AUTISMO TEA PDF

AUTISMO TEA PDF
TRASTORNO ESPECTRO AUTISMO y URGENCIAS PDF

VISITAS RECIENTES

We Support The Free Share of the Medical Information

EMS SOLUTIONS INTERNATIONAL

Facebook Dr. Ramon Reyes, MD

6 años con el Sello HONcode

6 años con el Sello HONcode
Health on the Net

Nota Importante

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en el blog EMS Solutions International está editada y elaborada por profesionales de la salud. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario. by Dr. Ramon REYES, MD

jueves, 10 de octubre de 2019

PROPAGACION DE LA PESTE BUBONICA. TRIPTICO

PROPAGACION DE LA PESTE BUBONICA. TRIPTICO
Información general: Peste by OPS/OMS 






Breve descripción
La peste es una enfermedad zoonótica que circula principalmente entre roedores y otros animales pequeños, en áreas de focos naturales en varias partes del mundo. En las Américas hay focos en 5 países (Bolivia, Brasil, Ecuador, Estados Unidos y Perú). El agente etiológico, la bacteria Yersinia pestis, también puede infectar a los seres humanos y esta enfermedad puede ser muy severa y de potencial epidémico. La transmisión entre animales y humanos más frecuente es a través de las picaduras de pulgas infectadas. Otras formas de transmisión pueden ser por contacto directo o indirecto con animales. También puede transmitirse por inhalación de gotitas aerolizadas de una persona infectada a otra. Hay diferentes manifestaciones clínicas de la peste en los humanos, la neumónica es la más grave con alta letalidad y de notificación obligatoria bajo el Reglamento Sanitario Internacional. La peste puede ser tratada con antibióticos y es muy importante reconocer la enfermedad temprano.

Situación epidemiológica

La peste en la Región de las Américas es una enfermedad que causa brotes y que requiere de una respuesta de emergencia, conforme el Reglamento Sanitario Internacional (2005) la evaluación de los eventos de peste neumónica son obligatorios. Es también una enfermedad desatendida, que tiene la posibilidad de ser eliminada como problema de salud pública. Es por ello que en el 2009, durante el 49 Consejo Directivo de la OPS, fue aprobada la resolución "Eliminación de enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza" (CD49.R19) entre las cuales se incluye la peste. La meta es la eliminación como problema de salud pública para el 2015 (Indicador: Cero casos de mortalidad y ausencia de brotes domiciliares).

En el 2012 fueron registrados globalmente 400 casos humanos de peste (75 defunciones), la mayoría en África. Un número de casos que se mantiene en los últimos tres años; en años anteriores el promedio era alrededor de 2.500 casos humanos. Más del 90% de los casos notificados en el mundo ocurren en dos países Madagascar y República Democrática de Congo.

En las Américas actualmente se consideran 5 países endémicos para la peste (Bolivia, Brasil, Ecuador, Estados Unidos y Perú). En América Latina los casos humanos que todavía persisten están muy localizados, en general ocurren en poblaciones rurales que viven en situación de pobreza extrema y en áreas de focos en estos países. En los últimos 12 años cerca de 120 casos humanos de peste fueron reportados en esta sub-región, habiéndose localizado 87% de ellos en Perú.

Diagnóstico y Manifestaciones clínicas

Las personas infectadas empiezan usualmente con síntomas de "gripe" después de un período de incubación de 3 a 7 días, aunque puede ser más breve. La infección clínica se manifiesta generalmente de 3 formas dependiendo de la vía de infección: bubónica, septicémica y neumónica. Los síntomas comunes en las tres son: la aparición repentina de fiebre, escalofríos, dolores de cabeza, dolor del cuerpo, debilitad, vómitos y náusea.

La peste bubónica, la forma clínica más común, resulta de la picadura de una pulga infectada. El bacilo de la peste entra en la piel del sitio de la picadura y corre a través del sistema linfático al ganglio linfático más próximo. El ganglio linfático luego se inflama debido a un gran número de las bacterias que se replican allí. El ganglio linfático inflamado, denominado bubón, es muy doloroso y puede supurar como una herida abierta en un estado avanzado de la infección.

