Facebook EMS SOLUTIONS INTERNATIONAL

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

lunes, 23 de enero de 2017

SEGURIDAD INFANTIL EN PISCINAS Campaña 2013 Asociacion Nacional de Seguridad Infantil

SEGURIDAD INFANTIL EN PISCINAS Campaña 2013 Asociacion Nacional de Seguridad Infantil
 

 Fuente: Asociacion Nacional de Seguridad Infantil

DECALOGO DE SEGURIDAD INFANTIL EN PISCINAS

Según  el Comité de Seguridad y Prevención de lesiones infantiles de la AEP (Asociación Nacional de Pediatría) las lesiones en la infancia se triplican durante el periodo estival, siendo los ahogamientos el principal peligro.


·         El 70% de los ahogados son menores de 6 año


·         3 de cada 4 fallecimientos se producen en piscinas privadas



·         5.000 menores fallecen en Europa cada verano por ahogamientos


Ante estos datos y a falta de normativas que regulen la seguridad infantil en las piscinas,  la concienciación y la divulgación de las medidas preventivas son las herramientas que desde la Asociación Nacional de Seguridad Infantil ponemos a disposición de la sociedad para reducir la tasa de fallecimientos infantiles en piscinas. Así mismo apoyamos todas aquellas campañas que fomenten una regulación y divulguen la seguridad infantil en estos espacios.


Todas las medidas preventivas recogidas en este decálogo se basan en las características (escasa motricidad, nula o escasa percepción del riesgo, etc.) y los comportamientos habituales (curiosidad, querer un juguete que esté en el agua, etc.) de los más pequeños, y son los adultos los que deberán ver el espacio de la misma forma que los niños para conseguir la eficacia que se persigue y bajo la premisa que solo 6 cm de agua pueden provocar un ahogamiento infantil.

          1.       Visibilidad continua: NO existe sustituto de la  supervisión de un adulto, por ello la estricta vigilancia y el control permanente son básicos. Si son varios los adultos en casa, recomendamos se nombre un responsable de la supervisión o hacer turnos de vigilancia, de lo contrario se puede caer  en el error de confiar en que otro está observando a los niños y no ser así.

          2.       Norma 10/20: Cada 10 segundos el adulto responsable de la vigilancia debe mirar a la piscina si hay niños dentro o alrededor de ella y debe llegar a ella en menos de 20 segundos. Evitar cualquier distracción, muy comunes actualmente con el uso de móviles y redes sociales.

          3.       Detectar riesgos: previamente el adulto debe recorrer el camino desde el hogar hasta la piscina tal y como lo haría el niño, asegurándose de que en ningún caso el pequeño puede llegar hasta el agua por sí solo ante un descuido.

          4.       Niveles de protección: en función de los riesgos detectados y las características de la casa se instalaran los dispositivos de seguridad que eviten que el niño pueda llegar a la piscina, tanto en el interior de la casa como en el exterior.

          5.       Aprendizaje y educación: los niños deben aprender lo antes posible a flotar primero y a nadar después. Aun con este aprendizaje no olvidar posibles accidentes como caídas y golpes o una mala digestión,  pueden conmocionar al pequeñ@ por lo que volvemos a referirnos al punto 1 del presente decálogo.

          6.       Dispositivos de rescate: tener a mano equipos de rescate básico, salvavidas, pértiga y teléfono.

          7.       Orden: el mejor hábito es el de recoger los juguetes y otros elementos de flotación que puedan resultar llamativos para el niño, deben mantenerse alejados de la piscina y sus alrededores después de su uso, de esta forma evitamos que el niño intente alcanzarlos.

          8.       Drenajes: la revisión y el mantenimiento de estos elementos, así como el alejamiento infantil de las partes mecánicas y de los filtros de la piscina son las mejores medidas preventivas para evitar lesiones o mantenerse sumergidos por la succión sin posibilidad de salir a la superficie. Los  adultos deben conocer como desconectar estos dispositivos.

          9.       Elementos de seguridad:

a.       Elementos de seguridad activa (vallas de piscina y cobertores), que evitan el contacto directo del niño con el agua. Deben cumplir con las Normas AFNOR

b.      Elementos de seguridad pasiva (alarmas perimetrales y alarmas de inmersión), que nos avisan cuando el niño ya ha entrado en el agua, por lo que el tiempo de reacción del adulto se acorta.

En cualquier caso se debe disponer de un dispositivo de retención y aviso, ya que es la mejor forma de evitar ahogamientos. Así mismo usar elementos de flotación seguros, siempre con el Marcado CE y adecuados a cada niño.

