Facebook Dr. Ramon Reyes Diaz, MD

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

jueves, 14 de enero de 2016

PEDOFILIA: ¿COMO EVITAR ABUSO SEXUAL EN MENORES? INFOGRAFIA

PEDOFILIA: ¿COMO EVITAR ABUSO SEXUAL EN MENORES? INFOGRAFIA

PEDOFILIA: ¿COMO EVITAR ABUSO SEXUAL EN MENORES? INFOGRAFIA

PEDOFILIA: ¿COMO EVITAR ABUSO SEXUAL EN MENORES? INFOGRAFIA

PEDOFILIA: ¿COMO EVITAR ABUSO SEXUAL EN MENORES? INFOGRAFIA


Sí, es posible educar a los niños para que detecten cuando están sufriendo abusos. Por eso, la Asociación para la Sanación y Prevención del abuso Sexual Infantil (Aspasi) recomienda empezar a enseñar a los niños, desde los tres años, "desde que hablan", a reconocer lo que les gusta y lo que les molesta, que partes del cuerpo son suyas "con cosas sencillas, como cosquillas, y juegos" explica la psicóloga Margarita García Marqués.
"Tenemos que ayudarles a que se respeten para que si alguien no lo hace, ellos puedan contarlo", resume García.  Y es que la forma más eficaz de prevenir el maltrato sexual de los niños es mantener una buena comunicación con los hijos. "Los miedos y las resistencias, el rechazo y el ocultamiento" sólo consiguen un aislamiento aún mayor de los niños, a quienes se les deja a menudo solos ante el problema de los abusos, explica la psicóloga.
Cuanto antes se detecte y comience a curar un abuso mejorSegún la experta "la negación del problema y la creencia de que es algo que le puede suceder a otros niños, pero nunca a los nuestros, conduce entre otras cosas a bajar la guardia y descuidar uno de los pilares de la lucha contra el abuso sexual: la prevención familiar".
"Cuanto antes se detecte y comience a curar un abuso mucho mejor, porque así las secuelas para el niño podrán reducirseal mínimo, y si el problema puede atajarse antes de que suceda todavía mucho mejor, porque le ahorraremos una experiencia traumática y saldrá de los posibles intentos de abuso fortalecido y más seguro de sí mismo", agrega.
Para ayudar a los padres a lograrlo, Aspasi ha elaborado con motivo del Día Mundial para la Prevención del Abuso contra los Niños (19-N), un decálogo con algunas de las principales recomendaciones de los expertos, avaladas por la experiencia terapéutica y los estudios científicos, para ayudar a que los hijos tomen consciencia del riesgo y sepan afrontar los intentos de abuso y protegerse de los abusadores. Estos diez consejos también pueden tener, dicen, como complemento literatura como 'Ni un besito a la fuerza', 'Ni una caricia a la fuerza' o 'Mi cuerpo me pertenece a mí'.

Prevención de los abusos

  • Procure hablar cada día con sus hijos y tómese el tiempo necesario para escucharlos y observarlos. Entérese de los pormenores de sus actividades y sentimientos. Anímelos a que compartan con usted las preocupaciones, dudas y problemas que tengan.
  • Explíqueles que sus cuerpos sólo les pertenecen a ellos y que tienen derecho a poner límites y decirle NO a cualquier persona que pudiera intentar tocárselos o intentar que los pequeños toquen el cuerpo de esa persona u otras.
  • Dígales que hay adultos que podrían intentar lastimarle u obligarle a hacerles cosas molestas o que ellos no desean hacer, aunque para ganarse su confianza, seducirlos y convencerlos, pueden mostrarse suaves y lentos. El adulto que hace esto podría decirles que "lo que pasa entre nosotros dos, es un secreto y no tienes que contárselo a nadie".
  • Explíqueles que el adulto también puede amenazarles y decirles que les hará daño o matará a sus padres, si llegan a contar el secreto. Déjele bien aclarado que ese adulto está haciendo algo malo.
  • Alérteles de que el adulto podría ser una persona conocida, una persona amada o de confianza, o posiblemente alguna persona con cierta autoridad. Por ejemplo: la niñera, un profesor, un religioso, un entrenador.
  • Explíqueles que la persona adulta también puede ser de la familia (un abuelo, padre, primo, hermano o tío) y acláreles que un familiar, por mucho que le queramos y conozcamos, también puede equivocarse y hacer cosas que no están bien.
  • Procure avisarles sin asustarlos. Subraye que la mayoría de los adultos se dedican a proteger a los niños de cualquier daño y que nunca serían capaces de hacer estas cosas, pero que también existen otros que podrían molestarlos. Tampoco se trata de evitar los “mimitos” que les dan otras personas, porque la gente en general es buena; sólo hay que aprender a decir "no" a lo que no nos gusta que nos hagan.
  • Haga que los niños sepan que si alguna persona les hace alguna cosa rara, como por ejemplo, manosearlos, tomarle fotografías desnudos u ofrecerle regalos, usted lo quiere saber. Tranquilícelos y explíqueles que ellos no son culpables de lo que haga un adulto.
  • Exprese a sus hijos el amor que siente hacia ellos, y dígales que ocurra lo que ocurra, siempre podrán contar con usted y estará a su lado, porque los quiere mucho y son lo más importante para usted. Haga que sepan y sientan que los apoya. Alabe su franqueza. Los niños tienden a sentirse culpables del abuso; quítele ese peso de encima.
Enséñele la diferencia entre los “secretos buenos”  (un regalo de cumpleaños para papá),los "secretos malos" (al callarlos te hacen sentir mal),  los regalos (te dan algo sin pedir nada a cambio), los "tratos" (intercambio en igualdad de condiciones, puedes elegir) y el "chantaje" (no hay opción, elijas lo que elijas pierdes). Algunos adultos usan con frecuencia los regalos para después hacer chantaje al niño.
  •  

