Curso TECC Tactical Emergency Casualty Care

Curso TECC Tactical Emergency Casualty Care
TECC-España

Facebook EMS SOLUTIONS INTERNATIONAL

domingo, 29 de noviembre de 2015

TETANOS


Opistótonos

    
Es una afección en la cual el cuerpo se sostiene en una postura anormal. La persona por lo general está rígida y arquea la espalda, con la cabeza tirada hacia atrás. Si una persona con opistótonos se recuesta boca arriba, sólo la parte posterior de la cabeza y los talones tocan la superficie de apoyo.
Ver también: postura anormal

Consideraciones

El opistótonos es mucho más común en bebés y en niños que en los adultos. Además, es más exagerado en bebés y niños debido a que sus sistemas nerviosos son menos maduros.

Causas

El opistótonos puede ocurrir en los bebés con meningitis. También puede ocurrir como un signo de reducción de la función cerebral o lesión al sistema nervioso.
Otras causas pueden ser:
Los medicamentos, como las fenotiazinas y otros antipsicóticos, pueden causar un efecto secundario conocido como reacción distónica aguda y el opistótonos puede ser parte de esta reacción.
En raras ocasiones, los bebés nacidos de mujeres que beben grandes cantidades de alcohol durante el embarazo pueden tener opistótonos debido a la abstinencia alcohólica.

Cuidados en el hogar

Una persona que padezca opistótonos necesitará atención en un hospital.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si este síntoma se presenta, acuda al servicio de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos). Normalmente, el opistótonos es un síntoma de otras afecciones que son bastante serias como para que la persona busque atención médica.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Esta afección se evalúa en un hospital y se pueden tomar las medidas de emergencia necesarias.
El médico elaborará la historia médica y realizará un examen físico para buscar la causa del opistótonos.
Algunas de las preguntas de la historia clínica pueden ser:
  • ¿Cuándo empezó este comportamiento?
  • ¿Se adopta siempre el mismo tipo de postura?
  • ¿Qué otros síntomas precedieron o se presentaron con la postura anormal (como fiebre, cuello rígido o dolor de cabeza)?
  • ¿Existe algún antecedente reciente de enfermedad?
El examen físico incluirá una evaluación completa del sistema nervioso.
Los exámenes pueden incluir:

Referencias

Chiriboga CA. HIV, fetal alcohol and drug effects, and the battered child. In: Rowland LP, Merritt HH, eds. Merritt's Neurology. 12th ed. Baltimore, Md: Lippincott Williams & Wilkins; 2009.
Patterson MC, Johnson WG. Lysosomal and other storage diseases. In: Rowland LP, Merritt HH, eds. Merritt's Neurology. 12th ed. Baltimore, Md: Lippincott Williams & Wilkins; 2009.
Layzer RB, Rowland LP. Muscle cramps and stiffness. Merritt's Neurology. 12th ed. Baltimore, Md: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 145.

Actualizado 4/1/2011

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.