La peste septicémica ocurre cuando la infección se propaga directamente a través del torrente sanguíneo sin evidencia de un bubón. Más comúnmente, las etapas avanzadas de la peste bubónica resulta en la presencia de Y. pestis en la sangre. La peste septicémica puede ser consecuencia de las picaduras de pulgas infectadas y del contacto directo con material infectado a través de grietas en la piel.

La peste neumónica es la forma más virulenta y menos común. Típicamente, es causada por la diseminación secundaria de una infección avanzada de la forma bubónica inicial. La peste neumónica primaria suele ocurrir por la inhalación de gotitas infectadas en aerosol y pueden transmitirse de persona a persona sin la intervención de pulgas o animales. Si no es tratada, la peste neumónica tiene una tasa muy alta de mortalidad.

Tratamiento

Un diagnóstico y un tratamiento rápido es esencial para reducir las complicaciones y la letalidad. Métodos de tratamiento eficaces permiten a casi todos los pacientes con peste ser curados si el diagnóstico se hace a tiempo. Estos métodos incluyen la administración de antibióticos y el tratamiento de apoyo.

Prevención

El objetivo de las medidas preventivas es garantizar que las personas son conscientes de las áreas donde hay peste zoonótica activa y que toman precauciones contra las picaduras de las pulgas y el manejo de los cadáveres en las zonas endémicas de peste. Las personas deben evitar el contacto directo con tejidos infectados o la exposición a pacientes con peste neumónica.

Reconocimiento de los casos, intervención médica e investigación de campo

Identificar la fuente más probable de infección en el área donde fue expuesto el caso(s) humano, normalmente tratando de encontrar zonas con gran número de pequeños animales muertos. Implementar medidas de saneamiento y control apropiadas para detener la exposición a la fuente de la infección.
Asegurar la difusión de información a los trabajadores de la salud acerca de las zonas con transmisión activa de la peste, las características clínicas de la enfermedad y la definición de caso.
Verificar que los pacientes están recibiendo el tratamiento antibiótico adecuado y que los suministros locales de antibióticos son adecuados para manejar otros casos.
El tratamiento antibiótico de elección y el más eficaz es la estreptomicina, especialmente contra la peste neumónica. Mantener el tratamiento por 10 días o por al menos 3 días después de la remisión de la fiebre.
Otras opciones incluyen la gentamicina, la doxiciclina, el cloranfenicol, las fluorquinolonas y el trimetroprim-sulfametoxazol, con tratamientos especiales para niños y mujeres embarazadas.
Los casos sospechosos con evidencia de peste neumónica deben ponerse en aislamiento y tratados con precaución para evitar la inhalación de gotitas respiratorias.
Las personas que han estado en contacto cercano con pacientes con peste neumónica, o personas que puedan haber estado expuestas a pulgas infectadas por Y. pestis, o haber tenido contacto directo con fluidos o tejidos corporales de un mamífero infectado por Y. pestis, o expuestas durante un accidente de laboratorio con materiales infecciosos, deben recibir tratamiento preventivo con antibióticos, si la exposición fue en los últimos seis días. Los antimicrobianos preferidos para la terapia preventiva o abortiva son las tetraciclinas, el cloranfenicol, o una de las sulfonamidas eficaces.
Obtener muestras para la confirmación y diagnóstico laboratorial e iniciar el tratamiento antimicrobiano específico sin esperar una respuesta definitiva del laboratorio.
Pruebas de laboratorio

El diagnóstico y la confirmación de la peste requieren de pruebas de laboratorio. La recuperación e identificación de Y. pestis cultivado a partir de la muestra de un paciente es óptimo para la confirmación. Dependiendo de la presentación de la forma de la enfermedad, el bubón aspirado, la sangre y el esputo son las muestras más apropiadas para las pruebas rápidas y el cultivo. Las muestras de suero tomadas durante las etapas tempranas y tardías de la infección pueden ser examinadas para confirmar la infección. Las pruebas rápidas de dipstick han sido validadas para uso en el campo para detectar rápidamente antígenos de Y. pestis en los pacientes. Las muestras deben ser recogidas y enviadas a los laboratorios para la prueba de Y. pestis.

