syndrome (Fundación Nacional para el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante) puede brindar ayuda asesorando y apoyando a los padres y a los miembros de la familia. Ver: grupo de apoyo para el SMSL.
Se puede recomendar terapia de familia para ayudar a los hermanos y a todos los miembros de la familia a afrontar la pérdida del bebé.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si su bebé no se está moviendo ni está respirando, comience la RCP y llame al número local de emergencias (como el 911 en Estados Unidos). Los padres y cuidadores de todos los bebés y niños deben estar entrenados en RCP.

Prevención

Las pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics), emitidas en octubre de 2005, recomiendan lo siguiente:
Acueste siempre a los bebés a dormir boca arriba (incluso durante las siestas). NO acueste a los bebés a dormir boca abajo. Dormir de lado es inestable y también se debe evitar. Permitir que el bebé ruede sobre su vientre mientras está despierto puede impedir que se forme un punto plano (debido al hecho de dormir en una posición) en la parte posterior de la cabeza.
Acueste a los bebés solamente en una cuna. NUNCA permita que el bebé duerma en la cama con otros niños o adultos y tampoco lo acueste a dormir sobre superficies diferentes a las cunas, como un sofá.
Deje que los bebés duerman en el mismo cuarto (NO en la misma cama) que sus padres. En lo posible, las cunas de los bebés deben estar ubicadas en la alcoba de los padres para permitir la alimentación por la noche.
Evite los tendidos de cama blandos. Los bebés deben estar en colchones para cunas firmes, apretados, bien ajustados, y sin cobertores. Use una frazada liviana para cubrir al bebé. No utilice almohadas, cobertores ni edredones.
Verifique que la temperatura ambiente no esté muy alta. La temperatura ambiente debe ser confortable para un adulto con ropas ligeras. El bebé no debe estar caliente al tacto.
Ofrézcale al bebé un chupete (biberón) al irse a dormir. Los chupetes (biberones) a la hora de la siesta y a la hora de ir a dormir pueden reducir el riesgo de SMSL. Los médicos creen que los chupetes podrían permitir que las vías respiratorias se abran más o impedir que el bebé caiga en un sueño profundo. Un bebé que se despierta más fácilmente puede en forma automática abandonar una posición peligrosa. Si el bebé está lactando, es mejor esperar hasta un mes antes de ofrecerle un chupete, de manera que esto no interfiera con la lactancia. No fuerce a un bebé a usar chupete.
No utilice monitores de respiración ni productos comercializados como formas de reducir el SMSL. En el pasado, en las familias con antecedentes de este problema, se recomendaba el uso de monitores caseros para apnea (respiración), pero la investigación concluyó que no tenían efecto y su uso ha cesado en gran medida.
Otras recomendaciones de los expertos en SMSL:
  • Mantenga al bebé en un ambiente libre de humo.
  • Amamante a su bebé si es posible: la lactancia disminuye la incidencia de algunas infecciones de las vías respiratorias altas que pueden influir en el desarrollo de SMSL.
  • NUNCA le dé miel a un bebé menor de 1 año, ya que ésta puede causar botulismo infantil en niños muy pequeños, enfermedad que puede estar asociada con el SMSL.

Nombres alternativos

Muerte en la cuna; SMSL
La llamada “muerte blanca” o súbita del bebé constituye uno de los miedos que más atormenta a las mamás: la mayoría de los recién nacidos que fallecen inesperadamente mientras duermen tienen entre 2 y 4 meses y los decesos aumentan en invierno. Por eso, el Ministerio de Salud de la Provincia inició una campaña de prevención con 14 medidas que pueden salvar la vida del lactante.

La iniciativa incluye la capacitación de promotores de salud para que recorran los barrios y enseñen a los papás cómo cuidar a los chicos mientras duermen.

Muchas madres se obsesionan, descansan mal y se acercan a la cuna a cada rato para comprobar si sus hijos respiran. La muerte súbita del lactante se produce por asfixia accidental durante el sueño, por enfermedades genéticas e infecciones, aunque en algunos casos, las causas no están del todo claras.

Actualmente ya hay evidencia científica de que dormirlos boca arriba es hasta 20 veces más seguro que dormirlos boca a abajo. “Colocarlo para arriba no predispone a la aspiración de un posible vómito, como se creía anteriormente”, explicó la titular de la Dirección de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud bonaerense, Flavia Raineri.

Y agregó que, por el contrario, “la posición boca abajo favorece la reinhalación del propio aire espirado, es decir, del dióxido de carbono, y a su vez aumenta el sobrecalentamiento corporal”.

Hasta hace poco tiempo, algunos pediatras recomendaban poner al bebé de costado. Pero ahora no porque esa posición es muy inestable: el chico puede darse vuelta y quedar boca abajo sin que los papás se den cuenta.