Tetanos
El tétanos es una enfermedad infecciosa en la que la musculatura sufre contracciones y parálisis al mismo tiempo debido a una toxina. La bacteria que produce esta toxina es la Clostridium tetani.
En medicina se diferencia entre diferentes tipos de tétanos:
-Tétanos neonatal: es la forma más frecuente en todo el mundo. Afecta a los recién nacidos y se da casi exclusivamente en países con atención médica insuficiente.
-Tétanos generalizado: es la forma más común de tétanos en el centro de Europa, se ve afectada toda la musculatura.
-Tétanos local: las contracciones de la musculatura se limitan a una zona del cuerpo, como por ejemplo, sólo a una pierna.
-Tétanos cefálico: es una forma especial de tétanos local, que se da especialmente tras una herida en la cabeza, la cara o el cuello.
-Tétanos postparto: afecta a las madres tras el parto y en abortos involuntarios debido a la infección del útero.
-El tétanos post-operatorio: se produce tras una cirugía, debido a la infección de una herida quirúrgica.
Incidencia
El tétanos se produce en todo el mundo. Alrededor de un millón de personas se ven afectadas por esta enfermedad cada año. En España, sin embargo, el tétanos es bastante raro, en especial debido a las buenas condiciones de vida y a que mucha gente está vacunada. Gracias a la vacuna contra el tétanos se dan menos de quince casos de tétanos por año. Cuando se produce esta enfermedad potencialmente mortal, sobreviven dos tercios de los pacientes.
Causa:
El tétanos está causado por una bacteria determinada que entra en el cuerpo a través de una herida (en la mayoría de los casos sucia) y libera una toxina.
Agente patógeno:
El agente patógeno responsable del tétanos es la bacteria Clostridium tetani. Esta bacteria de forma bacilar solo puede multiplicarse en un medio con poco oxígeno, y por eso se conoce como “anaerobio estricto”. Este tipo de medio se da con frecuencia en las heridas, en especial cuando estas tienen bordes muy irregulares o cuando se producen bolsas. La bacteria puede formar esporas, de manera que el virus puede sobrevivir en condiciones adversas. En este caso, la información genética se guarda en una “cápsula” de múltiples capas. Esto la hace muy resistente al calor y a la deshidratación, así como a los desinfectantes habituales, y puede sobrevivir en un ambiente rico en oxígeno, aunque no reproducirse.
El patógeno que causa el tétanos se encuentra prácticamente en todo nuestro medio ambiente, tanto en forma de espora como en su forma reproductiva. También es parte natural de la flora intestinal y cutánea de los hombres y de los animales. Las altas concentraciones de este patógeno se encuentran sobre todo en el suelo y en los excrementos de los animales.
El tétanos se transmite a través de las siguientes vías de infección: el agente patógeno del tétanos (la bacteria Clostridium tetani) entra en forma de espora a través una herida sucia. En su mayoría, se trata de pequeñas heridas, en especial producidas a través de cuerpos externos (como astillas, espinas). Sin embargo, el tétanos también puede surgir en heridas de gran superficie, con mucha suciedad, con bordes irregulares y zonas de la piel o los músculos con un mal riego sanguíneo. A menudo estas heridas son la consecuencia de accidentes de tráfico o en la agricultura. En el lugar en el que la bacteria penetra en la herida, las bacterias proliferan en forma de espora. Se reproducen en la herida y liberan una toxina llamada Tetanospasmina en la sangre. A través de la circulación de la sangre y las fibras nerviosas, la toxina penetra en el cerebro. Allí inhibe ciertas conexiones entre las células nerviosas. Los impulsos nerviosos, que normalmente mantienen los músculos relajados, no pueden transmitirse. Entonces se dan los espasmos de la musculatura característicos del tétanos.
Período de incubación
El periodo de incubación del tétanos (tiempo entre la infección y la aparición de los síntomas) puede ser de entre tres días y tres semanas. En algunos casos puede durar más.
Sintomas:
El tétanos se manifiesta al principio a través de síntomas generales en la mayoría de los casos. Estos son los siguientes:
-Dolor de cabeza
-Debilidad
-Mareos
-Sudores
-Dolor muscular
Con la evolución del tétanos aparecen otros síntomas como las contracciones de los músculos de la mandíbula (trismo) y la llamada risa sardónica, una cara sonriente que se produce debido a la tensión de los músculos faciales. A esto le sigue la rigidez de la musculatura de la cabeza y el cuello, así como de la espalda y los abdominales. A continuación, se ven afectados los músculos de los brazos y las piernas, las costillas, la laringe y finalmente el diafragma.
Las contracciones dolorosas características del tétanos duran entre uno y dos minutos y pueden darse en intervalos de un minuto y ser causadas por el más mínimo estímulo externo. Estos estímulos pueden ser un sonido alto (estímulo acústico), una luz clara (estímulo óptico) o el contacto físico (estímulo mecánico).