Vacunación

En el pasado, las vacunas contra la peste fueron ampliamente utilizadas pero actualmente, debido la aparición de antibióticos eficaces, el interés por la vacunación se ha reducido. Las vacunas no son recomendadas como protección inmediata ante un brote. La vacunación sólo es recomendada como medida profiláctica para los grupos de alto riesgo (por ejemplo, personales de laboratorio que están constantemente expuestos al riesgo de contaminación).

Vigilancia y control

Llevar a cabo investigaciones para identificar a los animales y especies de pulgas que están implicados en el ciclo enzoótico de la peste en la región y desarrollar un programa de gestión ambiental para limitar la posible propagación de la enfermedad.
La vigilancia activa a largo plazo de los focos zoonóticos y la respuesta rápida para reducir la exposición durante los brotes de epizootias han tenido éxito en la reducción de peste humana.
Durante un brote de peste en una población humana o una epizootia entre poblaciones de roedores comensales o selvático, el primer paso es el control de vectores de pulgas en los roedores.
Una vez que los índices de pulgas se han reducido, el control de roedores reservorios puede llevarse a cabo. En las áreas donde la peste no es endémica o durante períodos en que la peste no está circulando en la población de roedores selváticos o comensal, las medidas de control de roedores se pueden llevar a cabo de forma independiente del control de la pulga.
Para conocer la circulación de Y. pestis en áreas de foco, los países endémicos de América Latina están haciendo vigilancia en animales centinelas, como perros y otros animales domésticos, así como la captura y pruebas de laboratorio en los animales silvestres reservorios de la enfermedad. (Para más información, consulte la Reunión Internacional de Expertos sobre Peste de América Latina) (Juan David: Hacer el link con la pagina de la Reunión).

Elaborado a partir de las notas descriptivas de la OMS

Referencias y enlaces
:: WHO. Plague manual: epidemiology, distribution, surveillance and control, 1999. (Francés)
:: WHO. WHO Report on Global Surveillance of Epidemic-prone Infectious Diseases - Plague, 2000. (English)
:: OPS: Tratamiento de las Enfermedades Infecciosas 2011-2012, 5ª ed. Washington, DC. OPS. 2011.
:: OMS. Página web de peste. (En inglés)

Datos y cifras by OMS 
La peste es causada por Yersinia pestis, una bacteria zoonótica que suele encontrarse en pequeños mamíferos y en las pulgas que los parasitan.
Las personas infectadas por Y. pestis suelen presentar síntomas tras un periodo de incubación de 1 a 7 días.
Hay dos formas clínicas principales de peste: bubónica y neumónica. La peste bubónica, caracterizada por la tumefacción dolorosa de los ganglios linfáticos, denominados «bubones», es la más frecuente.
La peste se transmite entre los animales y los humanos por la picadura de pulgas infectadas, contacto directo con tejidos infectados o inhalación de gotículas respiratorias infectadas.
La peste puede ser una enfermedad muy grave para el ser humano. En ausencia de tratamiento, la peste bubónica tiene una tasa de letalidad del 30% al 60%, y la neumónica resulta invariablemente mortal.
El tratamiento con antibióticos es eficaz contra la peste, de modo que el diagnóstico y el tratamiento precoces pueden salvar vidas humanas.
Entre 2010 y 2015 se notificaron 3248 casos en el mundo, 584 de ellos mortales.
En la actualidad, los tres países más endémicos son Madagascar, la República Democrática del Congo y el Perú.
La peste es una enfermedad infecciosa causada por Yersinia pestis, una bacteria zoonótica que suele encontrarse en pequeños mamíferos y en las pulgas que los parasitan. La transmisión entre los animales se hace a través de las pulgas. El ser humano puede contaminarse por:

la picadura de pulgas infectadas;

contacto directo con líquidos corporales infectados o materiales contaminados;

la inhalación de gotículas respiratorias o pequeñas partículas de pacientes con peste neumónica.

La peste es una enfermedad muy grave para el ser humano, sobre todo en sus formas septicémica (infección sistémica causada por la presencia de bacterias en el torrente sanguíneo) y neumónica. En ausencia de tratamiento, la tasa de letalidad oscila entre el 30% y el 100%. La forma neumónica, invariablemente mortal si no se trata pronto, es especialmente contagiosa y puede desencadenar epidemias graves con transmisión de persona a persona a través de gotículas respiratorias suspendidas en el aire.