 “Muchos de los bebés que mueren inesperadamente están cursando alguna infección respiratoria como la bronquiolitis”, explicó el ministro de Salud provincial,Alejandro Collia, y agregó que “el año pasado fue el de menor cantidad de muertes por este tipo de infecciones, sin embargo creemos que generar mayor conciencia sobre la muerte súbita nos ayudará a reducir aún más la mortalidad neonatal”.


En su cuna y sin chichonera

Los bebés tienen que dormir con sus padres al menos hasta los seis meses. Pero, insisten los especialistas, esto no significa dormir en la misma cama, ya que está probado que este hábito suele ser motivo de asfixia.

“Tanto el dormir con los padres como con hermanitos aumenta el riesgo de que el bebé pase a boca abajo o que sea aplastado durante el sueño”, detalló Estela Grad, referente de la Dirección de Maternidad e Infancia de la Provincia. Agregó que el riesgo se incrementa aún más cuando alguno de los padres toma medicación, fuma o bebe alcohol, porque suelen ingresar en un sueño pesado que les disminuye el nivel de alerta necesario frente a los requerimientos de un bebé.

Según explicó la especialista, el bebé debe tener su propia cuna o moisés con  un colchón firme, que encaje bien en la cuna para que no haya riesgo de que la cabeza del bebé quede encajada en el medio. Además, para evitar el riesgo de asfixia hay que dejarles los bracitos por fuera de las sábanas y colchas y evitar las frazadas o mantas demasiado gruesas. Estas medidas disminuyen el riesgo de asfixia.

Los expertos del Ministerio de Salud recomendaron dejar de usar la chichonera: “es más peligroso porque impide que los papás puedan ver bien al bebé mientras duerme”, dijo Grad.

Finalmente hay que dejar los juguetes fuera de la cuna porque suelen ser motivo de asfixia. Ni peluches, ni muñecos, ni sonajeros. Esta medida, además, sirve para que el bebé comience a distinguir los momentos de sueño y de vigilia.


14 pasos para prevenir la muerte súbita

- Colocar al bebé siempre boca arriba para dormir.

- Compartir la habitación pero no la cama, porque tiene más riesgo de que sea aplastado durante el sueño.

- Preferir un colchón firme, que encaje bien en el marco de la cuna (sin espacio entre colchón y barrotes o soportes laterales); la cabeza del bebé puede quedar encajada allí.

- No usar frazadas ni colchas gruesas; si la cabeza del bebé queda tapada por ellas se puede asfixiar. Al ser muy pequeño puede no tener capacidad para retirarla.

- No usar chichonera;  no es necesaria si entre los barrotes de la cuna la distancia es menor de 6,5 centímetros, porque no permite que los padres vean al bebé desde su cama.

- No les ponga almohada porque el bebé puede tapase la cara con ella y sofocarse.

- No coloque peluches ni juguetes de ningún tipo en la cuna: son peligrosos y además la cuna es un lugar para dormir, no para jugar.

- Tápelo con una colcha liviana y pase los brazos del bebé por arriba de la colcha.

- Mantenga una temperatura moderada en la habitación: el sobreabrigo y la calefacción excesiva aumentan el riesgo de muerte súbita.

- No al tabaco prenatal y postnatal: si la madre fumó durante el embarazo, su bebé tiene más riesgo de sufrir una infección respiratoria grave.

- Si el bebé se convierte en un fumador pasivo, pierde su defensa de barrera en el aparato respiratorio ante virus y bacterias.

- Uso del chupete: existe evidencia de que sería protector porque favorece un sueño más superficial y dificulta el pasaje a boca abajo del bebé. Se recomienda colocarlo recién a partir del mes de vida, con lactancia establecida.

- Lactancia materna: un bebé que toma teta tiene mayor alerta, está más protegido ante las infecciones y tiene un mejor sistema inmune.

- Mantener vacunas al día: está demostrado que el tener todas las vacunas colocadas y  sin demora disminuye el riesgo de muerte súbita.


Referencias

Task Force on Sudden Infant Death Syndrome. The changing concept of sudden infant death syndrome: diagnostic coding shifts, controversies regarding the sleeping environment, and new variables to consider in reducing risk. Pediatrics. 2005;116:1245-1255.
Hauck FR, Omojokun OO, Siadaty MS. Do pacifiers reduce the risk of sudden infant death syndrome? A meta-analysis. Pediatrics. 2005;116:e716-e723.
Nelson EA, Yu LM, Williams S; International Child Care Practices Study Group Members. International Child Care Practices study: breastfeeding and pacifier use. J Hum Lact. 2005;21:289-295.
Kiernan MP, Beckerman RC. Is it sudden infant death syndrome or sudden unexpected infant death? Pediatrics. 2005;116:800-801.
Committee on Fetus and Newborn. American Academy of Pediatrics. Apnea, sudden infant death syndrome, and home monitoring. Pediatrics. 2003;111:914-917.
Sexton S, Natale R. Risks and benefits of pacifiers. Am Fam Physician. 2009;79:681-685.
Adams SM, Good MW, Defranco GM. Sudden infant death syndrome. Am Fam Physician. 2009;79:870-874.
Hunt CE, Hauck FR. Sudden infant death syndrome. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 367.