Debido a que en el tétanos aumenta significativamente el intercambio de sustancias en los músculos que sufren contracciones, se produce fiebre. Las contracciones muy fuertes pueden incluso romper las vértebras de la columna vertebral y desgarrar las apófisis espinosas. Debido a los espasmos de la laringe y de los músculos de las costillas, la respiración se ve seriamente afectada. Si se ve afectado el diafragma los enfermos sufren riesgo de asfixia.
Diagnostico:
En el tétanos el diagnóstico se realiza basándose en los síntomas característicos. El cuadro clínico del tétanos se da cuando se presenta al menos uno de los tres criterios siguientes:
-Contracciones dolorosas permanentes de los músculos del cuello y de la mandíbula.
-Contracciones dolorosas de los músculos del tronco.
-Contracciones musculares locales o generales al mismo tiempo que se da tensión muscular.
En lo que se conoce como tétanos atípico se puede dar una evolución diferente que puede dificultar el diagnóstico. En este tipo no siempre se dan los síntomas que se dan normalmente en el tétanos. Pueden aparecer otros síntomas neurológicos y si existe una herida infectada, se puede sospechar que exista tétanos.
Si se sospecha que existe tétanos, el médico trata de determinar si el paciente ha recibido una vacuna en el pasado contra esta enfermedad. Es poco probable que se dé la enfermedad si el afectado ha recibido la vacuna completa contra el tétanos a tiempo y ha recibido vacunas de refuerzo más adelante.
Para confirmar el diagnóstico del tétanos, el médico puede sacar sangre al paciente para detectar la toxina tetánica (es decir, la toxina responsable del tétanos) en la sangre. Sin embargo, aunque no se encuentre esta toxina, no se puede descartar completamente la existencia del tétanos.
Tratamiento:
No existe un antídoto directo contra la toxina que causa el tétanos, por eso el tratamiento del tétanos se limita principalmente a aliviar los síntomas. Para ello, se recomiendan las siguientes medidas:
Limpieza a fondo mediante cirugía de la herida a través de la que el patógeno del tétanos ha entrado en el cuerpo. A través de un corte ancho (escisión) y el tratamiento abierto de la herida llega más oxígeno a la zona de la herida, lo que hace que la bacteria del tétanos, la Clostridium tetani, no se pueda propagar más.
-Altas dosis de antibióticos.
-Inmunización activa para que se creen los anticuerpos necesarios (vacuna contra el tétanos).
-Administración de anticuerpos contra la toxina tetánica (inmunoglobulina antitetánica) que neutraliza la toxina cuando no ha llegado aún al cerebro.
-Seguimiento médico intensivo.
-Administración de relajantes musculares.
-Administración de sedantes.
-Ubicación de los enfermos en una sala oscura, insonorizada (es decir, con pocos estímulos).
Prevencion:
El tétanos sólo se puede prevenir con la vacuna antitetánica. Puesto que no existe ningún tratamiento específico contra esta enfermedad (como un antídoto que pueda administrarse cuando se produce una infección) es importante vacunarse de forma adecuada. Se recomiendan las siguientes vacunas:
La inmunización en los adultos:
La inmunización contra el tétanos en los adultos se realiza mediante:
-Vacuna primaria: tres inyecciones por vía intramuscular (por ejemplo, en los músculos del antebrazo) con una vacuna combinada contra el tétanos, la difteria y tos ferina (toxina pertussis). La primera y la segunda vacuna se realizan con un intervalo de cuatro a seis semanas, la tercera se administra entre seis y 12 meses más tarde.
-Una vacuna de refuerzo cada diez años (en caso de lesiones cada cinco años).
Inmunización en los niños:
La inmunización contra el tétanos en los niños se hace mediante las siguientes dosis de la vacuna:
--Las tres primeras vacunas contra el tétanos deben realizarse a la edad de 2, 3 y 4 meses.
--Para una inmunización completa de base, es necesaria otra dosis de la vacuna contra el tétanos entre los 11 y los 14 meses.
--El primer refuerzo a la edad de 5-6 años.
--El segundo refuerzo a la edad de 9-17 años.
--Refuerzos rutinarios cada diez años (normalmente en una vacuna combinada contra el tétanos y la difteria [Td]).
Si se ha realizado la vacunación primaria contra el tétanos, es decir, si se han documentado al menos tres vacunas contra el tétanos, el médico refuerza la vacuna en caso de heridas o lesiones profundas o sucias, si hace más de cinco años de la última administración. En caso de heridas limpias, de menor importancia, es necesario un recordatorio solo si hace más de diez años de la vacuna. Cuando la situación no está clara y la última vacuna se remonta a más de diez años atrás, el médico siempre ha de aplicar una vacuna de refuerzo del tétanos.
Cuando la inmunización primaria es incompleta o insuficiente (menos de tres vacunas documentadas) el paciente debe, además de la vacuna habitual tétanos-difteria, recibir inmunoglobulina tetánica. Estos anticuerpos actúan contra la toxina del tétanos y pueden neutralizar su efecto nocivo. Si se da una inmunización primaria incompleta, es recomendable recibir las vacunas que faltan para renovar la inmunización.
Los mayores de 18 años, cada vez que reciben una vacuna (también en caso de heridas), deben considerar la ocasión para recibir un refuerzo combinado contra la toxina pertussis (tos ferina). Este incluye un refuerzo contra el tétanos, la difteria y la tos ferina.