Entre 2010 y 2015 se notificaron 3248 casos en el mundo, 584 de ellos mortales.

A lo largo de la historia, la peste ha provocado grandes pandemias con una elevada mortalidad. En el siglo XIV se la conoció como «peste negra» y provocó la muerte de unos 50 millones de personas en Europa. Hoy día, la peste puede tratarse fácilmente con antibióticos y la aplicación de las precauciones habituales para evitar la infección.

Signos y síntomas
Tras un periodo de incubación de 1 a 7 días, las personas infectadas suelen presentar una enfermedad febril aguda con otros síntomas sistémicos inespecíficos, tales como fiebre de aparición súbita, escalofríos, dolor de cabeza y dolores generalizados, debilidad, náuseas y vómitos.

Hay dos formas de peste, en función de la vía de infección: bubónica y neumónica.

La peste bubónica, provocada por la picadura de pulgas infectadas, es la forma más frecuente. El bacilo de la peste, Y. pestis, entra en el organismo por la picadura y se desplaza por el sistema linfático hasta el ganglio linfático más cercano, donde se multiplica. El ganglio linfático inflamado, tenso y doloroso se denomina «bubón». En las fases avanzadas de la enfermedad, los ganglios linfáticos inflamados pueden convertirse en llagas abiertas supurantes. La peste bubónica raramente se transmite entre personas. Sin embargo, puede evolucionar y diseminarse a los pulmones, causando una forma más grave de la enfermedad denominada peste neumónica.
La peste neumónica o pulmonar es la forma más virulenta. El periodo de incubación puede ser de tan solo 24 horas. Cualquier persona con peste neumónica puede transmitir la enfermedad a otras personas a través de gotículas respiratorias. En ausencia de un diagnóstico y un tratamiento precoces, esta forma es mortal. Sin embargo, las tasas de curación son altas si la enfermedad se detecta y se trata a tiempo (dentro de las 24 horas posteriores a la aparición de los síntomas).
¿Dónde se encuentra la peste?
Como enfermedad de los animales, la peste está presente en todos los continentes, excepto Oceanía. Hay riesgo de peste humana en todo lugar en que la población humana coexista con la presencia de focos naturales de peste (la bacteria, un animal reservorio y un vector).

Distribución mundial de focos naturales de peste, a fecha de marzo de 2016 - en inglés
Ha habido epidemias de peste en África, Asia y Sudamérica, pero desde la década de 1990, la mayoría de los casos humanos se han concentrado en África. Los tres países más endémicos son Madagascar, la República Democrática del Congo y el Perú. En Madagascar se notifican casos de peste bubónica casi todos los años durante la temporada epidémica (entre septiembre y abril).

Diagnóstico de la peste
La confirmación de la peste requiere pruebas de laboratorio. La mejor forma de confirmar que un paciente tiene peste es identificar Y. pestis en muestras de pus de un bubón, de sangre o de esputo. Hay diferentes técnicas para detectar un antígeno específico de Y. pestis. Una de ellas consiste en una prueba rápida con tiras reactivas que ha sido validada y que hoy en día se utiliza mucho en África y Sudamérica, con el respaldo de la OMS.

Tratamiento
En ausencia de tratamiento, la peste neumónica puede provocar la muerte en poco tiempo, por lo que el diagnóstico y el tratamiento precoces son esenciales para la supervivencia y para reducir las complicaciones. Los antibióticos y el tratamiento de apoyo son eficaces si la peste se diagnostica a tiempo. Si no se trata, la peste neumónica puede ser mortal a las 18 a 24 horas del inicio de la enfermedad, pero los antibióticos utilizados habitualmente contra las enterobacterias (bacilos Gram-negativos) pueden curarla si se administran con prontitud.

Prevención
Las medidas preventivas consisten en informar a la población en el momento en que la peste zoonótica esté presente en su entorno y en recomendarles que tomen precauciones contra las picaduras de pulgas y no manipulen cadáveres de animales. También debe evitarse todo contacto directo con tejidos y líquidos corporales infectados. Deben aplicarse las precauciones generales durante el contacto con pacientes posiblemente infectados y la obtención de muestras.

Vacunación
La OMS no recomienda la vacunación, excepto para grupos de alto riesgo (por ejemplo, personal de laboratorio expuesto constantemente al riesgo de contaminación y profesionales sanitarios).

