Facebook Dr. Ramon Reyes Diaz, MD

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN

DESFIBRILADORES TELEFUNKEN
DISTRIBUIDORES AUTORIZADOS

jueves, 28 de enero de 2016

Viajar y volar durante el embarazo. INFOGRAFIA

Viajar y volar durante el embarazo
Muchas mujeres se sienten inseguras acerca de volar en avión durante sus embarazos. ¿Es seguro viajar en avión cuando se está esperando un bebé?. ¿Existe algo entre esas nubes que puede llegar a poner en peligro o dañar a su bebé?. ¿Qué sucede si comienza con el trabajo de parto?. Quédese tranquila, porque viajar en avión mientras está embarazada casi siempre es algo totalmente seguro; es por ello que no será necesario que cambie sus planes de vuelo.
Viajar y volar durante el embarazo

¿Quiénes Pueden Viajar?
Existen varias restricciones sobre quién debería y sobre quién no debería viajar en un avión cuando estuviera embarazada. Generalmente, las mujeres que están disfrutando de un embarazo saludable y normal son libres de ir y venir cuando les plazca. Sin embargo, el Instituto Norteamericano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en Inglés) les recomienda a las mujeres embarazadas no viajar hasta que hayan pasado la semana 36ta. de sus embarazos.

Las compañías aéreas también cuentan con sus propias restricciones de vuelo relacionadas con las mujeres embarazadas, las cuales pueden variar, teniendo en cuenta si usted desea realizar un vuelo dentro de su país o si -por el contrario- desea viajar en avión al exterior; dependiendo también de la aerolínea con la que haya elegido viajar. Algunas aerolíneas no le permitirán viajar si está a 30 días de dar a luz a su bebé, mientras que otras no la dejarán abordar el avión si faltaran menos de siete días para la fecha de su parto. Es por ello que debería asegurarse de preguntarle a su agente de viajes cuándo debería reservar su pasaje y cuáles son las restricciones vigentes en cada aerolínea, dado que probablemente si no le hace estas preguntas, el mismo/a no se las mencionará. Y no olvide tomar en cuenta cuán cerca estará su fecha de parto cuando deba regresar a su hogar.
Las mujeres que estuvieran experimentando alguna clase de complicación asociada con su embarazo o que fueran consideradas embarazadas de ‘alto riesgo’ no deberían viajar. Ésto incluye a las mujeres que padecen de diabetes y que no tratan debidamente su enfermedad, a las que padecen de anemia drepanocítica, a las que hubieran dsarrollado anormalidades placentarias, hipertensión, o a aquellas que corrieran riesgo de experimentar trabajo de parto pretérmino.
Sin importar que se encuentre pasando por el primer trimestre o por el tercer trimestre de su embarazo, siempre será una buena idea discutir sus planes de viaje con su doctor de cabecera antes de emprender un viaje. También sería una muy buena idea obtener una autorización escrita por su doctor en la que diga que usted está en muy buen estado de salud y que puede viajar sin problemas; especialmente si se encontrara transitando por el tercer trimestre de su embarazo. No todas las líneas aéreas requieren una autorización médica escrita para poder dejarla abordar un avión, pero - a veces- es más sencillo tomar una precaución extra, a fin de evitar cualquier posible dificultad cuando llegue el momento de abordar el avión.
Viajar y volar durante el embarazo


Volando Durante las Primeras Etapas del Embarazo

El hecho de volar durante las primeras etapas del embarazo es algo seguro. Sin embargo, durante el primer trimestre, la principal preocupación relacionada con volar es que los síntomas propios de su embarazo podrían empeorar, como por ejemplo: las náuseas matinales. (Es por ello que debería asegurarse de tener a mano algunas bolsitas para vomitar dentro de ellas, sólo por si acaso.). Y recuerde que una nariz congestionada en tierra podría empeorar mucho más una vez que estuviera volando por los aires.
Viajar en Avión y Embarazo: Su Circulación 
Muchas mujeres afirman que es durante su segundo trimestre cuando se sienten más relajadas y cómodas. Sus náuseas matinales seguramente habrán desaparecido, los riesgos de padecer un aborto espontáneo habrán disminuido significativamente, y tendrán menos probabilidades de entrar en trabajo de parto prematuramente en esta etapa particular de sus embarazos. No sería nada asombroso que muchas mujeres sacaran ventaja de este nuevo estado de relajación y comodidad y se decidieran a emprender un viaje en avión. Sin embargo, aún así existen algunos problemas por los que deberían preocuparse; a saber: su circulación.