   10.   Emergencias: los adultos y l@s niñ@s deberían aprender RCP (Reanimación Cardiopulmonar), así como interiorizar el procedimiento en caso de emergencia por ahogamiento: PAS, teléfono de emergencia (112) y actuación de seguridad.

Las medidas de seguridad para evitar accidentes y ahogamientos deben estar en todas las piscinas, sean propias o de otros.

Y por último mención especial a la seguridad infantil en las piscinas hinchables para bebés, estas se deben de vaciar y recoger en cuanto no se usen y no reducir la vigilancia y supervisión, reiteramos: SOLO 6 cm de agua pueden provocar un ahogamiento infantil.
Las piscinas son elementos de recreo y diversión, l@s niñ@s deben jugar, investigar…para poder desarrollarse y crecer. Ambos elementos pueden  y deben convivir en armonía, conseguirlo es responsabilidad  de los adultos.
  M Ángeles Miranda.Vicepresidenta. 


Piscinas Inflables pueden ser PELIGROSAS. "Sólo se necesitan dos minutos y unos pocos centímetros de agua para que se ahogue un niño. Por eso es importante que los padres se den cuenta de que las piscinas portátiles son tan peligrosas como las piscinas a nivel de la tierra" Dr. Gary Smith
Pueden parecer inofensivas pero las piscinas portátiles y las inflables son mucho más peligrosas de lo que muchos padres creen y muchos niños mueren ahogados en ellas.
Esa es la conclusión de un nuevo estudio llevado a cabo en el Centro para Investigación y Política de Lesiones del Hospital Infantil Nacional en Ohio, Estados Unidos.

Según los científicos, un niño se ahoga en una de estas piscinas cada cinco días durante el verano en ese país. Y como tienen un bajo costo y son fáciles de usar, se han convertido en un entretenimiento cada vez más común en muchos hogares estadounidenses.
Sin embargo, afirma el estudio publicado en la revista Pediatrics, muchos padres no están conscientes de que estas piscinas son mucho más peligrosas de lo que se piensa.
Los investigadores encontraron que la mayoría de los casos de ahogamiento en piscinas portátiles e inflables involucran a niños menores de 5 años y ocurren en sus propios patios o jardines durante los meses de verano.
"Debido a que las piscinas portátiles son por lo general pequeñas, de bajo costo y fáciles de usar, los padres a menudo no piensan en los peligros potenciales que presentan" dice el doctor Gary Smith, quien dirigió el estudio.
"Sólo se necesitan dos minutos y unos pocos centímetros de agua para que se ahogue un niño".
"Por eso es importante que los padres se den cuenta de que las piscinas portátiles son tan peligrosas como las piscinas a nivel de la tierra", agrega.

Lapsos de supervisión

El doctor Smith y su equipo investigaron las circunstancias de todas las muertes por ahogamiento en piscinas portátiles e inflables de niños menores de 12 años desde 2001 a 2009.
Los resultados mostraron que el 94% de las víctimas tenían menos de 5 años de edad, la mayoría de las muertes se debieron a "lapsos breves en la supervisión" y otras resultaron cuando los niños "encontraron formas de superar las barreras que se habían colocado para mantenerlos seguros".

"Más del 40% de los niños en este estudio estaban siendo supervisados por un adulto cuando ocurrió el evento de inmersión" dicen los investigadores.
"En 18% de los casos, una interrupción breve en la supervisión, como socializar con los vecinos, contestar el teléfono o llevar a cabo otras tareas, fue suficiente para que el evento de inmersión ocurriera", agregan.
Según los investigadores, esto demuestra que no basta con que un adulto esté supervisando a los niños en la piscina, sino es necesario poner en práctica "niveles múltiples de supervisión" para evitar un ahogamiento.
Esto incluye medidas como evitar que los niños tengan acceso a la piscina cuando el adulto no está presente (así sean sólo unos minutos), mantener seguros a los niños cuando están dentro de la piscina y estar preparados para responder a la emergencia si ocurre una lesión por inmersión.
Los investigadores encontraron también una "falta de accesibilidad" a las herramientas de prevención de ahogamiento, como vallas de seguridad para aislar a las piscinas, cubiertas de seguridad, escaleras portátiles y alarmas diseñadas específicamente para este tipo de piscinas.
Muchos de estos accesorios, dicen los autores, son demasiado costosos o simplemente no están disponibles.
"Los fabricantes de piscinas portátiles e inflables deberían desarrollar herramientas más efectivas y menos costosas para ayudar a los padres a disminuir los peligros de ahogamiento asociados a estos productos" dice el doctor Smith.
Tal como señalan los expertos, la supervisión de los adultos es esencial, pero la clave para la prevención de estos eventos es la concientización de que basta con voltearse o distraerse dos minutos para que un niño se ahogue en una piscina.