Actualizado: 8/2/2011

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001566.htm



 Lifenest Sleeping tm




Presentación en pdf en el Enlace desde www.uv.es


Científicos explican por qué el Chupete "bobo" previene la muerte súbita del lactante

Científicos explican por qué el bobo previene la muerte súbita del lactanteEFE
Sídney (Australia).- El chupete o bobo previene la muerte súbita del lactante porque mejora el control cardíaco del recién nacido, según un estudio de científicos australianos que divulga este lunes la prensa local.
Rosemary Horne, del Instituto Monash de Investigación Médica, explicó que diversos estudios han demostrado de forma consistente desde 2005 que el chupete protege al bebé contra la muerte súbita, pero éstos no explicaban claramente de qué forma contribuía a evitar la temida "muerte en cuna".
En la investigación presentada en la reunión anual de las Sociedades Académicas Pediátricas en Estados Unidos, Horne y sus colegas sugirieron que el uso del chupete protege al recién nacido de la muerte súbita mediante la mejora del control cardíaco, según la cadena local ABC.
Horne indicó que esta patología se relaciona con un fallo en el sistema cardíaco del infante cuando no se produce un ajuste adecuado al ritmo del corazón o a la presión sanguínea, así como a incapacidad de poder despertarse cuando se deja de respirar o se registra una caída súbita de la presión arterial.
El equipo de Horne centró su investigación en el impacto que tiene el chupón en la presión sanguínea y el ritmo cardíaco y para ello vigilaron durante varios días el sueño de 37 bebés de entre dos y cuatro semanas, dos y tres meses, y cinco y seis meses.
Los científicos también dividieron a los bebés en usuarios y no usuarios de chupetes para medir y comparar la presión sanguínea y el ritmo cardíaco y además los hicieron dormir boca abajo, una posición que no se recomienda por considerarse de que existe un mayor riesgo en los neonatos de fallecer súbitamente.
Asimismo, hallaron que el acto de succionar el chupón aumentaba la variabilidad del ritmo cardíaco, que es una medida de las variaciones de los intervalos entre latido y latido y que indica la actividad de la regulación autónoma de la función circulatoria.
Sin embargo, las diferencias de la variabilidad del ritmo cardíaco solamente era evidente en el grupo de dos y cuatro semanas de nacidos, ya que los usuarios tenían una variabilidad más alta del ritmo cardíaco que los no usuarios cuando estos bebés no se encontraban succionando los chupones.
Horne dijo que el chupón parece mejorar el ritmo cardíaco en los recién nacidos, lo que parece servir como mecanismo para proteger contra la muerte súbita, aunque la científica admitió que aún no ha resuelto el misterio sobre cómo evitar estos fallecimientos.
El estudio de Horne también muestra que el chupete tiene un efecto en la presión sanguínea y en el ritmo cardíaco.
Desde 2005, su uso ha sido recomendado en Estados Unidos para los bebés, aunque Australia y Nueva Zelanda lo miran con recelo. 
Enlace fuente http://zdigital.do/app/article.aspx?id=94732

EL RIESGO DE MUERTE SÚBITA SE MULTIPLICA POR CINCO

El bebé no debe dormir con sus padres en la misma cama


Un estudio muestra que el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante se multiplica por cinco cuando el bebé duerme con sus padres en la misma cama, aunque no fumen ni beban alcohol. Los científicos relacionan estas muertes con obstrucciones de las vías respiratorias del bebé, con la inhalación de los gases espirados por sus padres y con el calor excesivo.




Dormir con el bebé, aunque los padres no fumen ni consuman alcohol, multiplica por cinco el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, el fallecimiento repentino de un niño menor de un año sin ninguna causa aparente.
El riesgo de muerte se multiplica por cinco
Algunos países, como EEUU, ya recomendaban a los padres no dormir con su bebé en la misma cama, pero otros, como Reino Unido y Australia, limitaban este consejo a progenitores fumadores o consumidores de alcohol, causantes de más situaciones de asfixia para el pequeño. Ahora, el mayor estudio hasta la fecha muestra que el riesgo se multiplica en todos los casos.
“Nuestro modelo predice que el 88% de las muertes ocurridas mientras se compartía cama probablemente no habrían sucedido si el bebé se hubiese colocado boca arriba en una cuna junto a la cama de sus padres”, aseguran los autores del trabajo, dirigidos por Bob Carpenter, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Reino Unido).
Los científicos relacionan estas muertes con obstrucciones de las vías respiratorias del bebé, con la inhalación de los gases espirados por sus padres y con el calor excesivo.
El estudio, que se publica hoy en la revista British Medical Journal Open, incluye datos de 1.472 casos de síndrome de muerte súbita del lactante. Los firmantes recalcan que el niño puede estar en la cama con sus padres mientras le dan de mamar o simplemente para darle cariño, pero debe dormir siempre en su propia cuna.