    Pautas que debes seguir para prevenir que abusen sexualmente de tus hijos


    Pautas que debes seguir para prevenir que abusen sexualmente de tus hijos
  • ¿Por qué a los niños se les dice que no se suban al coche de un desconocido, pero no se les insiste en que digan «no» a algunas peticiones de personas que conocen? La reciente detención de unprofesor de Villanueva del Pardillo por abusar sexualmente de siete alumnos del colegio en el que trabajaba ha vuelto a poner encima de la mesa un asunto del que «desgraciadamente» se habla poco, por lo que, según los expertos, «los menores no saben cómo afrontarlo».
    Según la psicóloga Pilar Polo, de la Fundación Vicki Bernadet que trabaja en la atención integral, prevención y sensibilización de los abusos sexuales a menores cometidos en el ámbito familiar, «muchos padres no dan las pautas a sus hijos para que aprendan a diferenciar lo que está bien de lo que está mal y evitar, de este modo, que puedan ser víctimas de estos abusos».
    No se trata de ser alarmistas, sino de prevenir situaciones que dejan grandes secuelas en los pequeños para toda su vida. «Detectar este tipo de abusos es muy complicado y depende de factores como la edad del niño, el tipo de situación en la que se producen, si hay amenazas...», explica esta experta.

    El 90% en el entorno familiar

    Según datos de la Comisión Europa, uno de cada cinco menores sufre abusos sexuales en EuropaEn España: una de cada cuatro niñas y uno de cada siete niños, produciéndose el 90% de los casos dentro del ámbito familiar o entorno más próximo, salvo excepciones como el caso del pederasta de Ciudad Lineal (Madrid), que durante meses mantuvo en vilo a la sociedad tras secuestrar a varias niñas y abusar de ellas.
    La primera recomendación de Pilar Polo es que los padres mantengan unacomunicación fluida con los hijos y que les observen con atención para poder detectar cualquier cambio de actitud. «Cuando un adulto trata de embaucar con sus "juegos" a un pequeño, el niño se siente importante, muy especial. Cuando se repite en el tiempo el mismo juego, el niño se harta, no le gusta, yempiezan las amenazas para que acceda. El pequeño se siente molesto, preocupado y, de alguna manera, los padres deben percibirlo a través de ciertas señales: está más triste, se enfada con nada, no quiere ir a un determinado lugar, habla menos...».
    Según Pilar Polo no hay que renunciar a hablar de sexualidad, «todo lo contrario». «Debe ser un tema abordado con naturalidad según la edad del pequeño —puntualiza—. Si hace alguna pregunta con contenido sexual o se toca sus genitales y los padres le responden conevasivas o le dicen que es un cochino, el pequeño entenderá que se trata de un tema incómodo, tabú, y no tendrá confianza para sacar el tema si alguien abusa de él». Del mismo modo, si menciona repentinamente palabras sexuales es conveniente preguntarle, ¿quién te lo ha enseñado?
    Margarita García Marqués, psicóloga y fundadora de la Asociación para la Sanación y Prevención de Abusos Sexuales en la Infancia (Aspasi), añade que también hay que transmitirle respeto por el cuerpo. «Si una persona mayor le coge del moflete, le hace cosquillas o le pide que le dé un beso, y el menor no quiere, los padres no deben obligarle por mucho que se trate del abuelo. Los niños deben observar que los padres están de acuerdo con que no se les toque y les servirá de ejemplo para decir "no" en el momento adecuado». Del mismo modo, hay que enseñarle que las partes íntimas nadie debe tocarlas excepto si es el médico, y delante de papá y mamá.