TETANOS

Síntomas
  • Rigidez de la mandíbula.
  • Dolores musculares, espasmos severos e irritabilidad.
  • Dificultad al tragar y al respirar.
  • Pulso rápido.
  • Sudoración abundante.
Causas
  • Infección por la bacteria Clostridium Tetani, que está presente en casi todas partes, especialmente en el polvo, en la tierra y en el estiércol. Puede penetrar en el cuerpo humano a través de cualquier herida, quemadura o punción. Las toxinas que produce la bacteria viajan a través de los nervios que controlan la contracción muscular, lo que causa los espasmos.
Prevención
  • Vacunarse contra el tétanos.
Factores de riesgo
  • Diabetes.
  • Falta de inmunización contra el tétanos.
  • Desenvolverse en ambientes húmedos y cálidos.
  • Vivir en condiciones insalubres.
  • Uso de jeringuillas compartidas no esterilizadas.
  • Quemaduras, heridas...
Tratamiento
  • El médico puede prescribir medicamentos que neutralizan la acción de las toxinas en los nervios, relajantes musculares para evitar los espasmos, sedantes para aliviar la ansiedad, anticonvulsivos para frenar los ataques y antibióticos para eliminar la infección.
  • El enfermo debe permanecer en reposos e ir recobrando sus actividades cotidianas según vaya recuperándose.
Posibles complicaciones
  • Neumonía, alteraciones en la tensión sanguínea o en el latido cardiaco. En ocasiones se puede dar parada respiratoria y muerte.

Llamar al médico en caso de...
  • Observar los síntomas. Se trata de una emergencia, por lo que hay que trasladar al afectado inmediatamente a un centro hospitalario.

    Fuente: elmundo.es

sábado, 28 de noviembre de 2015

Blast Injuries Fact Sheets for Professionals CDC-USA pdf document




Blast Injuries Fact Sheets for ProfessionalsCenters for Disease Control and Prevention National Center for Injury Prevention and Control Division of Injury Response
pdf document english


http://www.acep.org/blastinjury/

 Bombings: Injury Patterns and Care Pocket Guide - free pocket guide available for download. This guide can be printed on 8 1/2" x 14" paper.
 Bombings: Injury Patterns and Care Pocket Guide - free pocket guide available for download. This guide can be printed on 8 1/2" x 14" paper.



viernes, 27 de noviembre de 2015

NORMAS DE SEGURIDAD EN HELICÓPTEROS. INAER

NORMAS DE SEGURIDAD EN HELICÓPTEROS.

NORMAS DE SEGURIDAD EN HELICÓPTEROS.


NORMAS DE SEGURIDAD EN HELICÓPTEROS.
Tríptico sobre las principales normas de seguridad, medidas de emergencia y evacuación en operaciones con helicópteros sanitarios.
PDF

jueves, 26 de noviembre de 2015

Tratamiento del paludismo grave – Manual práctico. Tercera edición Enero de 2014

Tratamiento del paludismo grave – Manual práctico. Tercera edición Enero de 2014

English


Tratamiento del paludismo grave – Manual práctico. Tercera edición

Enero de 2014

Autores:
Organización Mundial de la Salud

Detalles de la publicación

Número de páginas83
Fecha de publicación2014
IdiomasInglés, francés, español
ISBN978 92 4 354852 4