Gestión de los brotes de peste
Localización y eliminación de la fuente de infección: detectar la fuente más probable de infección en la zona donde han estado expuestas las personas afectadas; por lo general, hay que buscar zonas donde se haya registrado la muerte de un gran número de animales pequeños. Aplicar procedimientos apropiados de prevención y control de infecciones. Implantar medidas de control de los vectores, y después matar los roedores. Evitar matar los roedores antes que los vectores, porque entonces las pulgas se trasladarían a nuevos huéspedes.
Protección del personal sanitario: informarlos y capacitarlos en materia de prevención y control de la infección. El personal en contacto directo con pacientes con peste neumónica debe adoptar precauciones generales y recibir profilaxis con antibióticos durante 7 días, o al menos mientras estén expuestos a pacientes infectados.
Tratamiento correcto: verificar que se administra a los pacientes un tratamiento antibiótico adecuado y que las existencias locales de antibióticos son suficientes.
Aislamiento de los pacientes con peste neumónica para que no infecten a otros a través de las gotículas respiratorias. La utilización de mascarillas por estos pacientes puede reducir la propagación.
Vigilancia: identificar y seguir a los contactos íntimos de los pacientes con peste neumónica y administrarles quimioprofilaxis durante 7 días. También deben recibir quimioprofilaxis las demás personas que vivan en la misma casa que los pacientes con peste bubónica.
Obtención de muestras con todas las precauciones de prevención y control de infecciones, y envío al laboratorio para análisis.
Desinfección: se recomienda lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o frotárselas con alcohol. Otras zonas más extensas pueden desinfectarse con una solución de lejía doméstica al 10%, cuya preparación se repetirá cada día.
Observancia de prácticas de inhumación sin riesgos: Debe abandonarse el rociado de la cara y el tórax de los cadáveres con sospecha de peste neumónica. Esas zonas deben cubrirse con un paño impregnado en desinfectante o un material absorbente.
Vigilancia y control
La vigilancia y el control de la peste requieren una investigación de las especies de animales y pulgas que intervienen en el ciclo de la enfermedad en la región y la elaboración de programas de gestión ambiental que permitan entender el ciclo natural de la zoonosis y limitar su propagación. La vigilancia activa a largo plazo de los focos animales y la intervención rápida ante los brotes en animales han permitido reducir el número de brotes de peste humana.

Para gestionar de forma eficaz y eficiente los brotes de peste es fundamental que el personal sanitario y la comunidad estén informados y vigilantes a fin de diagnosticar y tratar rápidamente a los pacientes infectados, identificar los factores de riesgo, garantizar una vigilancia continua, controlar los vectores y los huéspedes, confirmar el diagnóstico mediante pruebas de laboratorio y comunicar los resultados a las autoridades competentes.

Respuesta de la OMS
La OMS tiene como objetivo la prevención de los brotes de peste manteniendo la vigilancia y la prestación de apoyo a los países en riesgo para que elaboren planes de preparación. Como el tipo de reservorio animal varía según la región e influye en el riesgo de transmisión humana y las condiciones en que esta se produce, la OMS ha elaborado directrices específicas para el subcontinente indio, Sudamérica y el África subsahariana.


La OMS colabora con los ministerios de salud de los países prestándoles apoyo en las actividades de control sobre el terreno para hacer frente a los brotes.
https://www.cdc.gov/plague/resources/235098_Plaguefactsheet_Spanish_508.pdf




Intervenido un avión por la muerte de un matrimonio infectado por un brote de peste tras comer carne de marmotaSe sospecha que la pareja enfermó tras consumir la carne de este animal, algo que las autoridades señalan que está «terminantemente prohibido»https://www.abc.es/sociedad/abci-intervienen-avion-mongolia-despues-matrimonio-muriese-brote-peste-tras-comer-carne-marmota-201905041954_noticia.html#vca=rrss&vmc=abc-es&vso=fb&vli=cm-general

  GEOLOCALIZACION Desfibriladores 
Republica Dominicana 

TELEGRAM Sociedad Iberoamericana de Emergencias https://t.me/joinchat/GRsTvEHYjNLP8yc6gPXQ9Q  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.