    «Guardar el secreto»

    Destaca, además, la importancia de hacerles identificar qué cosas les hacen sentir bien y cuáles mal «para que sepan expresar sus sentimientos con facilidad y no se oculte una información tan valiosa y con tan graves consecuencias. Si los padres saben escuchar y tener la paciencia suficiente su hijo poco a poco irá exprensado su sentir».
    García Marqués explica que una de las formas más fáciles de tener a los niños contentos es haciéndoles regalos. «Por eso es crucial que sepa diferenciar un regalo de un soborno, en el que se le da algo a cambio de un favor, y explicarle que no debe aceptarlo».
    «Guardar el secreto» es otra de las tácticas que emplean la mayoría de los pederastas. Hay que hacerle comprender al menor que hay secretos malos «los que le hacen sentir mal» y debe contarlosa sus padres. Lo hará siempre si se ha generado el ambiente necesario y se le previene de que «aunque sea malo siempre te vamos a querer y proteger», explica la fundadora de Aspasi.

    Principales secuelas

  • 9 NORMAS BÁSICAS PARA PUBLICAR FOTOS DE NIÑOS EN REDES SOCIALES
    Todos tenemos niños pequeños en nuestras vidas. Hijos, sobrino, primos chicos… Y casi todos tenemos un smartphone y acceso a redes sociales. Muchas veces colgamos fotos en Facebook, Twitter o Instagram de niños pequeños sin pensar.

    Si es así puedes estar cometiendo un grave error. En internet no sólo están tus amigos y familiares. También hay gente mala o inescrupulosa. Y que vean las fotos de tus hijos o sobrinos puede ser muy peligroso si no tomas ciertas precauciones básicas muy importantes para proteger su privacidad y seguridad. Si tienes unos hijos guapísimos o unos sobrinos espectaculares puedes seguir publicando sus fotos en Facebook. Pero antes asegúrate de que cumples los siguientes 9 consejos para colgar fotos de niños en redes sociales sin peligro.
    1.- En la foto no debe aparecer nunca ninguna pista sobre los lugares que frecuenta, como su escuela o un parque.
    2.- Nunca fotografiarlos junto a tu coche, y mucho menos que salga la matrícula del vehículo.
    3.- No añadas datos a la foto que puedan identificar al menor. Por ejemplo, no pongas su nombre o apellidos al nombre del archivo de la foto.
    4.- Nunca, nunca, nunca publiques información sobre los horarios del niño y las actividades que realiza habitualmente.
    5.-Cuando publiques una foto de niños no incluyas información que haga pensar que están solos. Prohibido decir “los echo mucho de menos cuando trabajo”
    6.- No publicar fotos que incluyan uniformes del colegio o camisetas identificadoras de sus equipos. Evita credenciales que permitan a un extraño localizarles.
    7.- Si haces la foto con un móvil o tableta con GPS asegúrate de que la función de localización está desactivada o que esos datos se han borrado. Si lo está se podría rastrear dónde se hizo la foto y encontrar al niño.
    8.- Comparte esta información con tus amigos y familiares y que entiendan la gravedad de publicar fotos de niños en internet. Pídeles que no publiquen fotos de tus hijos sin tu consentimiento.
    9.- Recuerda que tras publicar una foto de tu hijo en Twitter o Facebook, incluso aunque la compartas sólo con tus amigos, debes dar por hecho que desde ese instante es completamente pública. Y hagas lo que hagas es posible que jamás seas capaz de eliminar esa foto de internet.
    Y además de su propia seguridad, las fotos que publicamos son de menores, aún inconscientes del impacto que pueden tener en sus vidas. Imagina que cuando te haces adulto tienes toda tu vida fotografiada y publicada en internet sin que hayas podido tomar una decisión responsable y madura sobre si te parecía bien o no. ¿A que no te gustaría? Tú debes ser el responsable. No publiques fotos que te parecería mal que fueran públicas de ser tuyas.