Presentación

El paludismo sigue siendo un importante problema de salud en muchas partes del mundo. El retraso de su tratamiento, especialmente del causado por Plasmodium falciparum ̶ la especie del parásito que constituye la principal causa de las formas graves de la enfermedad ̶ puede ocasionar un deterioro rápido del estado del paciente y la aparición de varias complicaciones potencialmente mortales. Por tanto, diagnosticar y tratar con prontitud el paludismo no complicado resulta de vital importancia.
En la presente edición actualizada del manual sobre el tratamiento del paludismo grave se ofrecen orientaciones prácticas, nuevas o revisadas, sobre su diagnóstico y tratamiento. Después de exponer la atención general de enfermería que necesitan estos pacientes, se examinan sus posibles complicaciones, entre ellas el coma, las convulsiones, la anemia intensa, la hipoglucemia o el edema pulmonar, y se proporcionan consejos específicos y concisos sobre su tratamiento.
Aunque este manual se destina principalmente a los profesionales clínicos encargados de tratar a los pacientes con paludismo grave ingresados en hospitales u otros centros sanitarios de los países en los que el paludismo es endémico, también puede ser útil para los médicos de las zonas no endémicas, que se encuentran con cada vez más pacientes infectados durante sus visitas a zonas donde hay paludismo.

Descargar


martes, 24 de noviembre de 2015

¿Cómo sobrevivir un ataque químico o biológico? Armas biológicas, silenciosas y letales

¿Cómo sobrevivir un ataque químico o biológico?


Las armas biológicas y químicas podrían ser las más devastadoras e incontrolables jamás creadas por el hombre. Un arma biológica es cualquiera creada por el hombre para causar la dispersión de un virus, bacteria o toxinas derivadas de organismos vivientes para ocasionar la muerte o la enfermedad entre los humanos. Las estadísticas recientes aseguran que en el caso de un ataque terrorista futuro, los medios más probables para realizarlo son las armas bioquímicas. Esto no es difícil de creer, considerando que la mayoría de agentes bioquímicos pueden crearse en el hogar usando materiales disponibles fácilmente. Debido a la naturaleza de las armas biológicas y químicas, el uso más ampliamente vaticinado para ellas es contra la población de una nación, donde podría infligir muertes masivas y gran destrucción en la economía. Sin embargo, esto no quiere decir que un ataque bioquímico sea imposible de sobrevivir, con el conocimiento adecuado y mucha preparación puede volverse una crisis superable.

Ampliar información en  Fuente: wikiHow




¿Cómo sobrevivir un ataque químico o biológico? Armas biológicas, silenciosas y letales