El embarazo puede provocarle problemas de circulación a algunas mujeres. Además, es bien sabido que cuando esté viajando en avión, tendrá mayores probabilidades de desarrollar coágulos sanguíneos. Tenga en cuenta ambas cosas y seguramente surgirán varios problemas. Sin importar si está embarazada o no, aquí le aportamos algunos consejos prácticos que la ayudarán a mantener una buena circulación cuando deba viajar en avión:



  • Use ropa cómoda y holgada. 
  • Invierta algo de dinero en comprar medias de compresión; éstas la ayudarán a mantener activa su circulación y permitirán que la sangre circule libremente desde sus tobillos hasta llegar a su corazón y a sus pulmones. 
  • Evite cruzar sus piernas. 
  • Beba grandes cantidades de agua para mantenerse hidratada. 
  • Una de las cosas más beneficiosas que podría hacer para mantener una adecuada circulación sería moverse constantemente. Camine por los pasillos de la nave a intervalos regulares. Cada media hora, flexione sus piernas, haga girar sus tobillos y mueva los dedos de sus pies. Éstos son simples ejercicios de estiramiento que podrá realizar en su asiento sin tener que molestar a la persona que esté sentada a su lado. ¡Y si no hubiera nadie sentado a su lado, debería colocar sus pies sobre el asiento de al lado y disfrutar del espacio extra!
  • ¡Abróchese Su Cinturón!
A medida que su vientre vaya creciendo, sentirse cómoda se irá convirtiendo en una tarea cada vez más difícil de lograr. Desafortunadamente, los asientos provistos por las diferentes aerolíneas no son exactamente lo que se podría considerar como lo más novedoso en materia de confort. Cuando reserve su boleto de avión no debería dudar en preguntar si el avión dispone de asientos más espaciosos. Los asientos ubicados en filas individuales usualmente son los más epaciosos, mientras que los que se encuentran en el área ubicada en la parte media del avión usualmente le dejarán disfrutar de un vuelo mucho más tranquilo. Los asientos ubicados en las salidas de emergencia son también conocidos por disponer de más espacio para estirar cómodamente las piernas. Sin embargo, el hecho de estar sentada junto a la puerta no es una buena opción para una mujer embarazada.
Ésto no es recomendable dado que las personas que se encuentran sentadas en esta área deben ser capaces de levantar la pesada puerta del avión, la cual puede llegar a pesar hasta 70 libras, así como también deberán estar preparadas para ayudar a la tripulación del avión si llegara a ocurrir una emergencia; sin por ello dañarse o lesionarse. Por esta razón, la Administración General de Aviación ha especificado claramente que las mujeres embarazadas no deberán sentarse en esta área particular de los aviones.
La ACOG (por sus siglas en Inglés) les recomienda a las mujeres embarazadas que mantengan abrochado su cinturón de seguridad durante todo el vuelo; dado que uno nunca puede saber cuándo puede llegar a surgir una turbulencia, durante la cual podrían correr el riesgo de experimentar alguna clase de trauma.
No Sea Tímida
El hecho de volar durante el tercer trimestre sigue siendo una opción segura, siempre y cuando la fecha del parto no esté muy cercana. Sin embargo, la posibilidad de entrar en trabajo de parto prematuro es algo que debería tener en cuenta antes de despegar. Antes de decidirse a viajar en avión, controle un par de veces que su seguro de vida se encuentre vigente y que su bebé esté cubierto en caso de que decidiera nacer antes de tiempo. Por otro lado, debería solicitarle a su doctor de cabecera o a su obstetra de confianza que le proporcione el número telefónico o la dirección de un contacto médico que viva en el lugar al que se dirija, así como también debería llevar consigo una copia de su historia clínica.
Si descubriera que está experimentando contracciones regulares y muy dolorosas mientras está viajando, ¡hágalo saber en voz alta!. Infórmele inmediatamente a los tripulantes de la cabina que está teniendo contracciones y que podría entrar en trabajo de parto. Seguramente no será la primer mujer que ha dado a luz un bebé mientras estaba viajando por los aires. A pesar de que la tripulación probablemente estará entrenada como para afrontar de la mejor manera posible una emergencia de estas características, o -al menos- ayudar en el parto; el avión en el que esté volando probablemente hará un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto más cercano, a fin de asegurarse de que usted reciba toda la atención y los cuidados médicos que necesite.
La Seguridad Ante Todo
Una de las mayores preocupaciones que tienen las mujeres embarazadas es si es seguro o no caminar a través de los detectores de metal de los aeropuertos. La respuesta a esta pregunta es ¡ABSOLUTAMENTE SI!. Estas máquinas no son máquinas que posean rayos X, y por ello, no le causarán ninguna clase de daño o perjuicio ni a usted ni a su bebé.
Los temas de seguridad relacionados con la presión de la cabina del avión les preocupan seriamente a muchas mujeres embarazadas. Todos los vuelos comerciales -en la actualidad- poseen cabinas presurizadas, las cuales están configuradas al equivalente de 5.000 a 8.000 pies, o a aproximadamente la altitud de Denver. Obviamente, si usted vive en una zona de baja altitud, el cambio que experimentará cuando se encuentre suspendida en el aire la afectará de alguna manera. Su frecuencia cardíaca y su presión sanguínea se incrementarán para ayudar a su cuerpo a que obtenga más fácilmente el oxígeno que necesita.
Para la mayor parte de las mujeres embarazadas, éste no es un problema. Sin embargo, si usted sufriera alguna clase de problema cardiovascular, es altamente recomendable que evite volar en avión. Todas las mujeres embarazadas - de hecho- deberían evitar volar en aviones cuyas cabinas estén despresurizadas.
Ahora, ¡empaque sus maletas y disfrute de unas divertidas vacaciones antes de que el bebé llegue a su vida!
SINTOMAS DE EMBARAZO INFOGRAFIA

DR. RAMON REYES DIAZ, MD, DMO, EMT
Skype drtolete