Una de las principales causas de mortalidad infantil
El síndrome es una de las principales causas de mortalidad de niños menores de un año en los países desarrollados. Sólo en EEUU mueren cada año más de 2.000 bebés por esta causa, según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
Sus causas exactas no se conocen, pero los expertos ofrecen sencillos consejos para reducir drásticamente el riesgo, como poner siempre al bebé a dormir boca arriba, solo y sobre la superficie firme de su cuna, con una temperatura ambiente de unos 22 grados.
Fuente: 
http://www.antena3.com/noticias/ciencia/bebe-debe-dormir-sus-padres-misma-cama_2013052100152.html

https://www.aepap.org/previnfad/pdfs/previnfad_smsl.pdf



La muerte de cuna o Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es la muerte repentina y sin causas evidentes de un bebé, aparentemente sano y menor de un año. No hay síntomas antes de que ocurra; suele pasar cuando el bebé está dormido y acostado, pero, ¿cómo se puede prevenir la muerte de cuna?
¡Más vale prevenir!
La mayoría de los casos de muerte de cuna ocurren en los primeros cuatro meses de vida de los bebés. Por fortuna, el riesgo disminuye a medida que crecen, y desaparece totalmente cuando cumplen su primer año. No se conocen las causas de la muerte súbita en los bebés, pero existe una relación de esta con algunos factores, tales como:
1. Acostar boca abajo al bebé. Se recomienda acostarlo boca arriba y con la cabeza de lado mientras duerme.
2. Fumar cerca del bebé. En muchos casos, los bebés con muerte súbita presentan alta concentración de tabaco y nicotina en su sangre. Esto se debe a que son fumadores pasivos a temprana edad. Se recomienda a los padres dejar el cigarro o evitar fumar cerca del bebé.
3. Dile sí a la lactancia materna. Amamantar a tu bebé le brinda muchos beneficios a su sistema inmunológico. Se ha comprobado que la lactancia materna puede reducir entre un 40% y un 60% la muerte cuna. En algunos casos, el uso de fórmulas lácteas crea una descompensación de los nutrientes que el bebé necesita.
4. Cobijar de manera exagerada o vestir al bebé con mucha ropa, así como las temperaturas elevadas en la habitación. Se cree que la muerte sucede debido a que el bebé no puede nivelar el calor elevado de su cuerpo.
5. Elegir un colchón muy blando. Esto ocasiona que el bebé pueda hundirse o terminar boca abajo. Intenta usar un colchón duro.
6. Colocar juguetes o almohadas dentro de la cuna. Estos pueden provocar una posición muy incómoda para el bebé, que no le permita respirar adecuadamente. Quita todos los objetos que no son indispensables de su cuna.
7. Además, ciertos estudios indican que dormir con el bebé en la misma cama puede aumentar el riesgo de muerte de cuna. Aunque no hay evidencia definitiva, es mejor tomar las precauciones necesarias para que esta no ocurra. Por lo tanto, en caso de que quieras estar cerca de tu bebé por la noche, te recomendamos las cunas de colecho.
También se ha descubierto que la muerte de cuna ocurre con más frecuencia en bebés varones que en bebés mujeres. De la misma manera, el riesgo incrementa cuando los bebés son prematuros o de bajo peso; si la madre es adolescente o si el embarazo sucede al poco tiempo del nacimiento de otro hijo.
En resumen, se cree que las principales causas de este problema son: una posición incorrecta del bebé al dormir y no practicar la lactancia materna.
Afortunadamente en los últimos años se ha promovido, a través de campañas de salud, que los padres acuesten boca arriba a los bebés y que las mujeres busquen amamantar a sus hijos. Estas medidas han generado resultados positivos, ya que se ha reducido considerablemente la muerte de cuna en México.
Foto: Pinterest


"Síndrome de Muerte Súbita del Lactante"


"Síndrome de Muerte Súbita del Lactante"


"Síndrome de Muerte Súbita del Lactante"

Seguir al Dr. Ramon REYES DIAZ MD en Facebook

Cortesía
EMS España / Emergency Medical Services en España
@EMSESP
Follow me / INVITA A TUS AMIGOS A SEGUIRNOS
@drramonreyesdiaz 
https://www.facebook.com/drramonreyesdiaz