Francia alertó del riesgo de que los terroristas usen armas químicas o bacteriológicas. Las segundas resultan baratas y difíciles de detectar, pero se requieren medios sofisticados para producirlas y los países cuentan con sistemas de respuesta
El Primer Ministro de Francia, Manuel Valls, ha advertido este jueves del riesgo de que se utilicen armas químicas y bacteriológicas en futuros ataques terroristas.
«Actualmente no hay que excluir nada. Lo digo con todas las precauciones que se imponen, pero lo sabemos y lo tenemos en cuenta: puede haber riesgo de armas químicas y bacteriológicas», dijo el jefe del Gobierno francés ante la Asamblea Nacional.
Esas armas bacteriológicas a las que se refiere Valls son un tipo de arma biológica, que, efectivamente, constituyen una de las amenazas más temibles que la guerra o el terrorismo han diseñado en la historia.
El motivo es que las armas biológicas son fáciles de desarrollar, que son más letales y más baratas que las químicas y más difíciles de detectar que las nucleares. Además, se pueden dispersar a través del aire, del agua, de la comida o entre personas. Pueden resultar difíciles de detectar, y causar la enfermedad después de tiempos de incubación muy variables.
¿Qué son las armas biológicas?
Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), las armas biológicas «son virus, bacterias u otros gérmenes que normalmente se encuentran en la naturaleza pero que en ocasiones han sido modificados en laboratorio para aumentar su capacidad de dispersión, de resistir los tratamientos médicos o ser más dañinos».
¿Qué es el bioterrorismo?
Cuando estos agentes se utilizan «para influir sobre la conducta de los gobiernos o intimidar a la población civil», los expertos consideran que se puede hablar de bioterrorismo, según el «Model State Emergency Health Powers Act», un informe elaborado por dos importantes universidades norteamericanas con el objetivo de ayudar en la elaboración de leyes y respuestas a epidemias y ataques de bioterrorismo en Estados Unidos.
¿Cuáles son las más peligrosas?
El CDC clasifica las armas biológicas en tres categorías, de la A a la C. Las más peligrosas son de la categoría A, y todas ellas tienen alguna de estas características:
-Ser fácilmente diseminables o transmisibles entre personas.
-Tener elevadas dosis de mortalidad y un fuerte impacto en la salud pública.
-Provocar pánico colectivo y afectar a la estabilidad social.
-Requieren una respuesta y una preparación especiales por parte de las autoridades sanitarias.
Dentro de la categoría A, se encuentran los microorganismos que causan las siguientes enfermedades:
-Fiebres hemorrágicas: causadas por filovirus (ébola y marburgo) y arenavirus. Provocan fallos multiorgánicos y hemorragias al atacar al sistema circulatorio. Los filovirus resultan especialmente peligrosos debido a sus elevadas tasas de mortalidad y el hecho de que no se conozca con exactitud cuál es el animal que actúa como reservorio de estos microorganismos. Por su parte, los arenavirus están divididos en dos grupos, los del Viejo Mundo y los del Nuevo Mundo, y provocan enfermedades como la fiebre de Lassa o la fiebre de Argentina.
-Carbunco: (en inglés, «Anthrax»). Se trata de una seria enfermedad que puede llevar a la muerte y que está causada por una bacteria llamada Bacillus anthracis, que puede estar presente en el suelo o en animales. La infección se produce cuando se ingieren esporas presentes en suelos, pasto o agua contaminada, o bien cuando estas llegan a la piel o al pelo y luego se ingieren, por lo que el contagio entre personas es complicado. Sin embargo, es uno de los mejores candidatos a arma biológica porque sus esporas se encuentran fácilmente en la naturaleza en muchos lugares, pueden resistir durante mucho tiempo en el medio ambiente, y pueden ser liberadas a través de comida, agua o sprays sin llamar la atención. En 2001, cinco personas murieron en Estados Unidos a causa de un ataque con esta bacteria a través de cartas.
-Peste neumónica: Aparece cuando la bacteria Yersinia pestis es inhalada y llega a los pulmones. Los síntomas (fiebre, debilidad, dolor de cabeza, neumonía, producción de esputos sanguinolentos y fallo pulmonar) aparecen entre uno y seis días después del contagio, y pueden llevar a la muerte si no se suministran antibióticos en un plazo de un día después de la aparición de los síntomas. Se trata de una peligrosa arma porque la bacteria está presente en la naturaleza y se puede producir en el laboratorio, y las personas pueden portarla durante varios días sin experimentar síntomas, con lo que la dispersión de la enfermedad puede aumentar considerablemente.
Cuando esta bacteria es transmitida a través de la picadura de pulgas, se produce la llamada peste bubónica (que asoló Europa en el siglo XIV durante el episodio de la peste negra). Produce bubones (hinchazón de ganglios linfáticos), gangrena (manchas negras en la piel por muerte de tejidos) y septicemia (infección generalizada). Esta última no es contagiosa entre humanos si no es a través de las pulgas, pero puede infectar a los pulmones y convertirse en la variedad neumónica, que sí es contagiosa.
-Botulismo: es una enfermedad que paraliza los músculos y que puede llevar a la muerte por fallo respiratorio. Es producida por una bacteria llamada Clostridium botulinum, que puede transmitirse a través de la comida, el agua o el aire.
-Viruela: es una enfermedad grave y muy contagiosa que puede llevar a la muerte de los pacientes. Ha acompañado al ser humano durante miles de años pero el último enfermo de viruela se diagnosticó en 1977 y se considera que está erradicada desde 1980 gracias a una extensa campaña de vacunación. Sin embargo, existen reservas con este virus en dos instalaciones de alta seguridad para futuras investigaciones, puesto que se cree que podría haber muestras de este microorganismo en manos de terroristas.
Hay una variante de la enfermedad más grave, que alcanza una letalidad del 30%, y otra menor, que apenas llega al 1%. Provoca fiebre, dolor, vómitos, sarpullidos, la aparición de pústulas y a veces ceguera.
-Tularemia: es una enfermedad muy contagiosa causada por una bacteria llamada Francisella tularensis. Se encuentra en la naturaleza y podría ser usada como arma biológica al aplicarla en forma de aerosol. Se transmite por vía aérea y provoca una grave neumonía y una infección sistémica.
¿Se han usado alguna vez?
Las armas biológicas comenzaron a investigarse durante la Gran Guerra y sufrieron un desarrollo importante durante la Segunda Guerra Mundial (se estima que 10.000 prisioneros murieron en campos de concentración japoneses a causa de las pruebas que realizaron con ellos).
Entre 1950 y 1970, tanto Estados Unidos como la Unión Soviética produjeron importantes arsenales de armas biológicas, el primero produjo municiones con al menos siete tipo de agentes biológicos, pero a partir de entonces ambas naciones ratificaron acuerdos para evitar su proliferación y destruir sus reservas.
Con todo, hasta 1999 se registraron 100 incidentes relacionados con armas biológicas, con un total de 990 muertes. Desde entonces, se han producido desde intentos de contaminar los alimentos de un buffé de ensaladas (en el que se infectaron 750 personas) a un ataque con la bacteria causante del carbunco en Estados Unidos («Anthrax» en inglés), que en 2001 infectó a 22 personas y mató a 5 a través de las cartas enviadas por el servicio postal. En Japón, el ya extinto grupo terrorista «Aum Shinrikyo», que perpetró un ataque con gas sarín en las ciudades de Tokio y Matsumoto (Japón), también intentó realizar varios ataques con las bacterias del carbunco y del botulismo, e incluso viajó a Zaire para conseguir muestras de virus ébola.
¿Hay que temer un ataque bioterrorista?
«No es necesario vivir con un constante temor por un ataque bioterrorista. Basta con permanecer vigilante y preparado», explica Joanne Cono, portavoz del CDC, en un vídeo institucional. El grado de preparación varía entre los países, pero pasa por acumular antibióticos, antivirales y vacunas, si los hay, (por ejemplo, España invirtió 5,8 millones de euros en 2003 para hacerse con reservas de vacuna de la viruela), preparar planes de respuesta o incluso mensajes para ser enviados a través de radio y otros medios de comunicación en caso de emergencia.
Aunque muchos de los agentes biológicos que pueden ser usados como armas son fáciles de conseguir, lo más difícil es producirlos en elevadas cantidades y después liberarlos de forma efectiva en el suministro de agua o en forma de aerosol. Mientras que harían falta varias toneladas de toxinas para hacer un ataque a través del viento, bastaría con un kilogramo de Bacillus anthracis para cubrir una zona de 100 kilómetros cuadrados y provocar una letalidad del 50%, según el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de los Estados Unidos.
España cuenta con el Regimiento NBQR (para riesgo Nuclear, Biológico, Químico y Radiactivo) «Valencia» en el Ejército de Tierra, y unidades especializadas en el Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil y Unidad Militar de Emergencias, entre otros.
Los microbios más letales están en la naturaleza
Los virus y las bacterias son esenciales para la vida en la Tierra, tal y como y como la conocemos, (son los seres vivos más numerosos, responsables de la aparición de organismos superiores y los que oxigenaron la atmósfera, entre otras cosas). Muy lejos de las humildes cifras cosechadas por las armas biológicas, los microbios son asesinos temibles para el ser humano en su entorno natural. Por ejemplo, la viruela, los resfriados, la peste y la gripe mataron al 95% de la población nativa americana, desde la colonización española, la peste negra mató a alrededor de un cuarto de la población europea en el siglo XIV y la pandemia de la gripe española mató a un número de personas comprendido entre los 20 y los 50 millones después de la Primera Guerra Mundial.

Fuente: http://www.abc.es/ciencia/abci-armas-biologicas-silenciosas-y-letales-201511192208_noticia.html